"A Timerman jamás le darán un premio a la prudencia"

"A Timerman jamás le darán un premio a la prudencia"
Lo dijo un funcionario clave del gobierno de Mujica en respuesta a las críticas del canciller

Por Nelson Fernández | Corresponsal en Uruguay

MONTEVIDEO.- La paciencia tiene un límite y ayer el gobierno de Uruguay dejó en claro que el silencio no es para poner la otra mejilla para recibir golpes, y en breve pero tajante respuesta apuntó sus baterías contra el canciller Héctor Timerman.

El gobierno de José Mujica no abandonó su estrategia de mantener puentes de diálogo y de no responder cada carta, cada frase, cada crítica del jefe de la diplomacia argentina, pero al permitirse una pausa de pocos segundos en "la política del silencio" golpeó con ironía a la actitud confrontativa de Timerman.

El encargado de la cachetada fue uno de los funcionarios preferidos de Mujica: el prosecretario de la presidencia, Diego Cánepa, dirigente político de la nueva generación de la coalición de izquierda oficialista. Su cargo puede compararse con el de un "jefe de Gabinete" en la Argentina.

Aunque la crítica fuera al pasar y de pocos segundos, apuntó justo al valor que se puede esperar de un ministro de Relaciones Exteriores: la "prudencia".

Cánepa dijo que "al canciller Timerman jamás le darán un premio a la prudencia". Fue al pasar, pero no de casualidad. Lo dijo justamente en su rol de vocero del Consejo de Ministros que había sesionado ayer conducido por Mujica y con la presencia del gabinete en pleno.

Cánepa es un funcionario político de total confianza del presidente Mujica, tiene su despacho en el piso 11 de la Torre Ejecutiva muy cerca de la oficina presidencial, pasa varias horas al día reunido con el jefe de Estado y no da un paso sin consultarlo.

¿Fue a pedido del propio Mujica ? ¿Fue con aval previo o posterior? Las preguntas sobrevolaron la sala de la conferencia de prensa, pero Cánepa se cuidó mucho de pasar el mensaje y no dar otra señal sobre el tema.

Ayer había expectativa sobre lo que pudiera considerar el Consejo de Ministros del gobierno de Mujica sobre las declaraciones de Timerman al diario Tiempo Argentino en las que volvió a responsabilizar a Uruguay sobre la demora en las obras del canal Martín García . Sin embargo, pasado el mediodía, cuando terminó la reunión de gabinete, el vocero del Poder Ejecutivo aseguró que el tema no se había tocado. Pero aprovechó y pasó un mensaje.

El mensaje no surgió porque la prensa presionara a un funcionario de gobierno con referencias a dichos argentinos. El canciller Luis Almagro, en una de esas rondas de prensa en las que los periodistas preguntan hasta cuándo va a esperar el gobierno uruguayo para responder cuestionamientos de Timerman, se había tentado de risa al responder por cuarta vez que la "estrategia" oficial era la "del silencio".

A Cánepa no le preguntaron ni una vez qué pensaba de los dichos del canciller argentino. En medio de un repaso de lo conversado en el gabinete, Cánepa dijo: "Antes de que me pregunten, no se trataron en el Consejo de Ministros las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores".

Pero también sin que se lo preguntaran, a su manera dio una respuesta. "El único comentario es que al canciller Timerman jamás le darán un premio por la prudencia o por el exceso de prudencia, pero eso no debe afectar la línea de trabajo y la línea que va a llevar adelante el gobierno, que es seguir trabajando y no dar respuesta a algunos planteos, que a su vez no han sido hechos de manera oficial sino a través de medios de prensa", manifestó.

Por un lado, criticarlo por falta de prudencia; por otro, recordarle que los planteos fueron mediáticos..

Coment� la nota