Coronavirus en la Argentina: en medio de la pandemia, Cristina Kirchner logró beneficios en su situación judicial

Coronavirus en la Argentina: en medio de la pandemia, Cristina Kirchner logró beneficios en su situación judicial

Los juicios contra la vicepresidenta, que estaban por arrancar, se paralizaron por completo y varios no comenzarán este año. Además, puede recuperar el manejo de parte de sus empresas. Los reacomodamientos de los jueces.

Impensado. Un escenario desfavorable en términos generales, finalmente, benefició la situación judicial de Cristina Kirchner. En medio de la pandemia por el Covid19 varias decisiones adoptadas en Comodoro Py plantearon un mejor panorama para la ex presidenta, procesada en ocho expedientes y elevados todos ellos a juicio oral. Audiencias que por el momento no se retomarán, nuevos juicios que hasta el 2021 no tiene probabilidades de comenzar, pedidos para anular otras causas, y la posibilidad de recuperar el manejo de sus empresas y hoteles.

El país está en aislamiento social, preventivo y obligatorio desde el 20 de marzo. La cuarta fase que iniciará desde el 10 de mayo deja afuera de la flexibilización en muchos aspectos a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La Corte Suprema de Justicia (CSJ) ante cada una de las prolongaciones decretadas por el Gobierno nacional, fue extendiendo la feria extraordinaria judicial. La última contempló la posibilidad de ampliar las acciones del fuero, entendiendo que se superaban los 40 días, el plazo normal de cualquier receso.

Durante este fin de semana, el Máximo Tribunal analiza si se habilitará la apertura de otros fueros que no se encuentran funcionando en su plenitud hace más de 50 días. En Comodoro Py, fuero que investiga corrupción y lavado de dinero mayoritariamente, se adoptaron algunas medidas para en la tercera ampliación los jueces dieran tratamiento a otros temas por fuera de los estrictamente propios de una feria.

Estos meses algunas de las decisiones adoptadas, terminaron favoreciendo a Cristina Kirchner para quien se esperaba otro escenario judicial en lo que va de este año. El 21 de mayo se cumplirá un año desde que comenzó a ser juzgada por la presunta corrupción en la obra pública junto a Lázaro Báez -el beneficiario de 51 contratos por $ 46.000 millones-. Julio De Vido. José López, y otros trece acusados más. El Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) a cargo del juicio, estimaba para estas alturas, tener más avanzadas las declaraciones testimoniales que son más de cien.

El calendario judicial se vio afectado por la pandemia del Covid19, retrasando todos los plazos. El juicio quedó en suspenso y ante un pedido del fiscal Diego Luciani en el que planteó la posibilidad de retomar las audiencias de forma online, el TOF 2 sostuvo que las condiciones actuales no permiten tal cosa. Requirió al Consejo de la Magistratura mejoras en los soportes virtuales, ya que pensar en una reanudación de todos los imputados, más sus abogados y las partes acusadoras en Comodoro Py, es imposible hoy. Los jueces explicaron que aún utilizando la Sala AMIA la más amplia no es posible allí, respetar el distanciamiento social requerido. Sólo como primer factor.

En consecuencia,, no será sino hasta que finalice la pandemia -algo que nadie puede precisar cuándo será-, que el primer y principal juicio por presunta corrupción contra la vicepresidenta, no reiniciará.

Lo cierto es que más allá de la pandemia y de las presentaciones de los abogados para retrasar las causas, la Justicia también parece amoldarse al nuevo poder. Los jueces -expertos en reacomodamientos- empiezan a moverse con mayor precaución cuando se trata de expedientes que involucran a la vicepresidenta. 

Aunque el TOF 5 presidido por el juez Daniel Obligado (quien concedió la prisión domiciliaria a Amado Boudou) estimaba iniciar el juicio por lavado de dinero contra la familia Kirchner -Hotesur y Los Sauces-, después de mitad de año, esos plazos quedaron corridos. No será hasta 2021 que las audiencias puedan iniciar, y nada ocurriría hasta el segundo semestre.

En estos casos donde se investigaron maniobras de lavado de activos por más de $ 100 millones, a través de las dos empresas cuyos dueños en la actualidad son Máximo y Florencia Kirchner, las firmas se encuentran intervenidas hace tres años. En la misma situación se encuentra el Condominio que administra los 25 inmuebles provenientes de la sucesión del ex Presidente. El TOF 5 requirió informes a los interventores judiciales, y no descarta devolver la administración de todo a la familia Kirchner. Otra favorable noticia por la que el abogado Carlos Beraldi viene reclamando hace mucho tiempo.

La causa conocido como los Cuadernos de las Coimas, donde la vicepresidenta tiene tres procesamientos como jefa de la asociación ilícita que se dedicó a la recaudación de fondos ilegales, que pagaban los empresarios contratistas del Estado, tiene un largo recorrido por delante. El TOF 8 antes del inicio de la pandemia se encontraba en etapa de ofrecimiento de prueba, pero esto requiere que las partes, más de 52 imputados, accedan a los cientos de cuerpos que conforman el expediente ya que no todo está subido al sistema online.

Comentá la nota