La campaña se calienta en las redes sociales

La campaña se calienta en las redes sociales

A poco más de 15 días de la elección provincial, el clima se intensifica en Facebook y Twitter. Ante la ausencia de un debate previo al 5 de julio, el cruce entre los candidatos por ahora se produce solo vía Web.

La elección provincial que definirá el próximo gobernador en Córdoba se dará en sólo un par de semanas. Sin embargo, y pese a la cercanía de los comicios, la campaña en nuestra provincia parece somnolienta por diversos motivos: candidatos que no representan a los militantes; referentes en el interior que manifiestan su enojo con sus colegas capitalinos; dirigentes que abandonaron un espacio, se pasaron a otro y todavía no encuentran su lugar; y, fundamentalmente, por la ausencia de debate entre los candidatos. En fin, por alguno de todos estos motivos -restan aún varios- la campaña en Córdoba no tiene el clima de otras en años anteriores y se percibe. 

Sin embargo, toda esa efervescencia ausente en algunos sectores, se mantiene en la militancia de a pie y crece -comparativamente con comicios anteriores- en las redes sociales. Twitter y Facebook son un nicho para captar votos que, de a poco, van reemplazando a los tradicionales; pese a los métodos que permanecen entre la vieja guardia como el contacto “cara a cara” con los ciudadanos. 

Cabe destacar también que la ausencia de debate, por la decisión de candidatos como Juan Schiaretti primero, y Oscar Aguad, después, de no tener un cruce con sus rivales, obliga a que el foco se haga en las redes. Más allá de que, en la mayoría de los casos, las cuentas en los distintos perfiles oficiales no son manejadas por los políticos sino por un grupo de asesores, quienes se encargan no sólo de la difusión, también de la repercusión entre los denominados “ejércitos tuiteros”, en la red de los 140 caracteres.

Ranking

Si bien es cierto que la cantidad de seguidores o fans no tiene vinculación directa con la adhesión o no al candidato, dice mucho del mismo. Por ejemplo, entre los que se anotan en la carrera a gobernador, Schiaretti (@JSchiaretti) es de los que menos seguidores tiene en su cuenta de Twitter. El referente de UPC para los próximos comicios tiene sólo 3.073 seguidores, quedando así detrás de Oscar Aguad (@OscarAguadCBA), de Juntos Por Córdoba, que tiene 12.500; Eduardo Accastello (@eaccastellocom), líder de Córdoba Podemos, con 5.534 y Liliana Olivero del FIT (@LilianaOlivero) con 3.220. En tanto, detrás de Schiaretti quedan Roberto Birri (@RobertoBirri) del Frente Progresista y Popular con 1.483; Raúl Gómez (@RaulGomez65), del MST con 637; y Eduardo Mulhall (@EduardoMulhall), del MAS que tiene 130 seguidores.

Se sabe también que hay avisos promocionados y que, mientras más fondos inyecten los candidatos en las distintas redes, más presencia o posibilidad de acumular seguidores tendrán. Por lo tanto, es lógico que los partidos denominados “más chicos” tengan menos seguidores y los que acumulen sean más a pulmón. 

En tanto, cada candidato tiene detrás un soporte con sus compañeros de fórmula, integrantes de las listas y, obviamente, con las cuentas de cada coalición o equipos de prensa. Que generan un tráfico con contenido propio y transmiten en simultáneo cada declaración del líder de la fuerza en algún medio. 

Por su parte, en Facebook, el orden de la tabla de posiciones cambia. El líder en esta carrera es Accastello con 125.407 “Me Gusta” en su fan page; seguido por Schiaretti 51.651 y el radical aliado con el PRO y el juecismo, Aguad, con 37784. Aquí sí se produce una brecha importante entre este lote y el resto de los candidatos, ya que luego viene Birri con 2.608, Mulhall con 265 y tanto Olivero como Gómez utilizan la red como usuarios comunes. Es decir, sin la posibilidad de acumular seguidores en una fan page. 

En Facebook, y a diferencia de lo que ocurre en Twitter, el espacio para dejar opiniones o generar debates es más amplio. Como así también, la posibilidad de “colgar” un contenido multimedia que puede generar adhesiones o centenares de críticas. 

También en esta red social existen y son más evidentes los perfiles que se crean con un solo objetivo: agredir al rival. Es decir, aparece como el escenario ideal para una “campaña sucia virtual”, donde se cruzan archivos que algunos candidatos no querrían ver pero que sus detractores se encargan de recordarles, con la misma tipografía y estética que utiliza la fuerza original, pero con algunos detalles poco perceptibles para generar confusión.

Los cruces

En la última semana, cada espacio buscó llevar agua para su molino de acuerdo a los temas que fueron ocupando la agenda. Entonces, la negativa al debate, las decisiones que se tomaron en Buenos Aires y las frases de Luis Juez, fueron de lo más comentado en la red social del pajarito. Por ejemplo anteanoche, cuando en un canal debatían José Manuel de la Sota y Sergio Massa, los opositores al cordobés reclamaban la ausencia de un cara a cara en Córdoba entre los candidatos a la gobernación. Entonces, algunos disparaban con munición en contra del primer mandatario provincial, y otros salían a respaldar la gestión.

En tanto, y con respecto a lo ocurrido en Buenos Aires con la confirmación de la fórmula del oficialismo para las presidenciales, aparecieron en Twitter diversos comentarios sobre Accastello, quien estuvo de recorrida por distintos medios porteños tras la confirmación de Carlos “el Chino” Zannini, como compañero de fórmula de Daniel Scioli. 

Por último, y con respecto a las declaraciones de Juez, los opositores a la alianza buscaron sacar provecho. Mientras que, puertas adentro del acuerdo, se encargaron de demostrar tanto en Facebook como en Twitter, que la militancia había acusado el golpe de efecto. 

De esta manera, y con una campaña que no se enciende en algunos sectores, en la redes parece encontrar el único contexto para un cruce directo entre los candidatos.

Coment� la nota