Tensión en la calle: La Cámpora concentró en Plaza de Mayo y los macristas en el Obelisco

Los kirchneristas amagaron con intentar evitar el festejo macrista, y hubo algunos cruces con la Federal.

La Cámpora fue el principal sostén de Daniel Scioli la noche en que perdió la elección ante Mauricio Macri. La agrupación de Máximo Kirchner copó parte de la Plaza de Mayo, con el objetivo también de evitar que los militantes del PRO festejen el triunfo frente a la Casa Rosada, algo que finalmente sucedió porque terminaron concentrando en el Obelisco.

Fue el último intento de Cristina de “no perder el control de la calle”. Así se explica la decisión de Andrés "Cuervo" Larroque, Mariano Recalde y Juan Cabandié de no ingresar al bunker de Scioli -ubicado a escasos 50 metros-, a quien supuestamente fueron a bancar, pero ni siquiera se acercaron a saludar en el momento en que reconoció la derrota.

A diferencia de la elección del 25 de octubre, cuando La Cámpora no apareció en el Luna Park para bancar a su candidato, esta vez dijeron presente desde bien temprano, aunque con un grupo que fue muchísimo menor al de otras movilizaciones. La suma de los militantes de Nuevo Encuentro, el Movimiento Evita y otras agrupaciones de lo que fue Unidos y Organizados permitió juntar un número considerable, acorde a la circunstancia.

A su favor hay que decir que el sciolismo movió muy poca gente, apenas algunos grupos acercados por dirigentes como Eduardo Aparicio y Carlos Castagneto, y algunos sindicatos menores. Ni los gobernadores, ni los intendentes ni la CGT aportaron un solo militante, en una muestra cabal de que las expectativas eran nulas.

La idea de La Cámpora de impedir una celebración macrista en la emblemática Plaza de Mayo se aceleró cerca de las 21 horas, cuando el desenlace era inevitable. En ese momento, la Policía Federal empezó a armar un operativo para evitar que los militantes kirchneristas intentaran mudarse al Obelisco, donde ya comenzaban a llegar los primeros macristas.

Mientras Scioli reconocía la derrota, un grupo aislado de militantes intentó emprender su camino hacia el Obelisco, pero la Policía Federal los frenó, lo que generó algunas escaramuzas que no pasaron a mayores. Era la idea también de Quebracho, que comandados por Fernando Esteche fue apoyar al candidato kirchnerista y evitó mezclarse con La Cámpora.

Mientras tanto, alrededor de las diez de la noche los macristas empezaron a copar el Obelisco, al principio con un poco de timidez, sobre todo varios que elegían dar vueltas en sus autos. Ya con los festejos en el bunker de Macri finalizados, la Plaza de la República empezó a colmarse

Con globos y banderas argentinas, los macristas le dedicaron el triunfo a Cristina y su candidato. “Y ya lo ve, y ya lo ve, es para Scioli que lo mira por TV”, fue uno de los cantos más elegidos, aunque también los hubo directos para Cristina. "¿Adónde están?, ¿Adónde están? los que nos iban a ganar", otro de los hits.

Algunos macristas intentaron movilizar a los suyos para trasladar el festejo a la Plaza de Mayo, pero la idea no prendió ni siquiera un poco en la gran mayoría. Igualmente, la Policía Federal estaba preparada para frenar cualquier intento de que uno u otro grupo se acercara, disponiendo un fuerte operativo en Diagonal Norte.

Coment� la nota