La oposición busca evitar que se gobierne por decreto

Los principales bloques suman consenso para que la aprobación de los DNU sea más complicada
La oposición avanza en la concentración de fuerzas para desarmar la estrategia oficialista, que consiste en eludir la adversa Cámara de Diputados y legislar mediante decretos de necesidad y urgencia (DNU), que, para adquirir fuerza de ley, actualmente sólo necesitan el respaldo de una de las cámaras del Congreso.

Con la intención de obstruir ese atajo y modificar la ley que reglamenta los DNU, aprobada en 2006 durante el apogeo kirchnerista, los principales bloques de la oposición se aprestan a reunir en los próximos diez días ?antes del comienzo de las sesiones ordinarias? a la Comisión de Asuntos Constitucionales de Diputados, que preside la peronista disidente Graciela Camaño.

El propósito es endurecer los alcances de la norma reglamentaria y exigir, con miras a los próximos dos años de gobierno, que todo decreto, para ser ratificado por el Congreso, debe requerir la aprobación de ambas cámaras. La oposición está convencida de que el Gobierno se propone legislar por DNU en los dos años que le restan de mandato y, pruebas al canto, exhibe como ejemplo el polémico Fondo del Bicentenario, creado por decreto para tomar al menos 6500 millones de dólares de reservas del Banco Central (BCRA) para afrontar pagos de la deuda.

El oficialismo quiere apurar cuanto antes su ratificación legislativa -aprovechando las bondades de la actual ley de DNU-, pero la oposición rechaza la medida por considerar que será el puntapié inicial para el uso discrecional de las reservas por parte del Gobierno.

* Foro: ¿Cómo es su visión de la realidad política?

"Si la oposición pretende que los DNU sean aprobados por las dos cámaras, se desnaturaliza su espíritu, basado en la necesidad y en la urgencia. Habría entonces que modificar la Constitución nacional para eliminar esta herramienta, ya que no tendría razón de ser", sostuvo Rossi a LA NACION, al adelantar su rechazo a los cambios.

¿Podrá la oposición modificar la ley reglamentaria de los DNU antes del debate parlamentario sobre el Fondo del Bicentenario? Difícil, aunque lo intentará. Los tiempos son cortos: el kirchnerismo planea convocar al debate del decreto el 3 del mes próximo, no bien arranquen las sesiones ordinarias. Coloca todas sus fichas en el Senado, donde sus fuerzas con la oposición son más parejas: confía ciegamente en que los gobernadores, con sus arcas fiscales asfixiadas y sin siquiera poder asegurar el inicio de las clases por los conflictos docentes, caerán rendidos a los pies del Gobierno y canjearán los votos de sus senadores por promesas de plata fresca y obras de infraestructura.

En la Cámara de Diputados el oficialismo intentará la proeza de ratificar, también, el DNU. Lo tienta la posibilidad de asestarle un mazazo a la oposición, con el diputado Néstor Kirchner festejando una eventual victoria. Empero, allí las fuerzas oficialistas son más débiles que en el Senado; por ello, ya se iniciaron contactos con la centroizquierda para sumar adeptos. La seduce con la promesa de una ley complementaria al Fondo del Bicentenario para destinar posibles excedentes de los recursos tributarios o parte de las mismas reservas del BCRA -previa modificación de su Carta Orgánica- a proyectos que apunten al desarrollo nacional. Pero, hasta ahora, todo el elenco de la centroizquierda se mantiene en contra del polémico DNU.

Nueva reglamentación

Para apurar los tiempos, la oposición no se propone grandes modificaciones a la actual ley reglamentaria de los DNU. Tan sólo establecer de manera expresa que, para adquirir fuerza de ley, requiere la aprobación de ambas cámaras para evitar la llamada sanción ficta del decreto. También se estudia introducir un plazo específico para el tratamiento legislativo de este tipo de normas.

"La actual norma es inconstitucional y contradictoria con todos los preceptos del derecho comparado", asestó el diputado radical Ricardo Gil Lavedra. "Es inconcebible que se le pueda dar fuerza de ley a un decreto del Poder Ejecutivo con el apoyo de sólo una de las cámaras", insistió.

En similar sentido se expresó la diputada Camaño. "Es una barbaridad, un atropello jurídico que una norma de excepción, como es un decreto de necesidad y urgencia, goce de una mayor flexibilidad para su tratamiento legislativo que una ley emanada por el Congreso. Esta ley reglamentaria de los DNU no pasa una revisión de la Corte Suprema", sostuvo.

También Elisa Carrió (Coalición Cívica) se pronunció por una rápida sanción de una ley que modifique la reglamentación de los DNU. "Es prioritario", enfatizó. Lo mismo sostiene la líder de Gen, Margarita Stolbizer.

"Consideramos que no sólo un decreto debe ser ratificado por ambas cámaras del Congreso, sino también que si éste se dicta durante el período de receso parlamentario, automáticamente el Poder Ejecutivo debe estar obligado a convocar a sesiones extraordinarias", enfatizó.

"La futura norma reglamentaria debe establecer, expresamente, los requisitos de necesidad y urgencia que debe contener un decreto para ser emitido como tal", sostuvo, por su lado, el jefe de bloque de la UCR, Oscar Aguad.

El atajo de los decretos de necesidad y urgencia

* Reglamentación . La ley que reglamenta los decretos de necesidad y urgencia (DNU) establece que la aprobación de una de las dos cámaras del Congreso es suficiente para convalidar la norma.

* Reforma . La estrategia de la oposición es reunir a la Comisión de Asuntos Constitucionales, que preside Graciela Camaño (peronismo disidente) para modificar la reglamentación.

* Cambio . La intención de la oposición es incluir en la reglamentación la exigencia de la aprobación de las dos cámaras del Congreso para ratificar todo decreto de necesidad y urgencia.

* Antecedente . En la sesión del 3 de diciembre del año último, los bloques opositores derrotaron por primera vez al kirchnerismo, en la elección de autoridades de las comisiones legislativas.

* Perspectiva . La pérdida de la mayoría en Diputados incrementa la posibilidad de que el Gobierno recurra con más frecuencia al dictado de los DNU para eludir el debate en el Congreso.

* Intento . El kirchnerismo procurará debatir el próximo el 3 de marzo en el Congreso, dos días después de iniciado el período de sesiones ordinarias, el DNU 2010/09, que creó el Fondo del Bicentenario.

* Argumento . "Es un atropello jurídico que una norma de excepción goce de mayor flexibilidad que una ley del Congreso", advirtió la diputada Camaño, e insistió en modificar la reglamentación.

* Defensa . "Si se pretende que los DNU sean aprobados por las dos cámaras, se desnaturaliza su espíritu, basado en la necesidad y en la urgencia", dijo el jefe del bloque oficialista, Agustín Rossi.

Comentá la nota