Larreta no se confía y la ciudad queda como el último reducto de Pro

Larreta no se confía y la ciudad queda como el último reducto de Pro

Como en los primeros días de Pro, la ciudad de Buenos Aires volvió a aparecer ayer como el principal enclave de la resistencia macrista. El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, buscaba ayer mantener la guardia en alto de su campaña para retener la Capital Federal, tras ser el único que celebró en el búnker durante la noche de las PASO.

El mandatario porteño pidió ayer a su equipo concentrarse en la gestión y "salir a buscar cada voto dentro de 15 días". El domingo ganó primarias por 46%, contra los 32 puntos que cosechó el candidato del kirchnerismo en la ciudad, Matías Lammens.

El equipo de gestión de la ciudad confiaba ayer en que "no está en riesgo l a reelección" de Rodríguez Larreta en la Capital Federal. Pero tomaba nota del voto bronca contra el Gobierno. El enojo contra Mauricio Macri puede afectar la performance electoral del equipo de Rodríguez Larreta, que ayer moderaba las expectativas de reelegir (e incluso arrasar) en la primera vuelta con más del 50% de los votos porteños.

"Siempre dijimos que es difícil ganar la ciudad en las generales de octubre. A diferencia de las encuestas nacionales, nuestras proyecciones previas coincidieron con los resultados que tuvimos", se tranquilizaban cerca del jefe de gobierno porteño.

Ayer, la vida interna del macrismo se vio impactada por los resultados muy adversos que les arrojaron las PASO y que nadie esperaba. Según reconocieron fuentes del macrismo nacional, Rodríguez Larreta se convirtió en un actor clave para el futuro del partido fundado por Macri.

"Si se confirma el resultado en octubre y arrancara la etapa post-Macri, Rodríguez Larreta tiene la posibilidad de contener desde la ciudad", evaluó en diálogo con LA NACION un alto colaborador del campamento macrista nacional, que conoce al dedillo la dinámica interna de Pro.

Ads by 

"Depende del resultado de octubre. Pero la Capital Federal seguro va a seguir siendo nuestro principal bastión", agregaron en Pro.

Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Otro alto funcionario reconoció: "Hay que barajar después de octubre y ver qué queda de lo que fue Cambiemos. Hay un millón de incógnitas ahora".

Y agregó: "Hay que pelear para hacer la mejor elección posible y consolidarse como un espacio político sólido. Aun si es desde la oposición".

Desde la sede porteña de Parque Patricios reconocían: "Hubo una ola en contra del gobierno nacional y la gestión porteña fue el dique que contuvo esa ola". Según su lectura, "Lammens se benefició de ese movimiento favorable al kirchnerismo en todo el país".

Ayer, Rodríguez Larreta y su vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, permanecieron buena parte del día en encuentros con sus funcionarios. Organizaron una reunión de gabinete (y difundieron una foto), pero no hablaron en público. Las declaraciones quedaron en manos de los perdedores: Macri y la gobernadora, María Eugenia Vidal.

"El votante porteño es muy exigente. El muy buen resultado en la ciudad es producto de una buena gestión", se jactaban en el gobierno de la ciudad.

Coment� la nota