El debate por la imputabilidad de los menores abrió grietas en la oposición

El debate por la imputabilidad de los menores abrió grietas en la oposición

Tras la propuesta oficial de bajar la edad punible de 16 a 14 años, Stolbizer salió a cuestionar la medida que su aliado Massa siempre apoyó. Críticas del kirchnerismo y la izquierda.

La iniciativa del Gobierno para bajar la edad de imputabilidad de 16 a 14 años generó fuertes diferencias en la oposición. En un tema de debate recurrente en los últimos 20 años y que los especialistas sostienen que no contribuirá casi en nada a disminuir la inseguridad, hubo grietas en aliados como Sergio Massa y Margarita Stolbizer, quienes arrastran divergencias sobre este punto desde el año pasado, cuando iniciaron su acercamiento con vistas a un acuerdo electoral en este 2017.

Pese a que la baja de edad fue bandera de su campaña, el massismo minimizó las diferencias con la líder de GEN y salió a confrontar con el Gobierno. La diputada Graciela Camaño, jefa del bloque del Frente Renovador, acusó al presidente Mauricio Macri de “buscar títulos rimbombantes” en los diarios. “Es una cortina de humo ante el desastre en materia de inseguridad”, azuzó Camaño, en diálogo con Clarín.

El massismo buscó así correr el eje de las diferencias con sus aliados porque temprano, Stolbizer había picado en punta en cuestionar el proyecto oficial: “Hubiera sido bueno que el Presidente empezara el año con el propósito de mejorar la escuela secundaria y no de meter más chicos presos”, escribió en twitter. “La baja de imputabilidad para que un pibe de 14 años vaya preso también es una medida populista y demagógica”, fustigó.

¿Qué había dicho Massa en agosto de 2015? En plena campaña, el tigrense presentó sus propuestas de tono duro en materia de seguridad, que incluían la reforma del régimen penal juvenil y la baja de la imputabilidad a 14 años. “Los chicos dicen que alguien que tiene 15 años puede perfectamente distinguir si matar está bien o está mal, con lo cual es absurda esa discusión que quieren plantear si la edad tiene que ser a los 16 o 14”, sostuvo entonces. Voceros massistas justificaron ayer que "hay una pluralidad en el espacio que permite las diferencias".

Massa sigue de vacaciones en Pinamar y prefirió mantenerse lejos de la polémica. Pero respaldó a Camaño, y también a Daniel Arroyo, su referente en temas sociales. Arroyo reclamó tener en cuenta que “el problema central es que no tenemos un sistema integral”. “La baja podría debatirse pero en un contexto donde primero damos vuelta la secundaria, hacemos oficios, que la Justicia funcione, que la policía sea amigable. Si reducimos el tema a la edad habrá cada vez más chicos presos, perfeccionándose en el delito en lugares sin posibilidad de reinserción”.

El ministro de Justicia, Germán Garavano, dijo que el primer paso será convocar a una comisión especial para reformar el sistema penal juvenil -lo que incluye la baja de edad de imputabilidad-. El macrismo propone dar el debate este año, para tratarlo en el Congreso en 2018, y así alejar la discusión de la coyuntura electoral. Las primeras reacciones anticipan que no será una tarea fácil en este año atravesado por las elecciones.

Desde el Frente para la Victoria también hubo críticas. La diputada Diana Conti dijo a Clarín que “cada vez que aparece un hecho delictivo con menores se zamarrea este debate” y recordó la media sanción en 2009 a la reforma al régimen penal juvenil en el Senado, que no prosperó en Diputados. “Lo definitorio no es la baja de la edad, sino que haya un sistema penal juvenil con juzgados especializados y acciones específicas. Se requiere presupuesto, inversiones y el problema es que si las cosas no se hacen lo único que queda en pie es la baja de la edad”, reflexionó.

Entre los K el tema también divide aguas. En 2012 Cristina Kirchner admitió distintas posturas, avaló aquella media sanción del Senado y se pronunció en favor de bajar la edad para “adecuarse a los tiempos”. “Hacer una reducción de 16 a 14 (años) parece lógico”, definió.

Desde la izquierda también hubo fuertes críticas. El ex diputado Nicolás del Caño, del PTS, sostuvo que se busca "profundizar la política de criminalización y cárcel para la juventud". Alejandro Bodart, del MST, cuestionó el "efectismo electoralista e inútil, que demoniza a la juventud" y recordó que los detenidos de 14 y 15 años por delitos muy graves "son sólo el 1,3 por mil del total: apenas 96 sobre 72.693 presos".

Coment� la nota