La Plata: Se proyectan varias mujeres para disputar la intendencia en mediano plazo

La Plata: Se proyectan varias mujeres para disputar la intendencia en mediano plazo

Con los actuales números electorales en La Plata todo hace parecer que el intendente Julio Garro tiene asegurado otro mandato si efectivamente decide presentarse. Pero de todos modos hay algunas mujeres que se proyectan, y en 2023 podrían ser serias protagonistas de la disputa por la Jefatura Comunal

Garro tiene la posibilidad de intentar otro mandato, según lo establece la legislación actual. Los números obtenidos este año en las urnas, y las mediciones sobre la gestión, indican que si el alcalde llega a presentarse en 2019 no tendría muchos inconvenientes para triunfar. Otro punto que también juega a favor del actual intendente es la oposición desmembrada existente, sobre todo después de que el PJ no tuvo capacidad de renovarse y sigue en manos de los hermanos Bruera (Pablo, Mariano y Gabriel).

Hace un par de semanas, en la visita que Julio Garro hizo al programa Ciudadanos, que terminó su temporada 2017 pero se emitía los jueves por la noche en Somos La Plata con la conducción de Pico Sanzone, Walter Casamayou y Alejandro Birdart, entre las cuestiones de las que habló, en un momento deslizó la posibilidad de que en el futuro compita por la intendencia una mujer.

¿Qué mujeres se encuentran vigentes y con proyección?

Con un perfil independiente, la actual Defensora Ciudadana, María Florencia Barcia, es una de las más observadas por estos tiempos. Es una joven profesional del ámbito de la odontología que no ha tenido demasiada militancia partidaria pero que supo cosechar muy buena relación con los sectores intermedios de la comunidad. A favor tiene la buena gestión que está realizando, renovando la Defensoría y haciéndola más abierta y pluralista. En contra posee la falta de una contención partidaria.

Desde el peronismo y el ultrakirchnerismo asoma la diputada Florencia Saintout. La también decana de la Facultad de Periodismo de la UNLP, consiguió gran ventaja sobre otros referentes de su partido, sobre todo luego de que la eligieran presidenta del bloque de legisladores de Unidad Ciudadana en la Legislatura. Eso significa mucho poder de fuego para desnivelar una interna. Su contra es haberse recostado tanto tiempo en una vertiente demasiado ideologizada, como es La Cámpora, que tiene un techo demasiado bajo.

Otra peronista que se proyecta es la flamante concejal Victoria Tolosa Paz. Como punto a favor tiene que es una figura bastante nueva en la política sin necesidad de hacerse cargo de las gestiones locales del peronismo, como fueron las de Julio Alak o Pablo Bruera. La contra que presenta es que no es confiable para el resto del PJ, por sus continuas salidas del “libreto”.

Algo más atrás aparece la nueva concejal Ana Castagneto. A favor tiene la fuerte estructura que armó su marido, el diputado Carlos Castagneto, y algunos pasos dados por su hijo, el concejal Gastón Castagneto. Como contra presenta los comentarios sobre que el castagnetismo “es una pyme política familiar”, un mote difícil de quitárselo.

Otras anotadas son las dos diputadas electas de Cambiemos, Carolina Píparo y Carolina Barros Schelotto. Las dos tienen a favor su medio/alto nivel de conocimiento, pero la contra que presentan es la moderada/baja confiabilidad que despiertan en Cambiemos como para que ocupen semejante rol.

Y en la lista también está siempre vigente Natalia Vallejos, la actual secretaria Legal y Técnica de la Municipalidad de La Plata tiene a su favor la confianza que en ella deposita el intendente Julio Garro, pero la contra es la falta de inserción social, a pesar de haber ocupado durante dos años la función de Jefa de Gabinete de la Comuna.

Las mujeres políticas que están fuera de carrera

El número uno se lo lleva, de manera indiscutible, la concejal ex radical Florencia Rollié. Fue electa por Cambiemos pero rápidamente pensó que era más importante que la propia Elisa Carrió y se cortó sola. Su decisión de enfrentar a la gestión la dejó fuera de cualquier posibilidad de crecer, sobre todo cuando la realidad se le vino encima al sacar apenas 1.4 por ciento de los votos en las últimas elecciones PASO, y su propuesta no pudo pasar para octubre por no conseguir los votos necesarios. En su desesperado intento de sobresalir, llevó al ridículo electoral a dos dirigentes que hasta hace poco tiempo gozaban de cierto interés público: Claudio Pérez Irigoyen y Sergio Panella.

Rollié en los últimos meses trató de acercarse a Carrió y no fue atendida, y luego quiso establecer un trabajo en conjunto con el diputado Martín Lousteau.

Por el lado del peronismo, la que está en una difícil situación es la concejal Lorena Riesgo. Tuvo su momento en el bruerismo, pero actualmente no logró insertarse en la consideración del electorado.

Las que pelean

En esta categoría se encuentra la peronista Marcela Pastore. De buena inserción en segmentos sociales, en especial por su lucha por los derechos de la mujer. Tuvo una buena gestión al frente del Consejo de la Mujer de la Comuna, durante la gestión del ex intendente Pablo Bruera, y luego trabajó en el ministerio de Justicia.

También en una situación similar está la progresista Maia Luna. Fue concejal y es dirigente de Libres del Sur. Tiene buena capacidad de trabajo, aunque no encuentra una plataforma competitiva.

Coment� la nota