La oposición de Malvinas Argentinas quiere reunificarse

La oposición de Malvinas Argentinas quiere reunificarse

Por separado no le hacen frente al oficialismo. Las diferencias entre los distintos espacios se desdibujan para dar lugar a una nueva unidad. Algunos exigen menos personalismo. Cómo está el tablero político en el municipio.

En las últimas elecciones, el ex intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, perdió ante el actual Leonardo Nardini del Frente de Todos, que consiguió la reelección. Después de la derrota, el cariglinismo entró en crisis. Hubo descontentos por la forma en que se armaron las listas y el poco lugar que se les dio a otros actores que integraban la coalición. La primera consecuencia fue la salida de dos concejales que armaron sus propios monobloques: Fernando Schachtl (Cambiemos, Juntos por Malvinas) y Sandra Río (UCR en Juntos por el Cambio).

La interna opositora persistió. Ahora, en el marco de la pandemia por el coronavirus, avanza el acercamiento entre los distintos espacios para rearmar la coalición que le hizo frente a la primera gestión del actual intendente peronista. Desde todas las fuerzas reconocen que si no se unen nuevamente “no se puede hacer nada”. La motivación para llegar a un acuerdo está.

“Una oposición fragmentada favorece únicamente al oficialismo”.

Los concejales que responden al ex intendente Cariglino en el Concejo hoy son cinco: Diego Berni, Maidana Mercedes, Agustín Hernández. La presidenta del bloque es Silvana Segovia, pero quien maneja los hilos es Maximiliano Cariglino, sobrino del ex jefe comunal, que tiene intenciones de ocupar el lugar que ostentó su tío durante 20 años. Desde allí, entienden que “una oposición fragmentada favorece únicamente al oficialismo”. La vocación de acercar las distintas perspectivas alejadas luego de la derrota del año pasado existe y desde ese espacio saben que necesitan del resto de los actores para pasar de ser segunda a primera fuerza.

Si bien las cosas quedaron tensas luego de la deserción de los dos concejales a principios de año, entre el cariglinismo y la radical Sandra Río hay demostraciones de voluntad. En la última sesión del Concejo –la primera desde la disposición de la cuarentena obligatoria–, la representante de la UCR presentó un pedido de informe que fue archivado por el oficialismo. Desde el bloque presidido por Segovia dieron una señal de diálogo y no acompañaron el envío al archivo.

Sin embargo, Río se manifestó en reiteradas ocasiones en contra del personalismo de Jesús Cariglino dentro de la alianza, de la decisión de distanciarse de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal durante la campaña y de sus manejos en torno a la “habilitación de locales comerciales que funcionaron como prostíbulos en el territorio durante su gestión”.

(…) quien maneja los hilos es Maximiliano Cariglino, sobrino del ex jefe comunal, que tiene intenciones de ocupar el lugar que ostentó su tío durante 20 años.

Lo cierto es que todas las fuerzas de la oposición, en mayor o menor medida, reconocen que la responsabilidad de la fragmentación fue de todos. Desde algunas también dicen que, si no hay unión, es difícil hacerle frente a la gestión actual “yendo cada uno con sus puchitos”. Y, si bien es claro que desde cada lugar existe la voluntad de acercarse nuevamente, “una cosa es el espacio y otra son los nombres propios”.

En cualquiera de los casos, lo que se espera es que, en un contexto de tanta incertidumbre como el actual –donde no se sabe que deparará el próximo mes el Covid-19–, se actúe en consecuencia a cómo se resuelvan las cosas a nivel nacional y provincial, donde el núcleo duro del PRO se encuentra distanciado de un ala más dialoguista encabezada por Larreta y Vidal.

El acercamiento tiene que ver también con fuerzas que en algunos casos exceden a la representación parlamentaria del distrito. Albi Czernikowski, actual subsecretario de Prevención en la Ciudad de Campana y hombre de Juan Manuel Urtubey, sigue haciendo política en Malvinas a pesar de haberse separado del espacio luego de que en las últimas elecciones la mesa chica del macrismo decidiera ir a lo seguro y apostar por la candidatura de Cariglino. Actualmente, el ex joven PRO también milita por limar las asperezas y encarar un proyecto en conjunto para los próximos años.

Otra figura, que en su momento acompañaba a Czernikowski y tenía las mismas intenciones de desplazar a Cariglino en la interna, es Rodrigo Valladares Macri, sobrino del ex presidente y cercano al tano Angelici en Boca. «Me parece muy bueno que se empiece a charlar en los distintos sectores de la oposición para armar grupos de trabajo sin personalismos«, afirmó el heredero de su abuelo Franco, ex titular de SOCMA y el Grupo familiar.

Comentá la nota