El Gobierno apura negociaciones para usar los dólares del Central

Kirchner intenta que al menos una de las cámaras del Congreso apruebe el DNU que creó el Fondo del Bicentenario. Tiene más expectativas en el Senado. Entre otras cosas, ponen en juego designaciones en las comisiones legislativas.
Agotada la etapa de los sondeos preliminares, el oficialismo, con Néstor Kirchner a la cabeza, arranca esta semana negociaciones clave que permitan que al menos una de las dos cámaras del Congreso apruebe el DNU que creó el Fondo del Bicentenario de US$ 6.569 millones. El jefe de bloque de senadores K, Miguel Pichetto anticipó que en los próximos días iniciará conversaciones con la UCR y el resto de los bloques opositores. Y Agustín Rossi, presidente de la bancada oficial en Diputados admitió que había realizado una ronda de contactos para saber qué posibilidades de progresar tiene el DNU presidencial en la Cámara Baja.

En el Senado está pendiente la designación de autoridades de las comisiones. Como en diciembre no hubo acuerdo la discusión se trasladó a febrero. La idea es que la discusión concluya antes de la sesión preparatoria prevista para el miércoles 23, día en que el Cuerpo elegirá sus autoridades. Con Pichetto a la cabeza, el oficialismo ofrecerá cargos importantes en comisiones estratégicas a sus aliados y a aquellos que navegan a dos aguas entre la oposición y el kirchnerismo. Quienes voten por el DNU, figuran en la lista.

El ejercicio de seducción está centrada en los senadores del PJ pampeano, Carlos Verna y María Higonet y en la senadora correntina Josefina Meabe (Partido Liberal de Corrientes) alineada con el ex gobernador de Corrientes, Arturo Colombi. Sucede que el kirchnerismo tiene 32 votos propios y llega a 35 con sus aliados del Movimiento Popular Fueguino y el neuquino Horacio Lores. Necesita llegar a 37, la mitad más uno del Cuerpo.Asimismo, el oficialismo también lleva adelante la tarea de acumular fuerzas en Diputados a favor del Fondo del Bicentenario. Rossi anticipó que le resultará difícil conseguir mayoría. Por lo pronto se derrumbó la esperanza de contar con el favor de los 11 diputados de Proyecto Sur que comanda el diputado Fernando Pino Solanas. Tanto Solanas, como el diputado Claudio Lozano, quieren transformar el Fondo del Bicentenario en otro de "desarrollo" para que las reservas se destinen a inversiones en ferrocarriles, energía y respaldo a las Pymes.

Esta contrariedad en modo alguno amilanó al Gobierno que salió a la búsqueda de apoyo de los gobernadores, desesperados por el rojo fiscal que atraviesan y necesitados de ayuda de la Nación. Hay muchos que respaldaron el Fondo del Bicentenario, por caso Daniel Scioli, José Luis Gioja, José Alperovich, Gerardo Zamora. En cambio rechazaron el convite Mario Das Neves, Alberto Rodríguez y Hermes Binner, quien luego de mostrar cierta receptividad criticó a la Casa Rosada por presionar a los gobernadores. Y algunos mandatarios -los menos- siguen indefinidos, como el pampeano Oscar Jorge., quien por su afinidad con el senador Verna, también se ha convertido en un hombre clave y por eso está en la mira del Gobierno.

Nadie lo va a confirmar en voz alta, pero trascendió que los operadores oficiales tomarán todos los recaudos del caso para evitar que el Congreso anule la vigencia del decreto que le dio forma al uso de las reservas para pagar deuda pública. La administración no toleraría una reedición del fracaso de la Resolución 125 que terminó con las retenciones móviles. En última instancia, el oficialismo difícilmente se preste al debate en el Congreso si corre el riesgo de perder la votación en las dos ´Cámaras.

Ante esta disyuntiva, el Gobierno redobló la apuesta en el frente judicial al promover un recurso extraordinario ante la Corte Suprema. La pretención oficial es que si la Cámara en lo Contencioso Administrativo habilita el reclamo oficial a la Corte, al mismo tiempo se suspenda la prohibición de echar mano a las reservas que dispuso la Cámara en lo Contencioso hasta que se pronuncie el Congreso sobre la validez del DNU.

Si la movida en la Justicia le sale bien, el Gobierno tendrá entonces vía libre para disponer de las reservas. Si así ocurriera, el debate en el Congreso podría devenir en abstracto, si las reservas ya pasaron del Banco Central al Tesoro.

Comentá la nota