Los socios menores de Juntos por el Cambio reclaman más participación

Los socios menores de Juntos por el Cambio reclaman más participación

Se trata de agrupaciones de corte peronista y del interior, que pretenden tener voz y voto en la mesa de acción política del frente

El miércoles pasado, Alberto Asseff telefoneó al diputado electo Cristian Ritondo. "No nos nombraste", le reprochó, en alusión a una de las entrevistas que brindó el hombre que comandará el bloque de Pro en Diputados.

Asseff entró como diputado de Juntos por el Cambio en el demorado tren de la ampliación política que hizo Mauricio Macri en el cierre de listas. Titular del partido UNIR, se comprometió a integrar el bloque de Pro en caso de conseguir la banca. Pero ahora reclama, como contraprestación, que su espacio esté representado tanto en el Congreso como en la mesa de decisiones políticas.

Como Asseff, muchos diputados electos y referentes políticos de partidos provinciales que se sumaron a las listas de Macri reclaman ahora participación en la toma de decisiones. Son dirigentes de extracción peronista o representantes de sellos provinciales que no quieren quedar subsumidos dentro de un macrismo de neto corte porteño, mientras el presidente saliente busca erigirse como líder de la oposición.

"Ya no está la billetera de la gestión para disciplinar, ahora no nos pueden llevar a todos de las narices", sintetizó un referente político de peso que no se encuadra en ninguno de los partidos fundadores de Cambiemos.

Quienes se encolumnan detrás del liderazgo de Macri aseguran que el presidente es la figura nacional que va a expresar a la oposición. "Sacó 40 puntos, va a tener la investidura de un exmandatario y los representa a todos", sintetizan en el entorno del Presidente.

Pero en la dirigencia comienzan a sonar fuertes reclamos para cambiar el esquema de toma de decisiones. Muchos reclaman que Juntos por el Cambio tenga un enfoque más federal. "Es una locura que el macrismo pretenda pintar de amarillo a referentes que nunca lo fueron", señaló uno de los diputados que sigue atento a los movimientos políticos que se darán antes del recambio.

Entre quienes no se encuadran en ninguno de los partidos fundadores de Cambiemos hay espacios de origen peronista, como UNIR o el Partido Fe. Desde ese sector deslizaron a LA NACION que esperan que Miguel Pichetto institucionalice un "peronismo republicano" que los aglutine y los exprese en la mesa de acción política.

Un capítulo aparte son los diputados que responden políticamente a Emilio Monzó, entre quienes resaltan el actual secretario de Interior, Sebastián García de Luca, y la diputada Silvia Lospennato. Militantes del reclamo por más amplitud, a dos semanas del recambio advierten que podrían armar un bloque aparte.

Los socios provinciales

Por cuerda separada están los referentes de partidos provinciales que se asociaron a Juntos por el Cambio para este turno electoral. Uno de los más importantes es el Frente Cívico de Córdoba, de Luis Juez, que en los últimos cuatro años reclamó mejores lugares en su provincia, un distrito donde Cambiemos nunca llegó a ordenarse políticamente, a pesar del respaldo que tuvo Macri.

Entre otros, también se cuenta el Frente Producción y Trabajo de San Juan, el Partido Propuesta Salteña, el Partido por la Justicia Social de Tucumán y el partido Moveré, de Santa Cruz. Todos esos sellos lograron ingresar al menos a un legislador nacional.

"Formaré un monobloque consustanciado con Juntos por el Cambio y aceptando las posturas consensuadas", advirtió, por caso, la diputada electa Virginia Cornejo, del PPS de Salta. Otros legisladores electos esperan entrevistarse esta semana con Ritondo y con las autoridades de Pro antes de definir su posicionamiento.

"Estamos todos en Juntos por el Cambio, pero no puede ser Pro o traición", advirtió un diputado electo. Por el momento, impera la idea de seguir cohesionados una vez que asuma Alberto Fernández. Pero aún hay mucho que ajustar en la letra chica.

Coment� la nota