Un espaldarazo a Lammens con la mira puesta en la ciudad

Un espaldarazo a Lammens con la mira puesta en la ciudad

Fernández estuvo con el candidato porteño; prometió acompañarlo más; también se reunió con curas villeros

Alberto Fernández lanzó ayer una segunda etapa de su campaña electoral en la que bajó a la ciudad de Buenos Aires para darle un espaldarazo a su candidato a jefe de gobierno Matías Lammens con el anhelo de que e l Frente de Todos desplace a Cambiemos de su bastión porteño.

El acto se realizó en la solemne Aula Magna de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, donde Fernández jugó de local ante un millar de alumnos, profesores, científicos e investigadores que corearon el hit de Sudor Marika que recita: "Macriya fue, Vidal también y si vos querés Larreta, también".

En nombre de la utopía, Fernández se abrazó a Lammens en el escenario, mientras a sus espaldas se proyectaba inmenso el logo del Frente de Todos que aglutina al peronismo, La Cámpora y otras fuerzas progresistas. Su idea es recrear lo que consiguió Macri en la última elección: ganar el país, la provincia y la ciudad.

Lammens obtuvo el 34% en la PASO y aspira a forzar a Horacio Rodríguez Larreta a ir a un ballottage. Para lograrlo Rodríguez Larreta debe tener menos del 50% de los votos. La apuesta del peronismo es que, en una segunda vuelta porteña, desbanquen a Cambiemos de lo que sería su último reducto de poder. Dar el batacazo.

El escenario donde Fernández planteó esta utopía fue la universidad porque allí firmó un compromiso con Lammens de crear una Agencia de Ciencia y Tecnología porteña que desarrolle investigación aplicada a la ciudad y a las provincias en su quehacer productivo.

Lammens prometió allí cumplir con la ley y destinar el 1% del presupuesto porteño a Ciencia y Tecnología ($3200 millones) y no los $500 millones que dijo que destina hoy el gobierno de Rodríguez Larreta. Los aplaudieron. También prometió que San Lorenzo, el club que preside, le va a ganar a Boca Juniors el domingo. También lo aplaudieron, aunque con matices.

En el escenario, además de Lammens y Fernández, sentados en sendas banquetas altas, se ubicó la candidata a vicejefa de gobierno, Gisela Marziotta, y la candidata a senadora Dora Barrancos, científica del Conicet ovacionada por los estudiantes y docentes.

Antes se había reunido con los curas villeros en San Cayetano, en Liniers, donde se hincó ante el santo y tomó unos mates. Encabezados por el vicario para la Pastoral de villas porteñas, el obispo Gustavo Carrara, hablaron de pobreza, exclusión y trabajo. Y Fernández dijo que "la prioridad es una Argentina sin hambre". Estuvieron además los sacerdotes José María "Pepe" Di Paola (villa Carcova, San Martín), Nicolás "Tano" Angellotti (villa Puerta de Hierro, La Matanza), Basilico Britez (villa Palito, La Matanza) Lorenzo de Vedia (villa 21-24) y Pedro Baya Casal (Barrio Carrillo).

Más tarde se fue a la UBA, en el primer evento de esta segunda etapa en la que Fernández hará campaña en Buenos Aires con Lammens. El compañero de fórmula de Cristina Kirchner reconoció que en las PASO había dejado solo a Lammens. "En la primera etapa, dediqué menos tiempo a mi querida Buenos Aires. Ahora vamos a convencer a todos los porteños de que tenemos la posibilidad de vivir en una ciudad que se integre al resto país, en una Argentina federal que todos y todas nos merecemos", se entusiasmó.

También hubo tiempo para desear lo imposible: "Que Buenos Aires se convierta en la Boston de Latinoamérica", le pidió Fernández a Lammens en su casa, cuando el dirigente deportivo aceptó ser su candidato.

Coment� la nota