Malas lenguas 1033

Malas lenguas 1033

16 Julio, 2017Malas Lenguas

Reuniones. En el inicio de campaña, a la reunión con Federico Suárez, secretario de Comunicaciones de la provincia de Buenos Aires, concurrieron, entre otros, Vilma Baragiola, Franco Bagnato y Maximiliano Abad. Primera pregunta del licenciado Suárez: “¿qué relación tienen con Aldrey Iglesias?”. Pasan los años y la foto vieja del poder sigue intacta fuera de la ciudad. La mejor respuesta la dio Bagnato, quien le aseguró a Suárez que “hay vida luego de Aldrey”; un tanto dramático, por cierto, pero real. Cuando menos no es la versión patética de Lucas Fiorini, de que si Aldrey no te bendice, estás muerto. ¿Estará Fiorini contemplando su futuro no tan lejano?

Tendida a full. La que disfrutaron en Sarasanegro los diputados Mosca, Cheppi y otros no reconocidos por comensales presentes en el afamado restaurant, que susurraban sobre la naturaleza generosa del poder. Más intrigante para uno de los comensales regulares fue ver que se dirigían a la cava del establecimiento, donde se guardan vinos que superan ampliamente las cinco cifras, acompañados del ex secretario privado de Gabriel Mariotto, que seducido por la misma idea del cambio, no se despega del presidente de la Cámara baja provincial Manuel Mosca. No todo cambia, ni al mismo ritmo.

Sigue la saga I. Lo que viene sucediendo en las fiscalías federales -cuyo jefe es el fiscal general de cámaras Daniel Adler- es casi de ciencia ficción. Esta semana se conoció que una denuncia llevada adelante por el sindicato que representa a los empleados judiciales de la nación está en etapa de desarrollo de pruebas. Si bien los medios metropolitanos ponen el acento en la jefa nacional de los fiscales, Alejandra Gils Carbó, el capítulo local es importantísimo en esta causa penal.

Sigue la saga II. En tanto, en la calle Mendoza hay barullo con una funcionaria de apellido Arias por un faltante de 600.000 dólares de un secuestro, y nadie sabe quién se los llevó. Corresponden a una causa que procura en Comodoro Py el juez Julián Ercolini, incluye una serie de hechos investigados que son del Departamento Judicial Mar del Plata. Por caso la situación de Mila Montaldo, por intervención no permitida por ley en causas penales en carácter de “asistente social”. Sobre este personaje, además, se está por interponer una denuncia penal (falsedad ideológica de documentos públicos) por direccionar testimoniales de presuntas víctima de trata: la señora resultaría ser un engranaje fundamental para fomentar la producción de causas de trata impulsadas por Mazzaferri y Adler. Quesito, atragantado. Y hay mucho más.

Sigue la saga III. Lo denunciado en esta causa implica también a Pablo Iadarola por nombramiento y efectivizacion ilegal y violación de la carrera administrativa; Federico Álvarez Larrondo (ex titular de Defensa del Consumidor durante la administración Pulti) por el mismo cargo; Martina Garra, idéntica situación; y Belén Cano, Juan Pablo Gelemur, Lucia Muraca y Lorena Vallejos por nombramientos irregulares y violación de la ley de ingreso democrático al ministerio público fiscal.

Coment� la nota