Unión por Córdoba: segundos e incómodos

Unión por Córdoba: segundos e incómodos

Unión por Córdoba quedó muy lejos de Cambiemos, algo que parece irremontable de cara a octubre. Schiaretti dio la cara, De la Sota no apareció.

Noventa y ocho minutos tardó el justicialismo de Córdoba en reconocer la derrota. Es que el triunfo de Cambiemos fue demoledor y no dio espacio para el tradicional “vamos a esperar los resultados oficiales”. A las 19.38 del domingo, y cuando en algunas escuelas recién cerraban las mesas, el gobernador Juan Schiaretti ya estaba declarando en el búnker que Unión por Córdoba organizó ayer en Humberto Primo y Tucumán, en pleno Centro de Córdoba.

El porcentaje obtenido no es bueno (28%), es un segundo puesto muy incómodo, en especial por lo alejado (16 puntos) que quedó de Cambiemos. En este escenario, queda sólo un objetivo para salvar el año electoral: lograr tres bancas y revalidar las que se perderán en diciembre. Eso, hasta ahora, se lograría, pero de forma muy ajustada.

“Evidentemente la polarización planteada por el Gobierno nacional entre el presidente Macri y el kirchnerismo le ha dado resultado. Eso significa que el kirchnerismo ha perdido una banca, que la recibiría Cambiemos”, dijo Schiaretti. “De todas maneras, conservamos las tres bancas que pusimos en juego y eso nos hace ser optimistas para la verdadera elección, que es en octubre”, agregó reafirmando el único dato de ayer que parece positivo para el justicialismo.

Si este resultado se repite en octubre, entrarán al Congreso Nacional Martín Llaryora, Alejandra Vigo y Daniel Passerini, aunque esa tercera banca no se podrá confirmar hasta último momento.

Schiaretti le bajó el precio a las Paso, como ya lo había hecho en campaña, tratando a las elecciones de ayer como una “encuesta” que “no sirve para el fin para la que fue creada”.

Sin De la Sota presente (no apareció por el búnker), el otro referente que habló, y que luego respondió preguntas, fue Martín Llaryora. Todo su discurso se centró en reafirmar la estrategia del último tramo de la campaña: apuntar todos los cañones al macrismo. “Ahora empieza la carrera por los puntos, es el tiempo de las propuestas.No vamos a votar el aumento de la edad jubilatoria”, amenazó Llaryora. Habló de “la plata que el Gobierno nacional se lleva de Córdoba” con las retenciones a la soja y de que “no pueden hacer lo que le hicieron a los abuelos”, en referencia al recorte de descuentos en medicamentos del Pami.

El primer candidato a diputado dijo que ahora pelearán “por los puntos” y reconoció que sabían que “iba a ser difícil ganar, porque Cambiemos había ganado por 70 por ciento en Córdoba” en 2015.

En Capital, mal

En la Provincia completa, la diferencia fue muy amplia, pero mucho mayor fue en Capital, donde Cambiemos sacó más del doble de los votos peronistas. La alianza del Pro y la UCR obtuvo casi el 46 por ciento en la ciudad de Córdoba, contra un débil 21 por ciento de UPC.

Coment� la nota