Las nuevas armas: precios, dólar y droga

Las nuevas armas: precios, dólar y droga

Por Julián Fragueiro.

Pasaron las legislativas, los medios hegemónicos instalaron a Massa como el gran ganador nacional, aunque obtuvo un triunfo distrital, y ya vislumbraban un debilitamiento irreversible del gobierno, con el plus de Cristina convaleciente.

Si algo tiene el kirchnerismo, es el poder de recuperación de los golpes, la celeridad para levantarse de las caídas. En 48 horas el panorama mutó de preocupación en fiesta. El gobierno recibió con algarabía el fallo de la corte sobre la ley de servicios de comunicación audiovisual.

Hoy los poderosos creo que ven que no alcanza con el líder del Frente Renovador, que medio se debilita y derrite, como los gigantes con pies de barro, luego del 27 de octubre. Montaña demasiado alta parece ser conformar un espacio nacional para este "chico lindo" como dice Chiche, no Gelblung.

Esto parece advertirlo Clarín, que encontró nuevamente en sectores de la Iglesia, en los jueces y en esa corte que solo sirve cuando lleva agua al molino de Magnetto, las nuevas armas para este tiempo.

El documento de los obispos sobre el narcotráfico, el desfile de prelados por los medios como Radio Mitre, Clarín, Infobae y otros. El mano a mano de Lanata con Monseñor Jorge Lozano. Luego, por si hacía falta, la corte. Una corte que para marcar objetividad e independencia practica el sistema de dar de a uno fallos a cada sector del poder en pugna.

La estrategia se completa con el clásico cóctel fin de año, emisión, pedidos de aumento, fogoneo de la maquinita, la que emite, y la otra, la maquinita remarcadora de los comerciantes, que remarcan por el blue, por Cristina operada, por Cristina recuperada, por las elecciones, por lo que sea.

Se completa el sainete con el 10% de aumento de la carne. espantados todos, los giles inundan las carnicerias para avalar esos incrementos, y TN se regodea porque desde Tierra del Fuego les cuentan por twitter que compraron un kilo y medio de carne argentina por $ 110.

El ataque es simultáneo y en varios frentes. Darle más minutos al salvajismo verbal de Barrionuevo, con la eterna predicción de la caída de Cristina, el aliado del tigrense es especialista en frases célebres, y ya practicó varias para este tiempo, asegurando que al 2015 no llega, con una cuota de sinismo y bajeza típica del gastronómico.

Capítulo aparte para el acuerdo con Irán. Una paradoja. Ni la comunidad judía ni la justicia fueron tan críticas y duras con otros gobiernos, que no hicieron nada por avanzar buscando la verdad, que hicieron la plancha y sólo mostraron saludos de compromiso y ocasión, como sí lo son ahora, cuando desde Cristina y Timerman se busca alguna vía para saber algo más. Paga el gobierno el hacerse cargo de algo para modificarlo. Algunos se preguntan si valía la pena. Y se sienten traicionados por la propia comunidad judía. ¿Algunos quieren realmente que se investigue algo?

Así como los votos dan poder en la política, las reservas del Central dan posibilidad de mantener las riendas de la política económica. El poder de manejo de la economía para el gobierno está marcado por el nivel de reservas, y en esa lucha toda medida parece servir. Antipáticas, mal explicadas, cambiantes, pero barreras al fín, la gestión actual pone todos los días en marcha estrategias para ir cerrando las brechas que se abren para perder dólares de las reservas. 

El gran problema es la comunicación, y los modos. Nadie se planta y dice: "Cuando compras por Alí Express, cuando viajas a Colonia para juntar dólares con la tarjeta, cuando fugás, cuando trampeas, bajan las reservas, pierden los que menos tienen, sufren los más débiles, gana un 10% del país pero cae el otro 90%"

Hoy el gran desafío pasa por desarmar estas estrategias y estos mensajes, estos ataques por varios frentes. Y estas armas tienen un lugar donde se ponen a prueba: los medios. Por eso esa es la madre de todas las batallas.

Hoy el gobierno tiene una oportunidad y una obligación. Dudamos si está preparado para hacerlo, o si tiene la capacidad, pero ante situaciones de crisis mundial, de cambios bruscos y ante la falta de reglas claras, lo más adecuado a realizar por parte de Cristina, Lorenzino, Kicillof y todo el equipo, sería presentar aqui y ahora un plan.

Un plan económico serio, claro y previsible. Despejar dudas sobre el rol y la discrecionalidad de la AFIP en el control de cambios y la autorización para comprar dólares. Despejar suspicacias sobre qué se puede importar y que no, y ser claros y transparentes.

Y dejar de comprar caro problemas baratos. ¿En cuánto mueve el nivel de reservas pagarles en dólares y euros a los jubilados que reciben sus dineros desde el viejo continente? ¿Hay necesidad de pagar el costo de la bronca, el escarnio, y los fallos de algunos jueces por montos que no mueven la aguja? Darle a los tanos y a los gallegos los euros billete, sería una muy buena primera medida.

El problema puede ser el cóctel de soberbia o incapacidad que muchas veces aparece. Basta de parches. De aqui al 2015 hace falta un plan. ¿Lo presentará Cristina cuando vuelva?

Sólo el tiempo nos dará la certeza de estos pensamientos y estos discurso. Habrá que mirarse al espejo y sincerarse: ¿Que tipo de país quiero? ¿Me banco perder algunas potestades y lujos ahora en pos del colectivo? O lo único que quiero es juntarla toda, comprar los dólares, y que arranque la tormenta...

¿Podremos lograr entre todos sortear las recurrentes crisis terminales que vivimos cada 10 años?

¿No será este el objetivo del gobierno? El rodrigazo, la 1050, el que apuesta al dolar pierde, la plata dulce, el plan primavera, el austral, la hiper, el 1 a 1, el tequila, el caipirinha, los bonos de erman, el blindaje, el corralito, el corralón... el caos...

No quiero un nombre nuevo para una crisis de aqui al 2015...

Coment� la nota