Con el PJ dividido, Morales va por la reelección y le da respiro a Macri

Con el PJ dividido, Morales va por la reelección y le da respiro a Macri

El gobernador provincializó la campaña y revalidó su acuerdo con un sector del peronismo. La Casa Rosada se prepara para nacionalizar la victoria, tras una serie de derrotas provinciales. 

Por GONZALO PALESE.

Tras una extensa campaña centrada en la provincia y con la decisión de despegarse del gobierno de Mauricio Macri, el gobernador de Jujuy, el radical Gerado Morales, se encamina a la reelección este domingo y a llevarle un respiro a Cambiemos, que arrastra una serie de 11 derrotas en las provincias, con la única excepción del triunfo en las legislativas de Corrientes.

Morales aspira a superar el 50% de los votos ante la fragmentación del peronismo y el kirchnerismo, que desde la derrota en 2015 entró en estado de ebullición y división que logró que para estos comicios haya seis listas distintas para competir contra el oficialismo, que repite el mismo esquema de hace cuatro años y presenta el sello Cambia Jujuy, integrado por el PRO, el radicalismo y un sector del peronismo que lidera Carlos Haqim, actual vicegobernador y candidato, también, a la reelección.

Las encuestas que circulan por Jujuy no marcan un triunfo tan arrollador como desea Morales, pero exhiben una clara tendencia: el gobernador camina tranquilo a la reelección y en el segundo lugar se afinca el candidato del Partido Justicialista, Julio Ferreyra. Es un ex director del Registro Civil que, a último momento, selló un acuerdo con el presidente del PJ jujeño, Rubén Rivarola, y encabeza el Frente Justicialista, que acompañan La Cámpora, el Movimiento Evita, Barrios de Pie, FORJA y Arriba Jujuy, el partido de Julio y Carolina Moises(diputada nacional por Unidad Ciudadana).

Ferreyra se confiesa peronista y admite que es afiliado desde joven, pese a las especulaciones en la provincia en torno a su repentino desembarco como candidato del peronismo. En rigor, fue expulsado del Registro Civil por el propio Morales y comenzó a caminar la provincia en soledad. Perdió respaldo cuando acordó con el PJ de Rivarola, pero ganó estructura, recursos y “representatividad” en toda la provincia, como le reconoció al periodista jujeño Diego Granda en una entrevista para la revista El Salvador. Hace días tomó notoriedad y llegó al programa de Jorge Lanata: se reprodujeron por Canal 13 fragmentos de una sesión de fotos caracterizado como el profeta de la religión Moisés. A pesar de la escala nacional del candidato, en el peronismo jujeño miran hacia el oficialismo como responsable de la viralización de esas imágenes que, naturalmente, llegaron a la tv con un dejo satiricón.

También, competirán por la gobernación el senador nacional Guillermo SnopekAlejandra Cejas, ambos de extracción peronista. La dirigente social Milagro Sala también juega en los comicios jujeños: su boleta la lidera la abogada Paula Álvarez Carrera, que tendrá la tarea de superar el piso mínimo de votos que la Tupac Amaru no pudo lograr en 2017.

Ante este escenario de división de la oposición, el oficialismo provincializó la campaña. Además, Morales alambró Jujuy y esquivó fotos con funcionarios nacionales, salvo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que lo visitó Jujuy hace unos días. A pesar de su vínculo con Macri y la plana mayor del PRO, Morales recibe las mismas encuestas que se leen en la Casa Rosada: la imagen positiva del Presidente en Jujuy no supera los 20 puntos y su intención de voto es mucho menor a la del gobernador.

Consciente de ese escenario, Morales decidió despegarse de Macri ya hace varias unas semanas. El domingo destacará la victoria del frente Cambia Jujuy y provincializará el resultado, mientras la Casa Rosada prepara el terreno para nacionalizar el resultado desde el lunes. Una estrategia similar a la que se aplicó con las elecciones de medio término de Corrientes, donde el gobernador radical, Gustavo Valdés, fue el claro ganador, pero también acotó la victoria a la discusión local. 

No habrá funcionarios nacionales en Jujuy este domingo, aunque Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, lo esperan a Morales para que viaje rápido a Buenos Aires y se ponga, desde la UCR, al frente de las negociaciones electorales nacionales. Como contó Letra P, el PRO y la UCR acordaron frenar las negociaciones por el cierre de listas hasta después de las elecciones de este domingo. La química entre el Presidente y el gobernador es buena y fluye distinto a lo que ocurre con el mendocino Alfredo Cornejo, que también tiene elecciones el domingo y decidió desdoblar su disputa de la discusión presidencial. 

A nivel territorial, el PRO solamente lleva un candidato en la lista de concejales de la ciudad de San Pedro. El único diputado nacional de Jujuy por el partido amarillo es Osmar Monaldi, que preside el partido y llegó la Cámara baja por un pedido expreso de Macri a Morales.

Coment� la nota