La Cámara define una apelación por falso testimonio contra los Ciccone

Núñez Carmona había solicitado al juez que declarara falso el testimonio del dueño de la imprenta y su yerno, que habían reconocido reuniones con el Vice para evitar la quiebra

Eclipsado por las decisiones en materia económica del Gobierno nacional, el caso Ciccone volvió a escena ayer con la apelación que José María Núñez Carmona, socio de Amado Boudou, realizó al fallo del juez Luis Rodríguez que había rechazado su denuncia en contra de la familia Ciccone por falso testimonio. Así, la decisión quedó a cargo de la Cámara Federal porteña, que el 4 de septiembre tendrá que resolver también las apelaciones de los procesados en el expediente central, que se encuentra a cargo del juez federal Ariel Lijo. Entre ellos, además de Núñez Carmona y Boudou, se encuentran Nicolás Ciccone, Guillermo Reinwick, Alejandro Vandenbroele y Rafael Resnick Brenner. 

El empresario apeló la decisión de Rodríguez, quien la semana pasada rechazó la denuncia que Nuñez Carmona había iniciado por falso testimonio contra el ex dueño de la imprenta Nicolás Ciccone y su yerno Guillermo Reinwick. El juez, además, no había aceptado al socio del vicepresidente de la Nación como querellante.

En su denuncia, Nuñez Carmona acusó por falso testimonio a los Ciccone, quienes habían dicho que Boudou participó en dos reuniones con ellos en las que se decidió ceder el 70% de las acciones de la empresa gráfica y también habían deslizado que firmaron la transición bajo amenaza. La denuncia se había hecho extensiva también a la hija del ex dueño de la imprenta, Olga.

La denuncia de Núñez Carmona había sido desestimada ya por el fiscal federal Ramiro González, según quien tanto Ciccone como su yerno pasaron de ser testigos a imputados en la causa y, al seguir como tales, no estaban obligados a decir verdad. Rodríguez avaló la postura de González. “Se carece del impulso procesal pertinente, que resulta ser de una facultad privativa de la acción penal”, había considerado Rodríguez.

Núñez Carmona debió cambiar en junio de abogado, luego de que Diego Pirota, su defensor, se inclinara por continuar representando a Boudou. Su lugar lo ocuparon los hermanos Ramiro y Darío Rubinska, quienes ayer apelaron la decisión del juez al considerar que éste rechazó la denuncia sin producir prueba alguna. Además, señalaron que no se tuvo en cuenta la denuncia sobre los dichos de Olga Ciccone en cuanto al proceso de venta de la gráfica.

Los abogados del empresario procesado también reconocieron que al estar imputados, Ciccone y Reinwick no cuentan con la obligación de decir verdad, aunque consideraron que ello no implica que la denuncia por falso testimonio sea inviable. 

En la causa central, por la que Lijo procesó a Boudou por cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública al interceder, mientras era ministro de Economía, ante la AFIP para que la imprenta evitara su quiebra, todavía resta saber si Lijo determinará el procesamiento a Guido Forcieri, ex asesor de Boudou, o le dictará falta de mérito. Además, también resta que la Cámara escuche los argumentos de las apelaciones de los procesados.

Coment� la nota