Sorpresa en la Ciudad por la velocidad de la citación

Sorpresa en la Ciudad por la velocidad de la citación

Con sorpresa por la velocidad de la citación, pero a sabiendas de una oleada de datos informales sobre actividades de seguimiento en su contra, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se anotició de la citación del juez federal Federico Villena ayer por la mañana.

Una de sus secretarias tenía en su poder la misiva que le envío el magistrado de Lomas de Zamora para que concurra la semana que viene en calidad de damnificado de una banda de espías que lo siguió en los últimos dos años.

Según pudo saber PERFIL, el estudio del abogado penalista Mariano Mendilaharzu será el encargado de observar el expediente que involucra a Larreta.

Ya en la semana, dos diputados nacionales y un par de sus funcionarios más cercanos le habían revelado algunos detalles sobre el expediente. Es más: uno en particular, también damnificado de la banda que reunió a narcos con presuntos agentes de la AFI, dialogó, de manera tragicómica, sobre la posibilidad de que a alguno de los dos les hayan infiltrado una persona del servicio doméstico en sus casas.

De todas formas, el período que habría sido investigado se corresponde con la campaña de 2019. En ese año, el jefe de Gobierno porteño prácticamente no usaba su oficina en el tercer piso de la sede gubernamental de Parque Patricios y, sin custodia, armó una nutrida agenda de recorridas por las 15 comunas. Es más: en campaña esa agenda se intensificó. Bares, plazas, avenidas comerciales eran parte de sus actividades proselitistas. Es decir: no era muy complejo seguirlo.

A pesar de ello, según los trascendidos que llegaron al gobierno porteño, habría imágenes de Larreta ingresando a reuniones y anotaciones con detalles del tiempo que invirtió en una reunión. No está claro, según estiman en el larretismo, que los datos sean absolutamente ciertos.

Uno de los bares predilectos, transformado en una suerte de sede gubernamental para la mesa chica larretista, es Pizza Cero, al lado del Automóvil Club Argentino, a metros de la casa del jefe de Gobierno porteño. Allí se reunía con María Eugenia Vidal, con funcionarios nacionales, bonaerenses y porteños. Incluso con candidatos. Hasta definió su gabinete actual en múltiples reuniones en ese bar.

Comentá la nota