Macri: “Queremos vivir en una democracia sin mafias, donde se recupera la plata que nos robaron”

Macri: “Queremos vivir en una democracia sin mafias, donde se recupera la plata que nos robaron”

Con un fuerte discurso, que tuvo un cierre de tono de campaña, el Presidente inauguró la muestra del campo. Dijo que las retenciones atrasan y hay que eliminarlas. “La Argentina que queremos no está en el pasado”, lanzó.

Pocos escenarios le sientan mejor a Mauricio Macri que el palco del predio ferial de Palermo. El Presidente inauguró por tercer año consecutivo la exposición de la Sociedad Rural. El jefe de Estado, esta vez -como en 2017, antes de las legislativas- brindó un discurso con un fuerte tono de campaña.

Tal es así que hasta repitió el eslogan que acompaña los afiches y spots de Juntos por el Cambio en todo el país y fue aplaudido en varios tramos de su exposición, que duró 30 minutos.

Sin la ayuda de teleprompters, Macri había tenido que leer su discurso. Sin embargo, al final, levantó la vista del atril y el tono de voz. “Queremos confirmar una vez más, ahora más que nunca, que queremos vivir en una democracia de verdad, sin autoritarismos, sin prepotencia, sin mafias, con la verdad sobre la mesa, en un país donde se combate el narcotráfico, donde las obras se empiezan y terminan, donde se recupera la plata que nos robaron con la corrupción”, sostuvo el Presidente, que siguió al pie de la letra la estrategia de contrastar su gestión con la de kirchnerismo, al que no mencionó directamente.

Ese pasaje fue el que más interpeló a las cuatro tribunas de Palermo. “¡Vamos Argentina. Vamos Argentina. Viva la Patria. Viva la Patria!”, gritó. Entonces volvió a escucharse otra vez el “sí se puede”, el cántico que identifica al oficialismo desde 2015.

Ningún dirigente de la oposición tuvo que lamentarlo en vivo. Entre las gradas solo se contaba al diputado del Frente Renovador José Ignacio de Mendiguren.

Macri aprovechó para mostrarse con María Eugenia Vidal y con Horacio Rodríguez Larreta, con quienes compartirá dos actos la próxima semana. Al jefe de Gobierno, el último en llegar, lo definió como “un hacedor”. A la gobernadora, como “lo mejor que le pasó a la Provincia en los últimos 30 años”. La mandataria bonaerense, que se fue rápido a un acto partidario en San Martín, también se sintió local cuando recorrió la exposición.

El Presidente no se inmutó -aunque sí lo hizo su Gabinete, cruzado por internas al respecto- por la grave falla de seguridad que permitió que dos carteles de la ONG ambientalista Greenpeace -contra el desmonte- se desplegaran justo encima de su cabeza, mientras hablaba el titular de La Rural, Daniel Pelegrina.

Macri ensayó una suerte de autocrítica al reconocer que su Gobierno no esperaba encontrar una situación tan grave, pero se mostró optimista para un futuro mandato y pidió aumentar las exportaciones. “Ya escalamos hasta planta baja, ya estamos listos para empezar a crecer durante muchos años”, sostuvo.

El Jefe de Estado enumeró los logros de su gestión para abaratar costos logísticos y abrir mercados. En especial, celebró el acuerdo con la Unión Europea y volvió a agradecer a los productores por reponerse a “la peor sequía de su historia” con récords de cosechas.

Un párrafo aparte merecieron los impuestos a las exportaciones. “Se tienen que terminar las retenciones. Es un impuesto que atrasa, que destruye oportunidades”, sostuvo el Presidente, aunque evitó recordar la fecha comprometida al agro.

Pelegrina sí lo hizo. “Tomamos su palabra las retenciones se terminan en el 2020”, sostuvo antes.

El reempoderado Luis Miguel Etchevehere sonreía. Lo rodeaban el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y el vicejefe de Gabinete Andrés Ibarra. El resto del Gabinete se repartía en actividades de campaña. 

En primera fila los escuchaban varios de los referentes de la mesa de enlace que protagonizó el conflicto de 2008: Luciano Miguens(SRA) y Hugo Biolcati, de la Rural y Mario Llambías, de Coninagro.

El Presidente Mauricio Macri en el palco oficial de la Exposición Rural. (Foto Fernando De la Orden)

El mandatario comprometió al agro a crear un millón de puestos de trabajo y sostuvo que esa política le corresponde al flamante Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. “El campo vuelve a tener su ministerio”, celebró Pelegrina.

El titular de la SRA no eludió su cercanía con el Gobierno. Marcó cuentas pendientes: “gasto público desproporcionado, alta presión tributaria, inflación y endeudamiento”.

Sin embargo, tuvo un discurso calcado al del Presidente. Pidió evitar los atajos y se solidarizó con los productores venezolanos, ponderó los avances en materia institucional y cuestionó sin mencionarlo al kirchnerismo. “Hoy el debate no es entre izquierdas y derechas; es entre demagogos y pedagogos”, sostuvo. Con la descripción de los primeros aludió al Frente de Todos; entre los segundos, al Presidente.

A solo 7 días de las PASO preguntó: “¿Por qué apartarnos del camino, cuando ya sabemos que el atajo no nos ha llevado a ninguna parte”, sostuvo. Macri, otra vez, se sintió local.

Coment� la nota