Alberto Fernández estudia achicar la ex SIDE y “blanquear” sus fondos reservados

Alberto Fernández estudia achicar la ex SIDE y “blanquear” sus fondos reservados

El candidato del Frente de Todos también analiza reducir la AFI si llega a la Casa Rosada. El nexo con la Justicia y la “mano de obra” desocupada.

"Soy reformista", dice Alberto Fernández. Lo invoca como una regla general, como parte de su ADN político, pero tiene otro músculo cuando apunta a un asunto ríspido: qué hacer con la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

Este tema lo sigue en persona, lo entiende como un expediente complejo por las ramificaciones que, observa, tiene en la Justicia -en particular el fuero Federal, léase Comodoro Py-, las fuerzas de seguridad y sectores del periodismo.

El candidato anticipa que introducirá cambios que dice no tener del todo definidos o que, por precaución, no se los comenta ni a los colaboradores de mayor confianza. Desliza, aquí y allá, algunas pistas: la más sólida sugiere que avanzará con una "reducción" de la ex SIDE.

La estructura actual viene de 2015, la introdujo Cristina Kirchner en su último mandato. La mutación de Secretaría de Inteligencia en AFI incluyó, entre otros puntos, la eliminación de los gastos reservados y el traspaso de las "escuchas" judiciales a la Corte Suprema de Justicia.

La cuestión del presupuesto se modificó, dicen en el entorno de Fernández, durante la gestión de Mauricio Macri cuando al frente del organismo quedaron Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, como director y subdirectora, lo que en la jerga se conoce como "Señor 5" y "Señora 8", por el piso donde están las oficinas de cada jefe.

"Le devolvieron los gastos reservados y le dieron la misma categoría a todo el presupuesto", explican en el equipo de Fernández y anticipan que una de las medidas en análisis es eliminar los fondos reservados y blanquear el destino de todo el presupuesto, que en 2019 ascendió a más de 2.500 millones de pesos.

Para la AFI sonó el nombre de un dirigente porteño que forma parte de su entorno más cercano pero el involucrado lo niega. Fernández, cuando lo consultan sus colaboradores, descree de la consigna que indica que ese organismo debe ser ocupado por un íntimo del presidente, alguien que "le cuide las espaldas".

Circuló, en terreno de los murmullos y las hipótesis, el nombre de otro amigo personal, ex funcionario de Néstor Kirchner como posible bendecido para el cargo.

Fernández, dicen a su lado, piensa en una figura con perfil técnico. ¿Lo habló, en sus charlas frecuentes, con Gustavo Béliz, que salió eyectado del gobierno de Néstor Kirchner por un conflicto público con el todopoderoso de los espías, y por entonces ignoto, Jaime Stiuso? Béliz había mostrado la cara de Stiuso en un canal de televisión. 

En ese rubro, como en pocos, Fernández se llama a silencio y evita dar nombres. Magnifica su planteo de que anticipar designaciones tiene un riesgo: que haya movimientos para "dinamitar" a esas figuras. Vale para todo pero vale, sobre todo, para un potencial jefe de la AFI.

Ha advertido sobre otros aspectos. Los nexos entre sectores de la AFI con la Justicia Federal de Comodoro Py, aparecen en el radar de asuntos que deberá atender con mano quirúrgica en medio de un gobierno que tendrá, en los primeros meses, un frente económico crítico.

Ninguna decisión es gratuita y sin efectos colaterales. Pero con la AFI aparece un factor particularmente delicado. 

¿Qué pasa con los agentes si se elimina o reduce la agencia? La mirada lineal es que un cambio brusco en esa oficina dejará suelta o en busca de tareas a la "mano de obra desocupada".

En la actualidad, hay 1.445 agentes en la AFI, según datos que circulan del organismos que conduce Arribas y donde señalan, además, que cuando asumió el Gobierno de Macri, el plantel de personal ascendía a 1.800.

Según el detalle del Ministerio de Hacienda, para 2019 el presupuesto total para inteligencia -incluye AFI, Seguridad y Defensa- fue de 7,603 millones de pesos, lo que significó un aumento del 44,4% respecto a los fondos destinados a ese segmento en el 2018 cuando ascendió, según el detalle del Presupuesto, a 5,267 millones. 

En cuanto a la AFI, en 2019 se destinaron 2.697 millones, 34,1% más que en 2018 cuando el presupuesto para la agencia fue de 2.012 millones.

Coment� la nota