Los intendentes ya piensan más en Vidal que en Scioli

Los peronistas del GBA que ganaron buscan dialogar con la próxima gobernadora. Miran a distancia el balotaje.

El intendente es duro en el concepto: “El peronismo no tiene líder desde el 27 de octubre de 2010”. La referencia ineludible es a Néstor Carlos Kirchner, fallecido ese día donde se realizaba un censo nacional. La triste referencia era para el liderazgo que luego eligió la Presidenta y que nunca tuvo en cuenta como eje al partido peronista.

Luego abunda: “Ahora, con la derrota de Aníbal y la elección de Daniel, nosotros tenemos un desafío que es gobernar nuestro distrito y rearmar el peronismo de la provincia”. El balotaje no le despierta pasiones.

Por eso, tras la debacle del intento de Fernández de ser gobernador y la pareja elección de Scioli con Mauricio Macri, varios de los intendentes peronistas apelarán en la provincia de Buenos Aires a una receta bien justicialista: el pragmatismo.

Así lo describe otro intendente: “Yo voy a ser el Ruckauf de María Eugenia Vidal”. La referencia era sobre el vínculo que estableció, 15 años atrás, el gobernador justicialista arlos Ruckauf con el presidente radical Fernando De la Rúa. En ese entonces, el versátil peronista se mostró alineado con De la Rúa, como había hecho Carlos Menem en los 80 con Raúl Alfonsín.

En el entorno de María Eugenia Vidal aún no creen que sea el momento en que los intendentes se acerquen. Pero sí que sucederá algo de eso tras la asunción en el mes de diciembre. Algunos jefes distritales esperan ver qué pasará en la segunda vuelta y el resultado de la misma.

Entre los intendentes más kirchneristas ya se habla de armar una liga de intendentes. Y toman como ejemplo a la agrupación “Los Oktubres” pero con un criterio más amplio. Así, desde ese colectivo, tenderían un puente de conversación con el gobierno provincial macrista para poder gestionar. Ese grupo alcanzaría un total de 58 alcaldes: “Se puede armar algo lindo, somos amigos: Mussi, Ustarroz, Cascallares, Menéndez, Festa, Bucca, Maggiotti y Zurieta”, recita uno que lo fomenta. A eso, le agrega que “varios somos varios sub 45”, como la futura gobernadora Vidal.

En el esquema de los intendentes que quieren sentarse de modo amigable con la futura mandataria abundan las críticas para Scioli: “Fue conservador, no fue al debate a copar la parada”, “la designación de un gabinete gris no dejó nada para negociar, como debió hacer con La Cámpora”, surgen desde los más K. Los más tradicionales lo dicen sin miramientos: “Se la cobraron a Aníbal”. Todo esto sucede mientras se esperan las definiciones que dará Scioli en el camino al balotaje y lo que hará Cristina Kirchner cuando reaparezca: “Pienso en lo que va a hacer esta mina y me da escalofrío”, reza un alcalde.

Coment� la nota