Pymes: el fracaso del plan de 120 cuotas de la AFIP

Pymes: el fracaso del plan de 120 cuotas de la AFIP

El ataque fue clasificado como "incidente terrorista" por las autoridades, que no dieron a conocer el número de víctimas.

El Plan de Facilidades de pago anunciado por presidente saliente Mauricio Macri tras su derrota en las PASO de agosto, y regulado por la AFIP a través de la Resolución General 4557, que disponía hasta 120 cuotas por deudas vencidas al 15 de agosto del corriente año, ingresa mañana en su último mes.

La misma resolución del organismo recaudador estableció la suspensión de embargos, medida que también vencerá el 31 de diciembre y cuya finalización genera gran preocupación en las pymes altamente endeudadas, que no vieron hasta el momento, en el plan a 10 años, una salida a la calamitosa situación que atraviesan.

Pero, ¿por qué no ha sido exitosa hasta el momento la adhesión a este esquema?

Fundamentalmente por la metodología para el cálculo de intereses y en consecuencia el valor de cada una de las cuotas.

Por ejemplo, tomemos el caso de una pequeña empresa que necesita regularizar una deuda consolidada de $ 400.000 –recordemos que en ese monto ya tiene incluido la deuda capital y los intereses resarcitorios hasta el momento de adhesión al plan- y elije cancelarla en 120 cuotas.

Tal como está legislado el plan al momento del cálculo de cada cuota, se observa que el primer año va a pagar entre capital + intereses el 40 % de la deuda consolidada. Para mayor detalle, va a estar pagando cuotas de $ 3400 más un interés promedio de $ 9680 totalizando una cuota mensual de $ 13.080 y al año $ 156.960.

Otras pymes decidieron ingresar al plan, a sabiendas de que no van a poder cumplir, ya que le temen a los efectos nocivos de los embargos de AFIP que traban totalmente el accionar comercial, financiero y económico al congelar todos los fondos del sistema bancario.

Esta es la principal razón que muchas pymes resolvieron no ingresar en el plan ya que no pueden hacer frente al monto de cada cuota mensual.

Otras pymes decidieron ingresar al plan, a sabiendas de que no van a poder cumplir, ya que le temen a los efectos nocivos de los embargos de AFIP que traban totalmente el accionar comercial, financiero y económico al congelar todos los fondos del sistema bancario.

En la baja adhesión también influyó el rumor -cada vez más fuerte- de que el próximo gobierno enviará un proyecto de moratoria al Congreso.

Existe una expectativa muy grande por parte del sector más perjudicado por el actual esquema económico en que la administración de Alberto Fernández pueda aliviar de alguna forma la mochila fiscal que se originó por tanto tiempo de recesión y estancamiento.

(*)  Consultor Pyme. Integrante de la Comisión Problemática Pyme del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de CABA

Coment� la nota