Giorgi a punto de cerrar un nuevo protocolo automotriz con Brasil

La ministra de Industria volverá a reunirse con funcionarios de Dilma la semana próxima para terminar de delinear un nuevo acuerdo.

Débora Giorgi está a punto de cerrar con Brasil un nuevo esquema de comercio bilateral para el sector automotriz. La ministra de Industria se reunió ayer en la capital del país vecino con funcionarios de Dilma y, según fuentes al tanto de las negociaciones, podría llegarse a un acuerdo la semana próxima, cuando se lleve a cabo un nuevo cónclave en la Argentina en el que podría participar Axel Kicillof.

Las discusiones con Brasil giran en torno al índice Flex, uno de los puntos clave del protocolo, porque establece un límite a las importaciones de acuerdo a cada dólar que se exporta en condiciones de arancel cero. El último protocolo establecía esa proporción en 1,95, es decir, por cada dólar que se colocaba en el mercado brasileño de autos, el gigante sudamericano estaba habilitado a venderle a la Argentina hasta casi dos billetes verdes en vehículos.

Este protocolo venció en julio del 2013, por lo que formalmente rige el libre comercio entre los dos países, algo que no sucede en los hechos.

La posición de la Argentina inició con la propuesta de establecer el Flex en 1,2, pero en el transcurso de la negociación se fue subiendo hasta un valor ubicado entre 1,3 y 1,4.

En un primer momento el gobierno brasileño iba a acceder, pero al final las terminales-que siempre prefieren el libre comercio- presionaron y querían dejar todo como está. 

“Hubo una disposición a buscar una cifra conveniente para todas las partes”, adelantaron desde Industria.

Mientras tanto, en el sector automotriz descontaban que se terminará cerrando por un valor del Flex promedio entre las dos propuestas, que estaría rondando el 1,6.

"Es coherente con lo que esperábamos", contó Gonzalo Dalmasso, analista de la consultora Abeceb.com. 

En ese sentido, un participante del encuentro comentó que “están dadas las condiciones para llegar a un nuevo acuerdo. La reunión de ayer fue la más productiva”.

En la cartera conducida por Giorgi aclararon que primero se firmará un protocolo de transición y después el definitivo, que regirá entre 2015 y 2020.

El valor del Flex funciona como tope e históricamente la relación bilateral en el rubro automotriz se ubicó por debajo de esa proporción, de acuerdo a los datos de la consultora Abeceb.com.

Dalmasso recordó que desde el 2007 hasta ahora, el Flex máximo observado fue de 1,54, y se dio una sola vez.

"Para que se de el 1,6 tendría que ser una situación muy particular. Establecer un Flex más bajo que el anterior no necesariamente es algo positivo, ya que podría restringir al sector en caso de que Argentina repunte y Brasil siga debilitado", advirtió el analista.

Es que de otra manera, el intercambio de vehículos habría complicado todavía más el déficit de divisas que representa para la Argentina, que es de alrededor de U$S8.000 millones anuales.

"Las empresas prefieren el libre comercio, mientras que los gobiernos buscan que no se agudice el déficit", resumió Dalmasso.

“Las metas pueden ser alcanzables o inalcanzables, pero si te habilita la normativa legal, estas complicado para bajarlo. En caso de que llegue al tope, iría en desmedro del comercio bilateral, sobre todo el sectorial”, graficó una fuente del rubro. 

Coment� la nota