En el PJ nadie logra develar cómo salir de la crisis

En el PJ nadie logra develar cómo salir de la crisis

El peronismo no acierta a dilucidar las razones de la derrota, pero tampoco tienen muchas ideas para superar la difícil situación.

El peronismo no sale de su asombro. La derrota del domingo parece haber sido la más dura de las once consecutivas que sufrió desde 2013 hasta ahora en Mendoza. Al menos así lo hacen saber ellos. Y nadie sabe qué hacer para revertir la historia. Sobre todo, porque nadie entiende los motivos de haber perdido.

“Sabíamos que no ganábamos, pero nunca imaginamos  que perderíamos por tanta diferencia”, dicen resignados varios dirigentes, la mayoría pidiendo hablar “off the record”.

Es que el -a su criterio- escaso margen que los separó de Cambiemos en las PASO de agosto (7 puntos) parecía, según sus sondeos, repetirse en octubre. “O al menos ampliarse sólo un par de puntos”, dijeron.

Sin embargo, nadie esperaba perder por 20 puntos y tocar el piso histórico.

Si a eso se suman las derrotas en tres departamentos fundamentales gobernados por el PJ, como San Martín, Maipú y San Rafael, la situación es más dolorosa.

“Es increíble. En Maipú, en las PASO, ganamos por 17 puntos. Ahora perder por 7, no le cabe en la cabeza a nadie”, se le escuchó decir a uno de los máximos referentes de esa localidad, Adolfo Bermejo. “¿Pasaron dos meses o dos años para que cambie tanto?”, se preguntó el ex candidato a gobernador, hoy senador electo.

“¿Por qué perdimos?”

Todos se repiten esa pregunta, pero ninguno tiene la respuesta. La contestación más a mano es: “Una suma de circunstancias”.

Así, están los que hablan de que “José Luis Ramón (ahora diputado nacional electo por el Partido Intransigente) le sacó los votos al PJ”.

Algo de eso puede haber. El PI salió cuarto en las PASO. Y el domingo más que duplicó sus votos, escalando unos 9 puntos para llegar al 17,2%.

En tanto Somos Mendoza, que en agosto obtuvo más de 33%, ahora bajó a 25%.

Hay quien arriesga que “es probable” que los votos del kirchnerismo en la PASO, “no hayan ido a Félix”. De hecho, el sanrafaelino prácticamente mantuvo el porcentaje de agosto. “Se sabía que somos distintos, pero no al punto de que no voten a la lista”, dijo un pejotista para rebatir esa teoría.

“El PJ siempre fue frentista con fuerzas que muchas veces nada tienen que ver entre sí”, siguió la misma fuente.

“Tal vez el error fue la campaña”, dicen en algunos sectores. Y en esa línea alguien habló de que la campaña “parecía  de los años ‘80 o ‘90”.

Lógicamente están los que rechazan esa versión. Pero sí aceptan que “no hubo cambio de paradigma”, es decir, el PJ no renovó discurso. Ni caras.

“A lo mejor la gente se cansó de algunos dirigentes. Y tal vez eso nos alcance a  nosotros”, lamentó uno de ellos, que razonó que “debería hacerse un estudio profundo” de esa actitud de la sociedad. 

“O a lo mejor es la falta de líderes”, reconoció otro, recordando al fallecido Juan Carlos Mazzón, jefe del sector Azul que supo pergeñar no pocos triunfos en el pasado.

“Salvo los chicos de La Cámpora, que tienen una única referente, en el resto nadie tiene”, señaló el mismo político. Se refiere a la ex presidenta Cristina Kirchner, de innegable influencia. Y si bien a varios les pesa esa influencia, casi nadie reconoce que ella pueda haber incidido en la derrota local.

“¿Cómo lo resolvemos?”

Esta pregunta tampoco tiene respuesta en la dirigencia.  Todos hablan de que “hay que renovar el partido” y de que “hay que seguir trabajando y seguir dialogando”. Pero nadie parece tener un norte todavía. Ni claridad de ideas.

Es que mientras todos ansían “la renovación” del partido, y algunos reclaman “caras nuevas”, otros responden que “se hizo una PASO y ganó la democracia”.

Y si alguien plantea  la necesidad de nuevos planteles dirigenciales, están los que señalan que “tienen un gran futuro, pero son muy jóvenes aún”.

Y si desde algún sector se pide “una profunda autocrítica nunca hecha”, de inmediato surgen los que justifican la derrota “en que en el país avanza hacia la derecha”. O habla de que en Cambiemos “hay un voto policlasista”, mirando en otro lado, lo que no pocas veces pasó en el PJ.

Y ante la falta de líderes, muchos lanzan nombres. “Puede ser Sergio Uñac  (triunfante gobernador de San Juan), Juan Manuel Urtubey (Salta), o Sergio Massa”, resaltan. No pocos descartan a Cristina. Aunque otros la prefieren afuera. “Que acompañe. Su tiempo ya pasó”, dijo en declaraciones públicas el lavallino Roberto Righi. 

Más allá de los dichos o las expresiones de deseo, nadie parece tener respuestas.

Coment� la nota