“Estamos en condiciones de que haya una reapertura del comercio”

“Estamos en condiciones de que haya una reapertura del comercio”

El intendente aseguró que insiste con el pedido a la Provincia porque considera que la situación epidemiológica de Mar del Plata lo permite. "No daría la discusión si entendiera que voy a poner en riesgo la salud o la vida de los marplatenses", aclara.

“Es una discusión que se plantea desde lo técnico, no desde lo político”, dice Guillermo Montenegro a LA CAPITAL después de la conferencia de prensa en que anunció que insistirá en su pedido a la Provincia para que permita la reapertura de los comercios minoristas de bienes no esenciales.

Un día después de que el gobierno de Axel Kicillof igualara a Mar del Plata con los distritos del área metropolitana e impidiera que vuelvan a funcionar los negocios que estuvieron abiertos durante el fin de semana de la prueba piloto, el intendente reafirma su intención de que el gobernador apruebe el protocolo de la actividad.

“Entendemos que con el comercio minorista, que tiene un protocolo muy estricto de horarios, distanciamiento social y cantidad de gente dentro de los locales, se puede llevar adelante una excepción”, plantea.

–El argumento suyo es que la foto epidemiológica de Mar del Plata permitiría la reapertura comercial. ¿Cree que la Provincia no está viendo esta foto?

–Creo que la está viento. Y está viendo la foto de toda la provincia. Nosotros le estamos pidiendo que específicamente vea la situación de Mar del Plata, Batán y Sierra para tomar las medidas que entendemos que hoy, con la situación en que se encuentra Mar del Plata, nos permite trabajar en un protocolo muy estricto de los comercios minoristas y del movimiento que repercute en toda la ciudad. Puede hacerse en la situación sanitaria en que se encuentra Mar del Plata hoy. Esta es una discusión que se plantea más desde el plano técnico: tiene que ver con los distintos indicadores que da la enfermedad. Me parece que estamos en condiciones objetivas de dar la discusión. Yo nunca la daría si entendiera que voy a poner en riesgo la salud o la vida de los marplatenses.

–La decisión de la Provincia fue igualar a todos los conglomerados urbanos de más de 500 mil habitantes. ¿Eso lo preocupa? ¿Lo enoja?

–No, esto no es para enojarse ni para preocuparse. Es para tratar de explicar claramente cuál es la situación epidemiológica de nuestra ciudad y tratar de generar una respuesta que nos permita avanzar. Entiendo que son cuestiones en las que no tiene absolutamente nada que ver la política. Lo que tiene que ver son las interpretaciones de cuestiones sanitarias. Que puede modificarse. En ese caso, retiraríamos los protocolos y haríamos cesar la actividad. Como cualquier otra. No tenemos ningún inconveniente en ir para atrás.

El municipio decidió mantener abiertas las peluquerías, pese a que la Provincia, en un comunicado, dijo que no están permitidas en los distritos de más de 500 mil habitantes. ¿Por qué?

–Porque el protocolo está aprobado, así que se va a mantener estricto. Se puede retrotraer si la situación en nuestra ciudad cambia. Nosotros desde el día cero estamos trabajando como si en la ciudad hubiera transmisión comunitaria, aunque no la haya, y no tengamos ningún elemento objetivo que nos haga presuponer eso.

–¿No es ir en contra de una disposición general de la Provincia?

No, porque es una situación epidemiológica particular la de Mar del Plata. Además, (el protocolo de las peluquerías) estuvo autorizado por la Provincia y la Nación.

–El intendente de Vicente López, Jorge Macri, dijo que Kicillof giró 180 grados. Que antes planteaba que no se podía cerrar tanto y que ahora cambió. ¿Coincide con esa lectura?

–No. Yo entiendo que desde un primer momento hubo muchísima prudencia llevando adelante una política muy estricta del gobierno nacional que a todos nos permitió estar en la foto de hoy. Estamos así por haber sido realmente exigentes con la cuarentena, los protocolos, los retenes de ingreso a nuestra ciudad. Eso nos permite tomar decisiones para poder reactivar algunos sectores de la economía, como también me permite no tomar decisiones con otros sectores, como el esparcimiento y la gastronomía. Entendemos que todavía no estamos en esa etapa.

–No cree, entonces, que se esté produciendo un castigo por el color partidario.

–No. Si no, yo no tendría la posibilidad de contar con un hospital modular, con el hospital Houssay del Pami, que se preparó para la pandemia, ni con la colaboración permanente que se tuvo para afrontar situaciones financieras del municipio.

–El oficialismo presentó en el Concejo un proyecto que prevé otorgar permisos provisorios a los sectores cuyos protocolos fueron elevados por el municipio y la Provincia todavía no avaló. ¿Es una alternativa para acelerar las reaperturas?

–Estamos tratando de escuchar a todos los sectores. Incluso a aquellos que uno sabe que no puede elevar el protocolo. Me parece que buscar otro ámbito para que se sigan discutiendo todos los protocolos, incluso los que no se puedan elevar hoy, es importante. Obviamente que uno tiene absoluta responsabilidad con la toma de decisiones que se hace a nivel nacional y provincial, pero siempre generando la discusión de por qué uno entiende que en algunas cuestiones nosotros somos diferentes a otros. Esto no es quién está mejor y quién está peor, sino quiénes están en posibilidades hoy de acuerdo a la situación sanitaria. No es compararse.

–¿Qué opina de los cuestionamientos de la Provincia y de algunos intendentes peronistas a las aperturas que permitió el jefe de gobierno porteño?

–Lo explicó muy claro el gobernador: dijo que acá hay preocupaciones de los responsables políticos de los distintos distritos, pero que tiene que ver con cómo evitar el movimiento del virus. Y esa preocupación es válida. Me parece que la cuestión pasa por cómo entre todos trabajamos de una manera determinada para evitar la circulación del virus.

Comentá la nota