Se va uno de los últimos hombres de Massa y Lavagna en el Gobierno

Se va uno de los últimos hombres de Massa y Lavagna en el Gobierno

Carlos Hourbeigt dejó el directorio de la CNV para sumarse a los equipos de "Alternativa Federal".

El economista Carlos Hourbeigt dejó el directorio de la Comisión Nacional de Valores (CNV) y de este modo el espacio de Sergio Massa se quedó prácticamente sin lugares en el Gobierno de Mauricio Macri.

Del riñón de Roberto Lavagna, Hourbeigt ocupaba un lugar estratégico en la CNV desde abril de 2016, el área de Agentes y Mercados, y había llegado allí por un acuerdo político entre el PRO y el Frente Renovador de Massa.

Este miércoles presentó su renuncia y su reemplazo debe ser definido por el Ejecutivo. A partir de ahora, según explicaron en el massismo, Hourbeigt va a ser uno de los interlocutores entre el mercado financiero y el peronismo de centro que se encolumna en el espacio "Alternativa Federal".

Ese sector agrupa tanto a Massa y Lavagna como a Juan Manuel Urtubey, Miguel Pichetto y un grupo de gobernadores que quieren enfrentar a Macri pero sin Cristina Kirchner como candidata.

Massa cierra el año recordando a Macri las obras que prometió y no hizo

La renuncia de Hourbeigt alimentó las versiones de la candidatura a presidente de Lavagna que se impulsa desde varios sectores del peronismo de centro, aunque cerca del ex ministro de Economía aseguran que las versiones de la postulación no tienen asidero.

Lo cierto es que el economista trabajará en ese espacio que buscará consolidar un candidato para las primarias de agosto y ya tenía muchas diferencias con la política económica del Gobierno como para continuar en el cargo.

La salida de Hourbeigt deja a Massa y Lavanga prácticamente sin espacios en el Ejecutivo y habla de la relación rota que hay entre Macri y el líder del Frente Renovador.

En el Gobierno no esconden el destrato, a tal punto que confirmaron a LPO que Claudio Ambrosini, director del Enacom, fue expulsado del edificio que el organismo de las comunicaciones tiene a metros de Plaza de Mayo.

A Ambrosini y al jujeño Guillermo Jenefes los mandaron a unas oficinas en San Telmo. Pero al radical Miguel Ángel Giubergia, que hipotéticamente ingresó por la oposición, lo dejaron quedarse en las coquetas oficinas de calle Perú.

Coment� la nota