Otra batalla, fin del amor y una gaviota que vuela

Otra batalla, fin del amor y una gaviota que vuela

Otro frente de batalla

Por estos días se espera que finalmente el gobierno municipal envíe al Concejo Deliberante el proyecto de ordenanza complementaria. Se trata de la norma que regula el modo en que se liquidan los sueldos de los municipales, junto con bonificaciones, plus y entre otras cuestiones.

Era, sin duda, lo que más se esperaba porque se suponía que el secretario de Hacienda Hernán Mourelle iba a aplicar cirugía mayor en muchos plus y bonificaciones que perciben los trabajadores, luego de que el año pasado dejara de pagarles los sueldos a los principales dirigentes del STM tras acusarlos de no ir a trabajar.

Lo cierto es que la  discusión se corrió de eje y la polémica se centró en los proyectos de fiscal e impositiva por la eliminación de diversas exenciones y la suba de a TSU. Con todas sus idas y venidas, el municipio logró aprobar los proyectos (aunque tuvo que ceder a la mayoría de los reclamos de distintos sectores productivos y comerciales) y hoy ya rige el nuevo aumento de tasas.

Pero en las próximas horas se viene una nueva batalla: la complementaria. “Va a ser difícil”, anticipó una fuente del Ejecutivo. Es que, según parece, Mourelle sigue con la idea de recortar algunos beneficios que perciben los municipales en sus salarios. “No se van a tocar los sueldos, que por cierto son de los mejores de toda la provincia, pero sí se revisarán otras cuestiones”, apuntó una fuente de la cartera económica.

¿Qué será? Una de las cuestiones, por ejemplo, serían plus por tarea riesgosa que se perciben en algunas áreas. “El personal de Salud cobra ese plus. Está bien que lo perciba un médico, un enfermero. Pero el que atiende el teléfono… es demasiado”, lanzó una fuente del Ejecutivo.

Se viene un mayo intenso.

El STM volvió al ¿combate?

El secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales (STM), Antonio Gilardi, se despachó en las últimas horas con fuertes declaraciones contra el intendente Carlos Arroyo, luego de que éste decidiera vetar una ordenanza que reglamentaba los códigos de descuento que el gremio tenía para beneficiar a sus afiliados. A partir de esa medida, los municipales podían comprar alimentos, entre otras cosas, y luego se le debitaba directamente del sueldo.

El Ejecutivo lo había eliminado y, a pedido de los radicales y apoyado por el resto de los bloques, de había aprobado una ordenanza que los restituía.  Esa norma es la que Arroyo vetó recientemente.

“Gilardi ya sabía que eso iba a pasar”, contó una fuente del Ejecutivo, que dio a entender que el gremio montó una puesta en escena para volver a enamorar a sus afiliados.

Es que el cierre de la paritaria entre el STM y el Ejecutivo dejó a más de un trabajador municipal disconforme. Muchos delegados ni siquiera se enteraron del acuerdo hasta que se firmó. “Y después nos comíamos las puteadas, porque obviamente la gente quedó recaliente”, contó uno de ellos.

El 12% a partir (7% a partir de abril y 5% a partir de julio) dejaron sabor a poco. ¿Podrá el STM revertir el descontento? 

Se terminó el amor

“Yo creía que iba a tener que cambiar a todos los funcionarios en Seguridad, a Telpuk no lo cambié de casualidad. Cuando vi el trabajo que había hecho y lo bien que se maneja, lo que sabe… hoy no lo cambiaría por nada del mundo”. La frase del intendente Carlos Arroyo la pronunció hace casi dos años. Y en ese lapso el amor por el exjefe de la Policía Local cambió.

En el medio, sin que nadie lo supiera, el intendente dijo que lo nombraría secretario de Seguridad. Pero eso nunca ocurrió. Algunos aseguran que la vinculación de Telpuk a una causa de la anterior gestión frenó ese ascenso. Y a partir de ahí se sucedieron distintos episodios que desembocaron en su salida de las últimas horas

“Hace varios meses que no tenía ninguna función”, justificaron desde el Ejecutivo, aunque también reconocieron que el ahora exfuncionario mantenía una relación tensa con el Ministro de Seguridad Cristian Ritondo.

El mayor cortocircuito se había dado cuando Telpuk dijo públicamente que el Ministerio estaba pagando el combustible para los patrulleros de la Policía Local. “Ahora van a venir 134 intendentes a pedir que le paguemos la nafta”, se quejaron en aquel entonces desde la cartera bonaerense.

Pero no es el único motivo, claro está. Lo cierto es que la Policía Local está perdiendo la identidad con la que se creó y es cada vez más una fuerza provincial. Si bien económicamente siempre había dependido del gobierno provincial la conducción municipal le permitía elaborar ciertas estrategias para la prevención. Eso ya no ocurre y todas las decisiones las toma personal de la Policía de la Provincia.

“Yo nunca voy a entrar en los curros de la Bonaerense”, habría lanzado Telpuk en una dura reunión de Gabinete en la que se abordaron sus diferencias con la gestión provincial.

Pese a todas estas situaciones, el exjefe de la Policía Local se mostró más “caballeroso” que por ejemplo Silvana Rojas y Ana María Crovetto, quienes una vez que fueron removidas de sus cargos prendieron el lanzallamas e intentaron incinerar a Arroyo.

¿Malversación de grúas?

El exdirector del área de Protección a la Víctima, Gastón Herrera, compartió imágenes de tres grúas y dos minibuses estacionados en el distrito Descentralizado El Gaucho que fueron adquiridos con fondos enviados por el gobierno provincial para Seguridad.

“Serían el motivo principal de la salida del gobierno del responsable del área de logística y comunicación de la Policía Local, Coronel Gustavo Sanmartino, como así también del alejamiento de Fernando Telpuk”, explicó Herrera, quien apuntó que el municipio buscaría destinar las grúas para Tránsito cuando fueron específicamente adquiridas para Seguridad. “Pretenden malversar los fondos y llevarlos a prestar servicios a otras áreas”, disparó. 

1.

Chau Acción Marplatense, hola Sumar

Luego de mucho debate y de dar la pelea interna en las últimas elecciones, Santiago Bonifatti resolvió cortar el hilo que lo unió durante más de 20 años a Acción Marplatense y se irá del partido, junto a Nueva Acción, la agrupación que creó para competir en las últimas elecciones.

“Es muy difícil separar a Acción Marplatense de Gustavo Pulti y por eso entendimos que lo más acertado era irnos del partido”, dijeron desde el entorno del actual concejal.

Si bien se había especulado con acercamientos a Cambiemos o en otro momento al massismo, Bonifatti y su entorno decidieron crear un nuevo espacio político: Sumar. Este miércoles por la mañana, en el Torreón del Monje, lanzará el espacio que buscará nutrirse de distintos sectores de Mar del Plata.

“Creemos que en Mar del Plata hay lugar para un nuevo espacio y queremos demostrar que se puede construir una fuerza plural de verdad”, señalaron.

Comentá la nota