Presupuesto 2019: recortarían la obra pública en un 30%

Presupuesto 2019: recortarían la obra pública en un 30%

El texto que negocia la Rosada con los gobernadores prevé el congelamiento de transferencias a las provincias. En el oficialismo aseguran que no tocarán el gasto social y confían en el apoyo del PJ.

A poco más de dos semanas de que venza el plazo para el envío del texto al Congreso, el oficialismo afina los números del Presupuesto 2019 y negocia con el peronismo el congelamiento de las transferencias a las provincias y un recorte del 30 por ciento en la obra pública, como forma de lograr al equilibrio fiscal que la Rosada quiere mostrar ante los acreedores internacionales.

Pese al escenario de turbulencia económica, cambiaria y política, en el oficialismo confían en la “buena voluntad” del peronismo identificado con los gobernadores para aprobar el Presupuesto 2019. “Va a ser austero pero no viene cargado de bombas ni malas noticias, no va a haber pretextos para no votarlo”, dice una de las espadas legislativas de Cambiemos, que asegura que no habrá “recortes sustanciales en lo social” ni se eliminarán las jubilaciones por moratoria, como circuló en los últimos días. “Hay un menú de opciones para ver quién hace el esfuerzo” en la reducción del déficit, pero es “una discusión más interjurisdiccional”, describieron en el oficialismo.

En las negociaciones que llevan adelante desde hace semanas con discreción el oficialismo y la oposición se analiza en qué puntos del Presupuesto se aplicará el recorte. En Cambiemos admiten que uno de los ítems más afectados será la obra pública - se prevé un 30 por ciento de recorte respecto de lo presupuestado para 2018 – y que el texto contempla un congelamiento en el gasto nacional, que se hará efectivo con incrementos nominales que estarán por debajo de la inflación. El Gobierno también pondrá el foco en los regímenes especiales de jubilación y volverá discutir el “plus por zona desfavorable” de las asignaciones familiares que cobran los trabajadores pátagónicos. Además, apunta a que la Anses se ponga “más rigurosa y eficiente” en el control del otorgamientoy pago de pensiones y jubilaciones.

En lo que atañe a las provincias, el recorte que propone el Gobierno pasará por las transferencias en materia de subsidios de transporte – concentrados principalmente en el área metropolitana -, y la revisión de programas de trabajo que dependen de Nación, además de la discusión por el Fondo de Incentivo Docente (FONID).

A principios de julio, los ministros de Hacienda de las provincias habían manifestado su preocupación por la voluntad del Gobierno de avanzar en la eliminación del FONID, que estimaban en un monto cercano a los 33 mil millones de pesos. Un mes después, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, aseguró en una reunión con los gremios docentes que el pago se mantendría. Pero fuentes de Cambiemos aseguraron a este portal que el tema está sobre la mesa de negociación con los gobernadores.

Por último, se espera que esta semana ingrese al Congreso para su tratamiento en la Comisión Bicameral de Tratamiento Legislativo el decreto de necesidad y urgencia por el cual se eliminó el Fondo Federal Solidario (FoFeSo). Como explicó Letra P, el peronismo debate cuál sería el mejor camino para forzar la marcha atrás en la decisión presidencial. Tanto el presidente del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, como el presidente del interbloque Argentina Federal, Pablo Kosiner, consideran que el camino más adecuado sería rechazar el DNU en la Bicameral y luego en el recinto. Pero pese a esa incipiente resistencia, en el oficialismo consideran que la discusión por el FoFeSo ya está “saldada” y tiene pocas chances de prosperar. Los gobernadores negocian la compensación con fondos de la Anses.  

Coment� la nota