Tarjeta alimentaria, la gran medida de Alberto Fernández para luchar contra el hambre: cómo optimizarla al máximo

Tarjeta alimentaria, la gran medida de Alberto Fernández para luchar contra el hambre: cómo optimizarla al máximo

El arroz, la polenta y los fideos mitigan el hambre, pero no aportan los nutrientes claves para el desarrollo mental y físico durante la niñez. minutouno.com habló con expertos de distintas áreas para analizar el caballito de batalla del nuevo gobierno para nutrir a los más necesitados con el menor costo posible.

"Gobernar es establecer prioridades", repetía en campaña una y otra vez el presidente Alberto Fernández, que asumió este martes con cifras alarmantes: seis de cada diez chicos argentinos pasan hambre, según datos del Observatorio de la Deuda Social de la UCA.

Fernández eligió al diputado Daniel Arroyo como titular de Desarrollo Social del Gabinete, pero antes de entrar en funciones el ministro ya había empezado a darle forma al plan nacional "Argentina contra el hambre", que impulsa el Presidente.

Arroyo anticipó su implementación a minutouno.com: "En Argentina hay 8 millones de personas que reciben asistencia en merenderos, en comedores, por las iglesias, por organizaciones sociales y por el Estado. El 20% son madres de chicos menores de 6 años y el problema más grave en el país es que mes tras mes baja el consumo de leche. Vamos a entregar una tarjeta de alimentos que no permite extraer dinero del cajero sino comprar comida para que las madres puedan adquirir lo que quieran. Las orientaremos mucho hacia 13 rubros sobre todo a carne, verduras y lácteos. La persona compra alimentos, se decodifica y un grupo de nutricionistas y promotores de salud le dicen: 'fijate que estás comprando poco de esto, andá por allá'".

Como el recetario de Eva Perón destinado a elevar las cualidades de la papa cultivada en suelo bonaerense, el flamante gobierno nacional podría poner a disposición del público una serie de recomendaciones -¿un manual?- para aprender a cocinar más allá de la salvadora polenta y el asado tentador. Pero mientras tanto queda en manos de cada persona lucirse en las ollas y hacer rendir el presupuesto, con o sin asistencia del Estado.

"Cualquier persona tiene que hacer cuatro comidas: desayuno, almuerzo, merienda y cena. Una alimentación saludable debe incluir determinados alimentos para llevar a cabo todas las funciones del cuerpo", explicó la licenciada en Nutrición Teresa Coccaro a este medio. El énfasis tiene que estar en la inclusión de calcio, fibra, proteínas y otros nutrientes en las dietas infantiles, que difícilmente se obtengan de la harina blanca o del mate cocido.

"El mate es un 'no' absoluto para los chicos. El calcio es clave para los huesos y los dientes. Un grande se sacrifica, pero un niño en edad de crecimiento no. Desayunar o merendar sólo con mate puede predisponer a la osteoporosis, a una mayor probabilidad de fracturas cuando corren o juegan", señaló la especialista.

El desayuno familiar debería incluir un vaso con leche o yogur (o de un sucedáneo más barato, porque "antes que nada es preferible que tenga algo de lácteo" por el aporte de calcio), una porción de granola o pan casero ("con un poco de agua y harina podés lograr uno más barato que el de la panadería o el embolsado del supermercado", señaló Coccaro), y una fruta de estación, que suele ser la más barata en la verdulería.

Así, una taza de té con leche acompañada de un bol de cereales con yogur y una manzana o banana cortada en cubitos podría ser un desayuno completo para un niño en edad escolar. Cada rodaja de pan "equivale a dos cucharadas soperas de avena", según Coccaro, o sea que un kilo de copos de avena arrollada (a $165) "rendiría muchísimo más" que una hogaza.

"La tarjeta alimentaria está enmarcada en un esquema que nos parece acertado: definir (la lucha contra) el hambre como una política de Estado, como el principal tema a abordar", explicó Daniel Menéndez de Barrios de Pie-SOMOS a M1.

"En ese marco hay una serie de acciones a implementar y uno es la tarjeta. Otro es sin dudas la transferencia de ingresos, centralizar los esfuerzos que hace el Estado en política alimentaria", siguió y agregó que "después hay que atender el problema inflacionario de los alimentos, resolver estructuralmente lo que tiene que ver con el aumento constante de precios, con lo que percibe el productor respecto al precio final, la descentralización de la producción de alimentos y lo que encarece a los alimentos mucho, que es el transporte: cuesta más el transporte que el producto en sí".

La administración entrante aún no reveló el monto que se le asignará a cada beneficiario de la tarjeta ni cuáles serán los alimentos que podrán comprarse con ella, de haber una lista específica al estilo de Precios Cuidados. Sólo se sabe que no se la podrá usar para comprar bebidas con alcohol ni para extraer efectivo de las entidades bancarias que la emitan.

Para todo lo demás, en principio, el destino de los fondos asignados quedará en manos de quien la use. En el caso del almuerzo y la cena de una familia tipo (formada por dos mayores de edad y dos menores) consta de un "plato completo" que puede incluir algunas de las opciones de carne de Precios Cuidados (espinazo a $44, carne picada a $99 o muslo de pollo congelado a $141,75) o variantes vegetarianas.

"En el almuerzo te queda en la mitad del plato la proteína y en la otra verduras de estación, que son más baratas. En la cena, aunque puede ser al revés, podés agregarle papa, batata, choclo, arroz o fideos y completar con también con verduras de estación", precisó Coccaro. En este punto viene bien la lata de jardinera, que dura mucho tiempo y cuesta poco más de $35.

"Podés mezclar legumbres con arroz y ahí te hacés una proteína parecida a la de la carne", señaló Coccaro. Todo un voto de confianza para los medallones de lentejas, huevo y arroz, la tortilla de arvejas, los salteados de arroz y verduras de estación y la ensalada de lentejas, papa y tomate.

En contraposición, Menéndez, aseveró: "En la actualidad hay mucho alimento seco. A los más necesitados hay que abastecerlos de frutas, verduras y carne que no están dentro de los que financiaba el Ministerio de Desarrollo Social de Macri".

Elegir las opciones integrales en cuanto a la harina y el arroz también suma fibra a la dieta por poco más de $10 de diferencia en el costo, lo que nunca está de más.

Así como la verdulería es el mejor lugar para acceder a precios "de estación", comprar por kilo en una dietética puede marcar una diferencia en el presupuesto familiar. "Los porotos están baratos, pero cuanto más color tienen más caros son. Los garbanzos y las lentejas combinados forman una proteína completa, reemplazan a la carne", precisó la nutricionista.

"Para lo que es el desarrollo del niño la proteína es clave. El hierro para el desarrollo del coeficiente intelectual, el calcio no sólo por los huesos sino también por el corazón, por el cerebro. Si un niño no tiene el aporte de hierro diario pierde el coeficiente en 10 puntos con respecto al que sí lo tiene", convino la especialista.

"Para nosotros es muy importante agregarle la cuota de frescos: queso, leche, yogures, carne, pollo. Sin eso, todos sabemos que una criatura de 0 a 6 años puede tener dificultades de crecimiento y aprendizaje, como ciudadano el día de mañana le va a repercutir desfavorablemente. Pedimos que se agreguen verduras, frutas, carnes y lácteos", detalló a este portal Daniel Ozuna, responsable político de cinco merenderos y comedores del Frente Darío Santillán.

"Donde hay una alimentación incorrecta hay un futuro del país incierto en lo intelectual"Twitear

La nutricionista Coccaro recomendó suprimir la comida frita, pero no el uso de aceites como el de girasol, maíz o mezcla porque "te van a aportar Omega 3, Omega 6 y Omega 9 igual que uno de oliva", sino porque la temperatura alta elimina las propiedades nutritivas y deja sólo las dañinas.

Se trata de comer no sólo para saciar el hambre sino también para contrarrestar la malnutrición, que a julio de 2019 había alcanzado proporciones preocupantes entre los chicos de las grandes áreas urbanas de todo el país.

"Donde hay una alimentación incorrecta hay un futuro del país incierto en lo intelectual, pocas posibilidades de inserción social", sentenció Coccaro.

La tarjeta del Gobierno "va a ser monitoreada para tener registro de los productos que se compran, así un conjunto de nutricionistas podrá orientar y mejorar la calidad de lo que consumen los chicos, ya que hoy existe el problema de la malnutrición", había precisado Arroyo antes de asumir como ministro, por lo que "si una familia consume los 13 rubros de toda la canasta básica va a haber descuentos especiales".

"Nuestra esperanza es que a partir del 10 de diciembre haya un proyecto de conjunto con las organizaciones sociales para poder enfrentar esta situación que vulnera todos los derechos humanos, incluido el primero, que es poder comer", cerró Ozuna, que coordina la alimentación de cientos de chicos desde la agrupación que lleva el nombre de uno de los muertos por la represión en la estación Avellaneda de 2002.

"Gobernar es establecer prioridades", explicó Alberto Fernández, y en los primeros meses de su mandato la lucha contra el hambre será el principal desafío y debería ser la obligación más urgente.

Coment� la nota