Larreta ya imagina una buena convivencia con Alberto si ambos ganan

Larreta ya imagina una buena convivencia con Alberto si ambos ganan

Horacio Rodríguez Larreta cuenta las horas que restan para la resolución electoral del próximo domingo en el territorio porteño. La medianoche del martes le dejó una sensación agradable y optimista de cara a su futuro: la definición en paz de un nuevo superclásico entre Boca y River en la instancia de semifinales de la Copa LIbertadores terminó por alejar los fantasmas de episodios de violencia que pudieran complicar su aspiración reeleccionista. 

"Hoy estamos más cerca de ganar el domingo, si necesidad de ballottage", se entusiasmaban ayer cerca del mandatario mientras preparaba su cierre de campaña.

A partir de esos cálculos es que en el larretismo comienzan a imaginar el día después de los comicios, con la mirada fija en lo que ocurra con el desenlace nacional. En ese marco y pese a que mantienen la expectativa de que Mauricio Macri pueda forzar una segunda vuelta en noviembre, ya empiezan a analizar el vínculo con una eventual gestión de Alberto Fernández al frente de la Casa Rosada. "Es la posibilidad más firme por lo que hay que estar preparado", apuntan en la sede gubernamental de Uspallata. Allí destacan el perfil dialoguista de su jefe político y confían en que la relación con un futuro gobierno del Frente de Todos será armónica.

Las conversaciones informales para comenzar a conformar una convivencia fluida y positiva entre la futura administración nacional y el larretismo podrían arrancar desde la próxima semana si es que tanto Alberto como el actual jefe de gobierno se imponen el domingo en las urnas sin necesidad de una nueva instancia electoral. Si bien ambos dirigentes no tienen en la actualidad un diálogo personal y directo, si está aceitado desde hace tiempo el vínculo entre funcionarios del gobierno local con referentes del peronismo porteño que actualmente reportan al candidato del Frente de Todos. Uno de los vasos comunicantes es Juan Manuel Olmos, amigo personal de Alberto y líder de la agrupación Nuevo Espacio de Participación. Pero no es el único: los contactos a nivel de la Legislatura de la Ciudad son permanentes.

Cerca de Rodríguez Larreta suponen, además, que será "normal, sin mayores conflictos" la relación con un eventual gobierno de Alberto. Y rechazan que desde la Casa Rosada se asuma una actitud de confrontación con las autoridades porteñas por las diferencias de signo político. Al respecto, desestiman el temor de quienes creen que la voz de Cristina Kirchner será clave en la toma de decisiones y aseguran que Alberto ejercerá el liderazgo en plenitud.

Coment� la nota