Aparece la grieta en Cambiemos: El “Momo” Venegas, enojado por la irrupción de Duhalde

Aparece la grieta en Cambiemos: El “Momo” Venegas, enojado por la irrupción de Duhalde

El líder de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE) Gerónimo “Momo” Venegas fue convocado por Mauricio Macri para ser la pata peronista del frente Cambiemos. El acuerdo entre María Eugenia Vidal y los barones del Conurbano provocó una grieta interna en el armado oficialista.

La dispersión del peronismo, la debilidad de esa aparente unidad, fue vista por varios armadores de Cambiemos como el terreno propicio para ampliar multipartidariamente el espectro del frente y reducir el juego de la oposición. Sobre todo en un año electoral, donde Vidal será la cabeza de campaña pese a que no marcará como candidata.

En ese camino, las fichas de la administración provincial se perfilaron en coincidir intereses y objetivos con el frente que diagrama el ex presidente de la Nación, Eduardo Duhalde, junto a otros barones del Conurbano como Mario Ishii, Alejandro Granados, Jesús Cariglino, Humberto Zúccaro y Aldo Rico, quienes han remarcado en cada discurso su espíritu colaboracionista con el gobierno bonaerense y que concedieron con la gobernadora en un acto en José C. Paz, a fines de diciembre.

Los viejos caudillos pejotistas apuestan a la conformación de un frente electoral que desarme el voto peronista, hoy eclipsado entre el PJ y el kirchnerismo, y habilite un nuevo triunfo a la mandamás bonaerense.

La devolución de favores llegó de la mano del ministro de Justicia bonaerense, el denarvaísta Gustavo Ferrari, quien le indicó al actual presidente del partido Unión Celeste y Blanco (UCyB) Fernando Rozas que cediera el sello del espacio fundado por Francisco De Narváez, que en 2009 buscó captar los votos de los K desencantados.

Sin embargo, según pudo reconstruir REALPOLITIK, tal como suele suceder en espacios donde comulgan dirigentes de distintos colores políticos, la jugada no dejó contentos a todos. Quien se mostró molesto fue el secretario general de UATRE y líder del partido FE, presentado en sociedad como la pata peronista de Cambiemos.

Es que si bien el armado no hará mella internamente, su formación exógena y el respaldo de la gobernadora a esa integración, le restaría no sólo poder al “Momo” sino caudal de votos, teniendo en cuenta que hacia adentro del gobierno se arroga esa potestad.

La mencionada como “grieta” durante la “década ganada” del kirchnerismo se renueva en la gestión de Cambiemos, aunque tiene su propia impronta: ya no divide las aguas entre “a favor de” y “en contra”, sino que siembra la discordia puertas adentro.

Coment� la nota