Final incierto en la disputa por la última concejalía

Final incierto en la disputa por la última concejalía

La disputa entre el Frente Marplatense y UNA por la última concejalía quedará definida en 15 días, con los resultados finales oficiales. Escrutadas el 97,04 % de las 1587 mesas, o sea 1540, los números provisoriamente favorecen a la referente local de La Cámpora, Marina Santoro. Sin embargo, fuentes del massismo, afirman haber detectado irregularidades en varios telegramas, lo cual haría presagiar un final abierto que daría pie a que Cambiemos pueda entrar en la conversación y hasta sumar un séptimo concejal.

El dirigente de la Agrupación “Perón Vive”, Francisco Arcuri, y la joven radical Natalia Vezzi, no resignan sus expectativas de sentarse en la duodécima banca, mientras la  titular de la oficina local de ANSES, en Av. Constitución, ensayando la narrativa K, se ajusta el yelmo en la cabeza y proclama que resistirá “futuras políticas que vayan en contra de la Mar del Plata que queremos”.

Lo cierto es que Acción Marplatense puso en juego cinco bancas, de las cuales se aseguró tres de su palo, que ocuparán Santiago Bonifatti, Claudia Rodríguez, quien revalida pergaminos, y Marcelo Fernández, que se sentará en la banca de otro vecinalista, Javier Wollands. El cual se va con la frente marchita al frustrarse el enroque que lo hubiese  puesto al frente de la Dirección de Asuntos de la Comunidad. Al menos no se marchará solo, el actual presidente del HCD, Ariel Ciano, Fernando Gauna y Alejandra Urdampilleta seguirán sus pasos.

Por el Frente Marplatense también, se incorpora al Cuerpo Deliberativo, un adlátere de “Manino” Iriart,  Balut Olivar Tarifa Arenas, presidente de la ONG  CEFIL,  quien se define como “un militante que entiende y comprende a la política, como una poderosa herramienta para transformar la realidad”.

En tanto que, por el lado del massismo Lucas Fiorini, se aseguró que la banca que debe abandonar Hernán Alcolea, sea ocupada por uno de sus seguidores el abogado Alejandro Carrancio, quien se define como  “católico, peronista, fanático de Boca y Soda Stereo”. Por su parte, Cristian Azcona, aún tiene por delante dos años más de mandato.

No obstante, Agrupación Atlántica además de retener la banca que había puesto en juego a través de la revalidación de la misma por Guillermo Sáenz Saralegui, y alzarse con el premio mayor que puso al  hombre del impermeable azul al frente de la intendencia, sumará  tres ediles: Guillermo Fernando Arroyo, Patricia Marisa Leniz y Patricia Mabel Serventich. El Dr. Carlos Arroyo y su escudero, José Reynaldo Cano, serán reemplazados en sendas bancas por Javier Alconada Zambosco y Federico Santalla.

En la UCR,  restan que completen su mandato hasta el 2019, Vilma Baragiola, Cristina Coria, Eduardo Abud y Nicolás Maiorano. Mario Rodríguez revalidó su banca. Pero paradójicamente, si el frente Cambiemos no logra adjudicarse el duodécimo escaño, perderá la banca que ocupó Maximiliano Abad. Quien es señalado en los corrillos del Palacio Municipal, como el “gran ganador”. Pues desde un escaño de la cámara baja bonaerense “tendrá la posibilidad de construir los cimientos en los próximos cuatro años, para aspirar a la intendencia”.

En medio del bullicio y la algarabía que anegó el bunker del hombre del “impermeable azul” tras su consagración en las urnas, consultado por este medio el referente local del PRO Juan Aicega, además de manifestar ansiedad por debutar como concejal para “poder acercar al Concejo las propuestas que venimos analizando desde la Fundación Pensar”,  deslizó una reflexión acerca de que “será de vital importancia seguir en adelante  juntos para que lo que la gente votó sea lo que está representado”.

Por cierto, Arroyo, tomándole la palabra a su adversaria circunstancial Vilma Baragiola, se apresta a gobernar y para ello dejó en claro que en la etapa inicial de su gestión, el único concejal que se incorporará al Ejecutivo, será José Reinaldo Cano. Sin embargo, algunas boinas blancas se muestran tan ansiosas por colaborar que las bancas les parecen poco…

Coment� la nota