Entre tantas existentes faltaría “la emergencia” de la palabra

Entre tantas existentes faltaría “la emergencia” de la palabra

Por: Gerardo Gómez Muñoz.

El gobierno municipal encontró a poco de iniciarse, en un ataque de lucidez del inolvidable José Reinaldo Cano, la palabra justa para definir su inocuidad de gestión frente a la “calamidad” que le había dejado el anterior: “Estado de emergencia”. 

Nada de significación y menos de solución se encontró a través de ella. Sin ir más lejos, el inocuo funcionario munido del “estado de emergencia” votado en el HCD, dejó la maltratada economía comunal -hoy los números y no la palabra cantan la realidad- en peor estado que el recibido y corrió despavorido y desnudo de verdades a refugiarse en un reducto más inofensivo pero, también muy bien dotado, como todos los sueldos políticos de la Municipalidad. Y desde allí esperar la holgada jubilación como bien cuadra a quien por décadas brindó su afán y su esfuerzo a los veleidosos vecinos marplatenses -menos generosos que el Estado- que no muchas veces saben pagar el ingente sacrificio de sus prohombres.

Las reflexiones en tono de solfa, acorde a la estatura cívica de los protagonistas, viene a propósito de lo vivido en los últimos días con las declaraciones de funcionarios de toda laya como para borrar la bonanza de las últimos dos semanas con varios anuncios de gestión tanto de la Provincia como de la Nación que, además de satisfacer a los marplatenses, dotaban de nuevos impulsos al gobierno de Carlos Arroyo. A ese escenario optimista le siguió inmediatamente una retahíla de declaraciones, donde muchos se anotaron encabezados por el propio Arroyo “añorando el clima de paz y felicidad de hace 40 años”, siguiendo por el secretario de Gobierno Alejandro Vicente; la de otro que desde que comenzó a tentarse por hablar hace méritos para un prudente mutis por el foro, Fernando Telpuc que con su cargo de jefe de la Policía Local junto con sus importados acompañantes y bien remunerados puestos, alega no tener lugar para ubicar a los guardianes del orden en horas adecuadas a fin de preservar los bienes e instalaciones de locales escolares y de salud continua e impunemente devastadas por la delincuencia.

Estos y algunos otros de menor identidad y responsabilidad “decoraron” los potrtales de los medios con sus explicaciones y excusas como para borrar inexorablemente anuncios para los tiempos inmediatos de la gobernadora Vidal y del ministro de Planeamiento de la Nación, arquitecto Chain. Mientras caían desde los títulos y espacios periodísticos noticias y fotos de los trabajos de reparación de pavimentos y mejoras en la ruta 88, los incansables trabajos de avance diario de Obras Sanitarias y su caja sabiamente administrada para que siempre tenga contenido, ambicionados y donde quería ser acomodado, como vicepresidente, Diego Garciarena, un zorro cuidando el gallinero…

Urge el “bozal legal”

Parece llegado el tiempo del “bozal legal”, pedestre invención tribunalicia para poner coto a la bizarra legión de “vedetonas” de los paneles televisivos que con malsana fruición intercambian chismes hirientes en las pantallas televisivas. La escena política vernácula ha llegado en la semana a niveles que desmerecen a la política y a la historia local. Será difícil cambiar a un Arroyo veterano y de fácil cosecha con su estilo contradictorio ya veces contestatario y como esta vez inexacto y ofensivo a la memoria histórica y al sentimiento de los marplatenses civilizados. Eso de que los marplatenses añoran la paz y la seguridad de hace 40 años es lisa y llanamente inculpatorio. A su lado queda como inofensivo el actual secretario de Gobierno, Alejandro Vicente, aquel modesto y discreto subsecretario de Oscar Pagni, vocero de hecho del intendente con aires de maestro ciruela que da cátedras de periodismo, de sindicalismo, de manejo de la realidad de las escalas salariales de los funcionarios políticos, de las políticas y criterios del intendente y del gobierno municipal sobre los recortes de los gastos, dada la notoria emergencia de la que él y sus amigos radicales tipo Vilma Baragiola y Cristina Coria quieren ponerse a salvo, según manifestaciones periodísticas de ambas. No todos los casos se registran aquí pero vale la pena señalar otro que nace de una desafortunada, en caliente y coloquial, respuesta parcialmente recortada del director de Cooperativas a uno de los líderes piqueteros que amenazaba con tomar instalaciones oficiales. Dio lugar a que el concejal Mario Rodríguez, pretendido líder de los radicales que no quieren irse pero amenazan hacerlo, montara una opereta política en el Concejo si no les dan más, como la dirección que detenta Alvaro Franproyen y que aspira sumar a su clientelismo, la titular de Desarrollo Social. A todo esto menos mal que Arroyo resistió las presiones para incorporar a Diego Garciarena y que no está más el casi próximo candidato Emiliano Giri. Qué trío hubiese habido, si se suma “a la que te jedi”, sobre el escenario… Y Marito de utilero y telonero.

Errando el viscachazo

Ayer, dando visos de gran noticia se distribuyó una información referida a la creación de la “Casa de la Producción” en Mar del Plata que será igual a las otras 11 a ser ubicadas, además de ésta, en Bahía Blanca, Bariloche, Mendoza, etc. En Buenos Aires con participación del ministro de la Producción Francisco Cabrera, el secretario del área Andrés Boeninger, el ministro del Interior Rogelio Frigerio, el intendente Carlos Arroyo, el secretario local de la Producción Ricardo de Rosa y Juan Aicega, alma mater de la gestión como titular en nuestra ciudad de la Fundación Pensar del riñón macrista.

Cualquier incauto puede ilusionarse a la luz de los datos emanados de los centros de estudio de la economía local y de los resultados de la dos semanas de vacaciones invernales que hablan de una caída drástica en todos los rubros de la economía marplatense, que habría medidas trascendente. Datos que se suman a la proyección hacia lo que resta del año podrían transportar a una inquietud y temor convocantes a un reclamo enérgico de medidas de apoyo y que este anuncio apunta en esa dirección. Nada que ver, un gobierno que no ceja en su objetivo de implantar un régimen liberal a ultranza que desguarnece los intereses nacionales de los más débiles pretende pasear a las Pymes a un viaje con “Alicia por el País de las Maravillas”. Veánse si no las pautas esbozadas por el ministro Cabrera, fortalecer el diálogo de las pymes con los demás sectores productivos, facilitar las gestiones con organismos y ministerios, visita centros de producción de Mar del Plata y varios etcéteras parecidos. Mientras, superabundan medidas liberales que demuelen la actividad en vías de recuperación hasta el año pasado de las medianas y pequeñas empresas y de emprendedores; lo que realmernte éstos esperan y reclaman a diario son créditos y medidas que no los dejen a merced de las importaciones. Puede ser que esos anuncios vengan más tarde o que, simplemente, el liberalismo a ultranza no les permita atender esos reclamos de vida o muerte.

Pura curiosidad…

Cómo serán de ahora en más las reuniones quincenales que venía presidiendo el Ruso y que eran más festivas que aquellas del “gabinete en las sombras” luego de perder el gobierno y en la creencia de que cuatro años de llano serían pocos. Estos nuevos encuentros de las “viudas del poder” casi todas recogidas en el Cambiemos son muchas más festivas con Alejandro Vicente como bastonero narrando con escasa lealtad los resbalones y papelones en la interna arroyista. Habilidad que, por otra parte, lo llevó a autoconvencerse de que podría ser el vocero de la gestión. Bueno, esto fue hasta estos días en que la siempre acertada y acerada María Delia Sebastiani lo pusiera en vereda. Había incurrido ante del reconocido e inflexible profesionalismo de la colega, en la negativa y enredos de las cifras de cobros de los funcionarios políticos, los que casi nunca sufren las malarias económicas. Enfurecido una vez más porque se usaban los números reales de su planilla salarial -93 mil pesos- porque con los descuentos caía a 43 mil, hasta que María Delia le hizo confesar que con las bonificaciones llevaba a casa 63 mil.

Políticos que están moviéndose

Impertérrito y sin esperar que contesten si habrá adelantamiento de la fecha de elecciones internas del PJ, Juan Manuel Rapacioli, avanza en su propósito de plantear su candidatura a la conducción distrital del partido. Consecuentemente viene sosteniendo encuentros con diversos sectores para explicitar sus objetivos. Pablo Vacante, Fernando Maraude, Fernando Alí, Adela Segarra, Carlos Kraumch de la “Perón-Batán”, “La Hora de los Pueblos”, han sido en estos días sus contertulios.

Por su parte Alí desde su partido vecinal “MAR”, junto con Juan Carlos Strasser y Celeste Lazo vienen reuniéndose con diversos sectores y agrupaciones con un propósito más generalizado y tal vez por ello más difuso. El objetivo es ir creando las condiciones para producir la renovación, a través de la acción de las nuevas generaciones, de las actuales figuras de la política local.

En tanto el que no ceja en la actividad, apuntando evidentemente a los tiempos electorales del año próximo es Lucas Fiorini y en ese camino, apunta de continuo a la gestión de Arroyo. Impiadoso pero certero ahora apuntó a los preanuncios de eventuales descuentos a los ingresos de los funcionarios políticos. Dijo sin anestesia que “no tiene sentido lo que dice el intendente porque dice eso pero ya actuó en contrario cuando llenó la conducción municipal de familiares, parientes y amigos.

Por su parte Acción Marplatense demuestra con la actividad diaria en su sede de la calle Rioja en los campos social y político que se extiende a los barrios, que sigue con plena vitalidad y de pie. No dejará dudas de ello con el multitudinario asado con que el próximo viernes celebrará un nuevo año de fundación del partido. Será como de costumbre en el Club River Plate en su amplio salón de la avenida Juan B. Justo.

Coment� la nota