Cambiemos y el PJ buscan convertir a Vaca Muerta en una Política de Estado

Cambiemos y el PJ buscan convertir a Vaca Muerta en una Política de Estado

A partir de una propuesta de los gremios del sector energético, oficialismo y oposición, con el aval de la Casa Rosada, quieren sancionar una ley en 2019.

El peor de los cuestionamientos que suelen horadar cualquier arenga optimista acerca del futuro de la Argentina es la falta de Políticas de Estado, es decir, aquéllas políticas sobre cuestiones centrales como la educación, la pobreza, la producción, la justicia, la infraestructura, la seguridad, la distribución de la riqueza, la relación con el mundo, entre otras tantas, que no varían pese al color político e ideológico de quien gobierne.

Ahora, a partir de un proyecto de los sindicatos energéticos, el oficialismo y la oposición trabajan en un proyecto para definir, entre otros puntos, en qué utilizar los cuantiosos ingresos que genere el yacimiento Vaca Muerta para que el beneficio llegue a todos. Y quieren aprobarlo en 2019 porque consideran que tendrá un amplio consenso y no será un problema que sea un año electoral.

El anteproyecto promovido por la Confederación Argentina de trabajadores y empleados de los hidrocarburos, energía, combustible, derivados y afines (CATHEDA), plantea como objetivo “asegurar y proteger la explotación sostenida de los recursos energéticos no convencionales” en todo el territorio argentino, incluyendo el yacimiento neuquino, desde ya. No se trata de un marco regulatorio de la actividad sino debatir y determinar qué hacer con los excedentes.

“Declárese Política de Estado la explotación de shale” de Vaca Muerta”, sostiene el texto de la iniciativa que considera que “es indudable el valor estratégico del petróleo y el gas natural para cualquier economía del mundo”, y que “el desafío mas grande está en continuar reduciendo los costos tanto de capital como de operaciones” para la exploración y explotación de la cuenca.

Se estima que Vaca Muerta requerirá una inversión de U$S 120 mil millones hasta el 2030 (U$S 8 mil por año) y que podría generar, al menos, unos 500 mil puestos de trabajo.

Por eso los gremios llamaron a que, “lejos de cualquier especulación política o ideológica, trabajadores, empresarios, funcionarios, legisladores, todos sin excepción, dar forma a una Ley de Consenso que defina como Política de Estado, la exploración y explotación de yacimientos no convencionales, con los necesarios consensos provinciales y parlamentarios y con pautas económicas e impositivas que aceleren el proceso”.

“Tenemos que determinar cómo vamos a utilizar los recursos, para que no ocurra como la soja que llegó a valer 600 dólares la tonelada y nos dilapidamos todo. Tiene que haber un amplio consenso político para que los ingresos se apliquen al desarrollo del país”, indicaron en el oficialismo.

Tanto en Cambiemos como en el Peronismo Federal creen que no habrá oposición del Frente para la Victoria, dado que fue durante el gobierno de Cristina Kirchner es que se dio origen a Vaca Muerta.

La iniciativa de transformar a Vaca Muerta en una Política de Estado llegó al más alto nivel de la Casa Rosada y a varios de los principales integrantes del gabinete, que avalan el avance vía el Congreso Nacional.

La propuesta fue presentada por los gremios, por un lado, al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; el jefe del bloque PRO, Nicolás Massot; y a Alvaro González, miembro de la Comisión de Energía. También le fue presentada al jefe del bloque del PJ en el Senado,Miguel Pichetto. Todos estuvieron de acuerdo con avanzar en la elaboración de un proyecto de ley y llevarlo al recinto en el próximo periodo de sesiones ordinarias en 2019.

“Hay que definir cómo utilizamos el excedente. Hay que ponerlo en la actividad productiva, en el incentivo para la industria pero no para sostener la estructura social. No seguir aumentando el gasto social sino generando puestos de trabajo”, aseguró Pichetto a Clarín. El referente de Alternativa Federal rescató que, mas allá de sus diferencias con la actual administración pero también con la de Cristina Kirchner, “este tema ha tenido una continuidad con el gobierno Macri, y va en el camino del interés nacional”.

Por su parte el oficialista Alvaro González agradeció a los gremios “que hayan pensado en nosotros” para llevar adelante la propuesta “No pretendemos ser los autores intelectuales sino ser parte fundacional de una política de Estado sobre Vaca Muerta para beneficiar a todos”.

En tanto Antonio Cassia, titular de la CATHEDA, aseguró que “hemos encontrado el diálogo - y con el tema productivo más emblemático - en el Congreso y en los legisladores; también en algunos pocos funcionarios”.

Si bien el dirigente gremial dejó en claro que no va a avalar “la precarización de los trabajadores” destacó que “hemos trabajado en el tema Vaca Muerta y en una Política de Estado y frente además a un año electoral pensado en los inversores locales y extranjeros y en el propósito de ofrecer una garantía -especialmente desde la fuerza del trabajo - de nuestra voluntad de apoyar el desarrollo energético del país”.

Coment� la nota