Con un inusual informe, el BCRA le respondió a Cristina Kirchner

Con un inusual informe, el BCRA le respondió a Cristina Kirchner

Publicó imprevistamente un documento para remarcar que se ahorraron pagos de deuda por US$ 26.635 millones en dos años por las regulaciones impuestas a las empresas

 

Por Javier Blanco

El Banco Central (BCRA) publicó hoy un “inusual” informe para hacer notar que la obligación impuesta desde 2020 a las empresas locales de reestructurar la deuda que hubieran contraído con acreedores externos -vigente al menos hasta el fin del presente año- le permitió “ahorrar” (en realidad se postergaron) US$26.635 millones en pagos que hubieran tenido que hacerse y evitar “una crisis generalizada de impagos”.

El documento, que no estaba anunciado en su calendario, apareció luego que la vicepresidenta Cristina Kirchner le reclamara días atrás al presidente Alberto Fernández que “use la lapicera” tras denunciar, entre otras cosas que “hay un deporte nacional por apoderarse de las reservas que hay en el Central”, en obvia referencia a los notables problemas que exhibe el BCRA para comprar reservas pese a un nivel de exportaciones récord.

Ads by

Ante la “velada” acusación de ineficiencia al respecto, traducida incluso por los habituales voceros del Instituto Patria, el documento del ente monetario aporta información detallada sobre los distintos movimientos en la cuenta cambiaria. De allí que fuera interpretada en el mercado como una respuesta a las críticas que surgen del seño del propio oficialismo.

Algo de eso parece admitir el BCRA en el preámbulo del informe que difundió.

“Los pagos de deuda externa del sector privado y su impacto sobre el balance cambiario congregaron la atención de analistas en las últimas semanas”, concedió, aunque advirtió que la correcta cuantificación del proceso “requiere de un pormenorizado entendimiento de las estadísticas y metodologías de registración del balance cambiario así también, como del conjunto de regulaciones que afectan el acceso al mercado de cambios de las empresas”.

Allí señaló que la cancelación de deuda externa del sector privado del último bienio debe verse como “la contracara del ciclo de endeudamiento en moneda extranjera abierto en los últimos años de la década pasada”.

“Entre finales de 2015 y 2019, las empresas incrementaron su endeudamiento financiero externo en más de US$20.000 millones, hasta alcanzar un volumen global de US$45.045 millones, acompañando el esquema de políticas de desregulación y elevados tipos de interés domésticos”, describió.

Esa “elevada carga de vencimientos de deuda externa privada obligó al BCRA a establecer un conjunto de regulaciones que limitan el acceso al mercado de cambios por este concepto, en vistas de evitar una demanda que podría resultar disruptiva para el funcionamiento del mercado de cambios”, sostuvo.

Allí es cuando recuerda que las regulaciones cambiarias dispuestas para este tipo de pasivos evitaron pagos por US$12.756 millones por toda la deuda con empresas vinculadas y US$13.889 millones por reestructuraciones de vencimientos de deuda con no relacionadas. Es decir, el total de US$26.635 millones antes mencionado.

“De un total de obligaciones exigibles en el período por US$32.000 millones se pagaron US$5367 millones, 17% del total”, detalló.

Según el BCRA, las regulaciones aplicadas a estas deudas “no solo buscaron ahorrar un considerable volumen de divisas” para no afectar más su endeble posición de reservas, sino “preservar la continuidad de las empresas. “De haber cerrado el acceso al mercado oficial de cambios las hubiese llevado en algunos casos a una situación de quebranto, imposibilitando el acceso al crédito para la refinanciación y exponiéndose a compras hostiles” a precios muy bajos que hubiera “abierto un proceso de extranjerización del aparato productivo”.

La entidad que conduce Miguel Pesce se preocupó además por aclarar que, si bien la información del balance cambiario reflejó entre enero de 2020 y abril de 2022 egresos netos por el concepto “Préstamos financieros, títulos de deuda y líneas de crédito” por un total de US$14.405 millones, “los pagos netos en moneda extranjera realizados por empresas resultaron considerablemente menores, alcanzando los US$5367 millones”.

“Ello es así porque en el concepto ‘Préstamos financieros…’ se computan también las deudas por pagos con tarjeta de crédito en el exterior, las cancelaciones de préstamos financieros en moneda extranjera otorgados por entidades financieras locales y los pagos de préstamos del exterior y títulos de deuda de las provincias”, aseguró.

Comentá la nota