Viajaron con proyectos y regresaron con un recado

Viajaron con proyectos y regresaron con un recado

El gobernador y 18 de los 19 intendentes fueron recibidos por Macri en la Casa Rosada; el Presidente reclamó cambios al régimen electoral Manzur se deshizo en elogios hacia la gesión de Macri. “Nos devuelven plata, cuando siempre nos la quitaban”, ponderó

Juan Manzur se desplomó sobre una silla en la sala de espera del Ministerio del Interior, en la Casa Rosada. “Esto es tan importante…“, lanzó al aire en voz baja mientras veía entrar al salón de los Escudos al primer grupo de intendentes encabezados porRoberto Sánchez (Concepción). “Siempre digo que es muy rápido”, bromeó el gobernador en alusión al pasado del concepcionense como corredor de rally. Luego, en una fila ordenada, entró la mayoría. De zapatos y botas lustradísimos y planchando los sacos y tapados con las manos, los jefes municipales apenas contuvieron los nervios y las expectativas. Iban secundados por Manzur, por el vicegobernadorOsvaldo Jaldo, por el ministro del Interior local, Miguel Acevedo y por el secretario de Relaciones Internacionales, Jorge Neme. El siguiente en entrar, a grandes zancadas, fue el secretario de Vivienda y Hábitat y ex intendente capitalino, Domingo Amaya. Por detrás, se sumó Pablo Walter, titular de Aysa, la empresa de agua potable y cloacas de la Ciudad de Buenos Aires. “¿Ya han pechao para adentro? ¡Uhhh!”, el intendenteMariano Campero (Yerba Buena) llegó unos minutos después que sus pares y casi se atraganta con sus propias carcajadas mientras corría hacia el Salón de los Escudos.

La audiencia de las autoridades provinciales con el ministro del Interior de la Nación,Rogelio Frigerio, duró alrededor de 40 minutos. Pareció, sin embargo, mucho más extensa. Estuvo cruzada por declaraciones institucionales y sazonada con fuertes expresiones políticas. Participaron 18 de los 19 intendentes (15 oficialistas y cuatro opositores). Faltó la peronista Elia Fernández de Mansilla (Aguilares), quien no pudo viajar por problemas de salud, pero envió la documentación requerida.

Es inédito, según la Provincia, que todos los responsables de las ciudades estén juntos en una audiencia en la Casa Rosada. La última vez que habían estado en ese edificio había sido durante un acto multitudinario, en marzo de 2013, cuando viajaron junto al entonces gobernador José Alperovich para firmar el plan Más Cerca. Manzur había presenciado el acontecimiento como ministro de Salud de la Nación.

Una sola “camiseta”

Los tucumanos se acomodaron en torno a la enorme mesa ovalada de madera del Salón de los Escudos (su nombre se debe a que las insignias de las provincias están estampadas en paneles de madera sobre las paredes) a las 12.10. Los intendentes apilaron las carpetas de cartulina y de plástico con los proyectos de obras de agua y cloacas para sus ciudades. Las de Patricia Lizárraga (Famaillá) y Carlos Najar (Las Talitas) fueron las más voluminosas. Un pequeño cuchicheo se cortó de golpe 10 minutos después cuando la puerta principal del salón se abrió. “¡Me puse corbata!”, exclamó el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio. Manzur le agradeció la reunión y ponderó la relación con el Gobierno nacional. Repasó las medidas que beneficiarán la economía tucumana y en las que intervino la Nación, como la ampliación del aeropuerto -dijo que la obra comienza el lunes-; el reingreso del limón tucumano al mercado de Estados Unidos y el aumento del porcentaje de etanol en las naftas. “Queremos cumplir con lo que el Presidente anunció en Tucumán: que en dos o cuatro años todos los tucumanos tengan cloacas y agua potable. Queremos incluir todo en un solo proyecto, queremos coordinar los esfuerzos”, afirmó el mandatario provincial.

Frigerio dio la bienvenida y anheló que este tipo de encuentros sean habituales. “Los problemas que tenemos que arreglar no tienen bandera política. Son comunes a todos”, expresó el ministro. Se refirió a la cercanía que pretenden tener con el interior y resaltó, en ese contexto, el acuerdo por la coparticipación.

Acevedo invitó a los intendentes a expresar sus inquietudes. “Esto nos abre la expectativa de llevar soluciones a los vecinos. Se pregona el federalismo y hoy estamos aquí, viviendo el federalismo. Somos del interior del interior”, expresó Darío Montero(Banda del Río Salí). Germán Alfaro (capital) fue el siguiente y celebró la devolución de la coparticipación. Reclamó que se discuta la ley de Coparticipación provincial y que se terminen los planes sociales. Algunos intendentes oficialistas cruzaron miradas. Campero hizo pasar el momento incómodo. “Estamos todos con la camiseta de Tucumán puesta”, afirmó. Todos sus pares asintieron con la cabeza. Sergio Venegas (Alderetes) afirmó que el federalismo debe ser un sistema que genere igualdad de oportunidades para todo el país. Estaba explicando su concepto cuando la entrada principal se abrió de golpe a las 12.45. “¡Buenos días!”, saludó el Presidente, Mauricio Macri. Todos saltaron sorprendidos de sus sillas para quedar de pie y saludar al mandatario. Entró junto al director del Plan Belgrano, el tucumano José Cano. El radical se sentó sonriente entre Manzur y Macri, en una silla añadida unos centímetros más atrás.

Transparencia y acoples

Manzur explicó que después de décadas de “peregrinar” por fondos, se ajustó la coparticipación. “Le agradezco su decisión política. Nos devuelven plata, siempre nos la quitaban. Esto lleva muchos años, desde los 90. Es la primera vez que se da a la inversa”, agradeció.

Macri anunció que haría dos “reflexiones”, que resultaron urticantes. “Los intendentes tienen la obligación de invertir para generar trabajo de calidad. No seguir con este modelo clientelista de tomar empleados públicos. Eso destruye y los primeros que se los comen crudos son los empleados públicos, porque no les pueden pagar bien. La inversión tiene que ser sinónimo de alegría y darse en un marco de transparencia, que las obras se hagan en los plazos acordados”, advirtió en primer lugar.

Instó a los intendentes a implementar un sistema de gobierno abierto, para que se hagan trámites en internet y que cada ciudad tenga su web oficial, por ejemplo.

“Espero que el gobernador avance con el sistema electoral”, afirmó Macri en segundo lugar mirando a Manzur. El gobernador sonrió. Pidió “sacar el tema este de los acoples, esa cosa rara que tienen los tucumanos” e instrumentar un sistema más “estándar”. Afirmó que las elecciones deben celebrarse unificadas, para que la gente no deba votar varias veces al año.

“Cuando la gente menos se acuerda de los políticos, es porque mejor anda la cosa. Hasta luego, señores”, manifestó antes de irse el mandatario nacional. Segundos después, Frigerio posó junto a los invitados y terminó el encuentro. Los dichos de Macri fueron la comidilla mientras la comitiva salía hacia el patio de Las Palmeras. Manzur, Jaldo y Acevedo y los intendentes partieron luego a un bodegón del centro donde sirven comida italiana. Entre platos de pastas, las chanzas proliferaron, sobre todo, con Alfaro. 

El brindis principal fue por la reunión, pese a las diferencias políticas, y porque los proyectos que trajeron se concreten. 

INTERNADA.- El ex senador Sergio Mansilla detalló que su esposa, la intendenta de Aguilares Elia Fernández, se encontraba hasta anoche internada por un principio de neumonía. Aseguró que hasta último momento pidió permiso a los médicos para viajar, pero que no se lo aconsejaron.

RECLAMO TAFINISTO.- El primer intendente en hablar frente a Rogelio Frigerio fue Jorge Yapura Astorga. El jefe municipal de Tafí del Valle le preguntó al ministro de la Nación qué pasaría con los certificados de obras que tenía sin cobrar del plan Más Cerca. El dirigente fue centro de las bromas por dejar de lado los formalismos y haber tomado la iniciativa al principio de la reunión. No recibió una respuesta. El ministro Acevedo le prometió que luego harían las gestiones.

TODOS JUNTOS.- Ana Escobedo, funcionaria del Ministerio del Interior, fue la encargada de organizar y coordinar el viaje de los intendentes. Tomó asistencia y contó a los representantes municipales en cada lugar. También los acompañó en el viaje de vuelta. “Esto parece la gira”, bromeó más de uno al ingresar al hotel, también común para todos. Oficialistas y opositores compartieron desayunos y almuerzos en un clima distendido.

EL UNICO MIMADO.- El intendente capitalino Germán Alfaro viajó junto al gobernador, Juan Manzur, y al resto de los funcionarios provinciales en el avión de la provincia.

OFICIALISTAS EN VUELO.- Javier Noguera (Tafí Viejo), Sergio Venegas (Alderetes), Darío Montero (Banda del Río Salí), Carlos Najar (Las Talitas), Carlos Gallia (Lules), Jorge Leal (h) (Burruyacu), Francisco Serra (Monteros), Patricia Lizárraga (Famaillá), Jorge Yapura Astorga (Tafí del Valle), Leopoldo Rodríguez (h) (La Cocha), Alejandra Cejas (Graneros), Marcelo Herrera (Simoca), Raúl Moreno (Trancas) y Sandra Figueroa (Alberdi). 

LOS CUATRO OPOSITORES.- Germán Alfaro (capital), Mariano Campero(Yerba Buena), Roberto Sánchez (Concepción) y Sebastián Salazar (Bella Vista).

QUEJA EN FAMAILLÁ.- El presidente del Concejo Deliberante de Famaillá, Julio Zavala, se ofuscó porque la intendenta Patricia Lizárraga no pidió permiso para ausentarse de la ciudad. “Nos enteramos por una nota que mandaron a la 13. La Municipalidad estuvo acéfala”, renegó. Junto a los concejales se reunirán para analizar qué harán.

DE QUÉ HABLAN UNA DOCENA DE INTENDENTES EN LA CENA.- La noche antes de la reunión los jefes municipales compartieron la cena en un restaurante del centro porteño. Los intendentes llenaron de preguntas a Javier Noguera, para que les contara sobre su experiencia en Dinamarca, relacionado con la red de municipios por el cambio climático. Carlos Gallia, de Lules, presumió por el éxito de la presentación de Dyango en las fiestas patronales y sus colegas le consultaron sobre los detalles de la organización. Jorge Leal (h), que es músico, se ofreció para tocar con su banda en las fiestas tradicionales de las ciudades. Los jefes municipales también valoraron el acuerdo por la coparticipación.

CONTRA LOS PREJUICIOS.- Las intendentas Alejandra Cejas, Sandra Figueroa y Patricia Lizárraga no se despegaron durante el viaje. Cejas afirmó que todos los días deben enfrentar los prejuicios por ser mujeres y estar a cargo de una ciudad. Lizárraga y Figueroa coincidieron. “Somos madres, esposas e intendentas. Podemos hacer todo. Somos organizadas y todas tenemos experiencia trabajando en el municipio en las gestiones de nuestros maridos”, aseguró Lizárraga. Expresaron que el prejuicio de ser “la esposa de” no les afecta. Cejas es esposa de Roque Graneros (de Graneros), Figueroa, de Luis Campos (de Alberdi); y Lizárraga, de Juan Enrique “Mellizo” Orellana (Famaillá).

Coment� la nota