Cambiemos pasó a ser la fuerza con más municipios

Cambiemos pasó a ser la fuerza con más municipios

La fuerza integrada entre el PRO, la UCR y la Coalición Cívica, gobernará en 64 distritos de la provincia. El FpV perdió 34 comunas y el massismo quedó con 10. La coalición opositora copó el sostén del peronismo.

Gran parte de los 135 distritos de la provincia de Buenos Aires cambiaron de color político tras las elecciones del domingo pasado y, en ese sentido, el gran triunfador fue el frente Cambiemos. Es que el espectro opositor integrado entre la UCR, el PRO y la Coalición Cívica gobernará desde diciembre próximo 64 comunas -hasta antes de los comicios solo comandaba 22-. El FpV, en tanto, perdió mucho terreno y de 90 palacios comunales bajo su control sólo le quedarán 56. UNA administrará 10 distritos.

En la primera sección electoral, Cambiemos realizó una gran performance electoral al sostener las riendas de las comunas que actualmente gobierna –Vicente López, San Isidro y Luján- y vencer en otros seis municipios -General Rodríguez, Morón, Pilar, Suipacha, Tres de Febrero y Campana.

El FpV, que antes de las últimas elecciones generales comandaba 15 intendencias, se quedó con 11: Escobar, San Martín, Hurlingham, Ituzaingó, José C. Paz, Malvinas Argentinas, Marcos Paz, Mercedes, Merlo, Moreno, Navarro. El frente UNA gobernará en los restantes cuatro municipios, aunque en General Las Heras aún no está definido el escrutinio.

En la segunda sección electoral, de los 15 distritos, sólo cambiaron de mano 5. El Frente para la Victoria perdió Baradero, San Pedro y Arrecifes a manos de Cambiemos y recuperó Ramallo. En tanto Cambiemos le arrebató Rojas a una fuerza vecinalista aliada al Frente Renovador.

El FpV seguirá gobernando Exaltación de la Cruz, San Antonio de Areco, San Nicolás, Capitán Sarmiento, Salto y Colón.

Cambiemos con su elección retuvo Pergamino, no cambiará de color político, pero no seguirá al frente Omar Pacini y ahora será gobernado por Javier Ignacio Olaeta.

El vecinalismo también mantuvo dos distritos: Zárate que seguirá gobernado por Osvaldo Caffaro y Carmen de Areco por Marcelo Skansi. Ambos son aliados del sciolismo.

En la tercera sección electoral, bastión del peronismo, el FpV perdió 6 distritos a manos de Cambiemos, que también se llevó Magdalena, gobernada actualmente por el Frente Renovador.

De los 18 distritos que actualmente están en manos del FpV, sólo en Avellaneda, Lomas de Zamora, Esteban Echeverría, Cañuelas, Florencio Varela, Berazategui, Ensenada y Punta Indio, sus intendentes fueron reelectos y les espera 4 años más al frente de sus distritos. En cambio en otros cuatro distritos, si bien quedaron gobernados por el oficalismo, cambiará de manos en diciembre cuando asuman Mariano Cascallares en Almirante Brown, Verónica Magario en La Matanza y Aníbal Regueiro en Presidente Perón.

Cambiemos logró imponerse en distritos medulares para el peronismo de la provincia de Buenos Aires, como es Berisso, donde el intendente Enrique Slezack decidió no ir por la reelección y en su lugar compitió Juan Ignacio Mincarelli, quien que cayó con Jorge Nedela de Cambiemos.

Algo similar ocurrió en Quilmes, donde Francisco “Barba” Gutiérrez, perdió el distrito con el cocinero Martiniano Molina de Cambiemos por 38 mil votos, después de dos mandatos consecutivos.

En Lanús, el Frente para la Victoria también perdió el territorio que fue conquistado por Cambiemos. Sin Darío Díaz Pérez, que no fue por la segunda reelección porque el oficialismo propuso a Julián Álvarez en su lugar, perdió con Nestor Grindetti por 4 mil votos.

Lobos, San Vicente y Brandsen también fueron ganados por Cambiemos, y el próximo 10 de diciembre los territorios de raigambre peronista pasarán a manos de Cambiemos.

En la cuarta sección electoral se registró el mayor retroceso del FpV. De los 12 distritos gobernados por el oficialismo sólo 6 quedaron en su poder.

Cambiemos se llevó 12 intendencias de las 19 que tiene la región y se quedó con 10 municipios del Frente para la Victoria. El espacio integrado por macristas y radicales arrebató Chacabuco, Bragado, Junín, General Viamonte, Nueve de Julio, General Arenales, Trenque Lauquen, Rivadavia, Carlos Tejedor, General Villegas, Florentino Ameghino y Lincoln.

El derrotero de Cambiemos dejó diezmado al FpV, que sólo consiguió retener Alberti, Carlos Casares, Pehuajó, General Pinto y Leandro N. Alem; además de conquistar Hipólito Yrigoyen, que será gobernada por Jorge Antonio Cortes.

El Frente Renovador no logró conservar cuatro distritos importantes para el massismo como son Junín de Mario Meoni, Trenque Lauquen de Raúl Feito, General Villegas de Horacio Pascual, ni General Viamonte de Javier Mignaquy. Sin embargo, Guillermo Britos le quitó Chivilcoy al randazzismo.

El electorado de la quinta sección también le jugó fuertemente en contra el arco del FpV, que desde diciembre próximo tan solo gobernará 6 de las 18 comunas que tenía en su poder, las cuales son: Castelli, General Paz, La Costa, Pila, Tordillo y Villa Gesell. Cambiemos, por su parte, será el espacio con más comunas a su favor, con 17: Ayacucho, Balcarce, Dolores, General Belgrano, General Guido, General Lavalle, General Madariaga, General Pueyrredón, Las Flores, Lezama, Lobería, Maipú, Mar Chiquita, Pinamar, Rauch, San Cayetano y Tandil.

Chascomús, General Alvarado, Monte y muy probablemente Necochea serán comandadas por el espectro político de UNA, en lo que representa un importante avance en un proceso electoral que se había presentado asverso.

La performance de la sexta sección electoral volvió a marcar un triunfo de Cambiemos que duplicó los distritos que gobernaba, en detrimento del FpV, que perdió 4 municipios, y del Frente Renovador que se quedó sin intendencias en la región. El vecinalismo conserva 3 intendencias, aunque hubo un intercambio con el Frente para la Victoria.

Bahía Blanca es uno de los triunfos más importantes de Cambiemos, que con Héctor Gay venció a Gustavo Bevilcqua y borró al massismo de la región. Otro triunfo importante del frente que gobernará la provincia se produjo sobre Coronel Suárez, que terminó con el mandato de Ricardo Moccero del FPV. Además, a partir del 10 de diciembre se pintarán de amarillo las localidades de General La Madrid, Coronel Dorrego, Coronel Rosales, Tornquinst, Pellegrino, Salliquello, Adolfo Alsina, Puán y Patagones.

Mientras que Benito Juárez, Laprida, Monte Hermoso, Guaminí, Tres Lomas y Saavedra seguirán gobernados por el Frente para la Victoria. Lo mismo ocurre en Adolfo González Chaves y Daireaux, que serán K.

La séptima sección electoral fue una de las que menos cambios de mando padeció tras los comicios generales. El Frente para la Victoria recuperó un distrito, Cambiemos mantuvo las dos intendencias y Progresistas se quedó sin representación.

El cambio más resonante fue en Olavarría, donde José Eseverri fue superado por Ezequiel Galli de Cambiemos. A la inversa, General Alvear será comandando por Alfredo Sivero del Frente para la Victoria, que superó a Alejandro Celillo del Cambiemos. Mientras que en 25 de Mayo, María Victoria Borrego dejará la intendencia en manos de Hernán Ralinqueo del kirchnerismo.

En la sección capital (La Plata), el peronismo dejará de gobernar después de 24 años, ya que Julio Garro de Cambiemos le ganó la ciudad a Pablo Bruera, quien buscaba su tercer mandato.

Coment� la nota