Los grandes empresarios esquivaron la cena de campaña de Macri

Los grandes empresarios esquivaron la cena de campaña de Macri

El candidato del PRO logró llenar el salón Amarillo de La Rural con unos 1.000 asistentes que pagaron $50.000 el cubierto, pero los popes de la industria prefirieron evitar la foto con el jefe de gobierno porteño y mandaron a sus gerentes. Cuánto se recaudó, quiénes fueron y qué se comió

Nuueve meses de que cambie el gobierno, los grandes empresarios del país se manejan con cautela. Por eso evitaron el martes ir a la cena de recaudación delcandidato presidencial del PRO, Mauricio Macri, y mandaron a sus gerentes.

La cita era a las 21 en el salón Amarillo de La Rural, y la mayoría de los invitados llegó puntual. Varios prefirieron dejar el auto en el estacionamiento de la Rural para salir directamente al salón sin ser vistos por la prensa.

Así lo hicieron, Adelmo Gabbi, presidente de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y GustavoWeiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, muy cercanos ambos Julio de Vido, especialmente el segundo que llegó a calificar al ministro de Planificación como "el mejor ministro de la historia", en la última reunión anual de su cámara.

Empresas como LAN, IRSA, Techint, McCain prefirieron mandar al encuentro a sus gerentes generales o de Relaciones Institucionales. Otras compañías escucharán lo que les informen sus estudios de abogados. Los grandes nombres de empresarios optaron no aparecer por la cena del PRO.

Sin embargo, hubo algunas excepciones. Miguel Blanco, titular de la prepaga Swiss Medicalque en el último encuentro empresarial de IDEA se animó a hacer un discurso crítico al Gobierno, no se ocultó. Sebastián Bagó -dueño del laboratorio que lleva su apellido y otro empresario no muy querido por el kirchnerismo- dio el presente; lo mismo hicieron JorgeBledel, director del banco BBVA Francés, Alberto Alvarez Saavedra, presidente delLaboratorio Gador y el empresario textil Federico Alvarez Castillo.

La estrategia fue distribuir a los candidatos o figuras conocidas del macrismo en las distintas mesas para entretener a los aportantes. El candidato a gobernador de Santa Fe, Miguel del Sel, los exjugadores de fútbol Carlos Mac Allister, Julio Cruz -candidato a intendente en Lomas de Zamora- y Antonio Ubaldo Rattín, el ex árbitro Julio Baldassi, el golfista Eduardo Romero, entre otros, fueron protagonistas de varias selfies.

La cena estuvo bien servida con una entrada de espárragos y queso derretido, lomo con papas a la crema y mouse de chocolate con crocantes de postre, según informó TN.

Por momentos hubo clima de fiesta y a las 22.30, luego de las palabras del candidato, los empresarios empezaron a retirarse.

El número general de invitados fue el esperado, tanto en asistentes -cerca de 1.000 que ocuparon 180 mesas- y que le dejaron a las arcas partidarias del PRO la suma de $125 millones, según le confirmó a TN.com.ar el senador Diego Santilli.

La sorpresa la dieron la belleza de la esposa de Diego Santilli, Analía Maiorana, por lejos la más mirada con un vestigo gris plateado al cuerpo y la delegación de empresarios chinos que ocuparon tres mesas, bien cerca del escenario principal. Fueron acercados por Fernando Yuan, flamante candidato a legislador porteño del PRO y referente de la cámara chino-argentina.

El souvenir que estaba en todas las mesas fue otro detalle PRO. Una lata con tierra y semillas del árbol de aromo para que cada invitado la riegue, y crezca una planta, siguiendo el eslógan del encuentro: "El cambio crece acá".

Coment� la nota