Raverta cerró la lista con la lapicera de Máximo: onda testaferros políticos

El acercamiento de la diputada nacional Fernanda Raverta a Máximo, el hijo del matrimonio Kirchner, y estar al día con las mensualidades del Instituto Patria, sellaron una lista que supone la unidad del peronismo en General Pueyrredon.

La presencia excluyente de La Cámpora en los lugares con expectativas (más o menos ciertas) de alcanzar bancas legislativas, son una especie de posta en la protección que el Frente Para Todos, por los servicios que se les brindará a los referentes del Frente Para la Victoria y Acción Ciudadana. 

Raverta intentará llegar a la intendencia, sin votos propios, depende de la tracción de votos que puede arrastrar de la lista de los Fernández más Kicillof y Magario. Difícilmente en sus consignas de campaña (lo más lavada posible) se escuchen posiciones sobre la corrupción, la inseguridad, la independencia de la justicia y de los valores de la República. Mucha foto, poco mensaje, módicas frases y un bajo perfil que se baja en ámbitos favorables.

Son protagonistas solapados, a lo que en términos más coloquiales se refiere el ingeniero Horacio Tettamanti, en reclamos que caen en saco roto o en expresiones como“excluir no es sumar”, las cartas están echadas. Raverta intentará meterse por la ventana que dejen las disputas internas del ex CAMBIEMOS ahora Juntos para el Cambio, a través de cercenamiento de participar al ex socio político del PRO, Agrupación Atlántica.

El intendente Arroyo no se bajó de la reelección y nadie conoce cuál será el valor de esa grieta, medida tanto en términos del oficialismo como de la oposición. Un monolito o una lápida, la gloria o Devoto, según quien haga la lectura cuando comiencen a cerrar las urnas, no sólo del 11 de agosto sino también en octubre, porque puede haber corrimientos tras los resultados de la celebración de esa encuesta oficial.

Esa bronca, es la que también anda rumiando el ex intendente Gustavo Pulti, cooptado por kirchnerismo durante 8 años y de un cogobierno de hecho con la nación y la provincia,  esta última a través de Daniel Scioli, el ex casi presidente hoy sentenciado al ostracismo desde su verdadero destierro político.

A pesar de sus pretensiones el ex intendente Pulti, fue desplazado y no reconocido, se pasaron facturas mutuas, están renegando de haber convivido en el mismo espacio y de la sucesión de turnos electorales que han sucedido en los últimos tramos electorales. Hoy Acción Marplatense puede chupar votos del kirchnerismo rancio o semi rancio, restan algunos nichos residuales, luego de 8 años de gobierno municipal. Y hay que ver cuál es el grado de convencimiento real en las fotos de acuerdos ficticios, en las cuales se mezclan quinotos con mandarinas.

Las visitas del candidato presidencial y del candidato a gobernador, Alberto Fernández y Axel Kicillof, respectivamente, dejaron desnudos, malheridos, rencores y mucha tela para cortar entre los compañeros peronistas.

Coment� la nota