Montenegro: “Mi primer decreto va a ser el de la bonificación docente”

Montenegro: “Mi primer decreto va a ser el de la bonificación docente”

A menos de dos días de asumir, el intendente electo revela detalles de las negociaciones para conseguir financiamiento educativo. Y del rol que tuvo María Eugenia Vidal. También habla del gabinete y parece abrir la puerta para un cambio en el Emtur antes de la temporada.

Guillermo Montenegro está de mudanza. No es como la que hace dos años lo trajo a Mar del Plata para pelear por una intendencia improbable. Se mudó del departamento en el que vivió durante la campaña a una casa más amplia. “Para estar más cómodos con los mellis”, dice. Pero tampoco esa es la última mudanza que encaró: ya tiene todo preparado para tener su despacho en el COM (el Centro de Operaciones y Monitoreo). Cumplirá así una promesa de campaña. ¿Y después qué? “El primer decreto que voy a firmar va a ser para derogar la quita del Código 59”, revela el intendente electo en una entrevista con LA CAPITAL cuando ya empezó la cuenta regresiva antes de asumir.

No es la única revelación: también cuenta el rol preponderante que tuvo la gobernadora María Eugenia Vidal en la negociación para conseguir los fondos para financiar el sistema educativo municipal.

Con los secretarios elegidos, Montenegro juega al misterio con los presidentes de los entes y Obras Sanitarias, pero deja un resquicio para la duda sobre una de las certezas que habían deslizado desde su entorno en la transición: la continuidad del titular del Emtur, Jorge Zanier, durante la temporada.

– ¿En qué condiciones cree que va a recibir el municipio?

– La visión ya la estamos teniendo en las distintas áreas. Lo que demuestra la elección de octubre tiene que ver con el estado del municipio, y eso tiene que ver con la falta de respuesta al vecino. Está claro que hubo un problema de gestión, y ese problema tiene que ver con la falta de gestión del intendente, Hay muchas cuestiones que se tienen que resolver, como el trato personal con sectores dentro y fuera del municipio, en una situación financiera compleja, con deudas en distintos rubros. Para tener una visión acabada, les pedimos a los secretarios una auditoría de corte de cada una de las áreas para tener en claro en qué situación están.

– El intendente ha dicho que el municipio tiene superávit.

– No, superávit no hay. Vos podés tener superávit el primer día del mes en tu casa, cuando todavía no pagaste nada. Pero cuando tenés que pagar la tarjeta de crédito, el colegio de los chicos u otras cosas… Es decir que el superávit de que se habla es una foto, cuando en realidad hay que ver la película. Y hoy la película no es buena.

– ¿Fue un relato de Arroyo?

– Superávit la Municipalidad no tiene, tampoco está quebrada, pero sí con complicaciones financieras. Tiene que ver con afrontar las obligaciones que tiene el municipio, ya sean sueldos, paritarias, proveedores. Son temas en los que estamos trabajando desde dos días después de la elección para dar tranquilidad a los trabajadores pero también a los vecinos. El principal beneficiario de que le vaya bien al gobierno es el vecino. Yo no sé si es un relato, pero uno no encuentra un municipio en la situación ideal en que debería estar.

– ¿Se va a hacer un diagnóstico público de la herencia?

– Es importante que nosotros como funcionarios sepamos la Municipalidad que encontramos para poder gestionar como corresponde. La información que uno tiene es clave para tener el punto de partida. Pero creo que todos estamos cansados de hablar de la herencia. Me parece que a la gente le tenemos que empezar a resolver los problemas. No hablar de lo que encontramos, sino decir hacia dónde vamos y cómo vamos a hacer las cosas.

– ¿Le hubiera gustado una mejor transición con el intendente?

– Sí, por supuesto. Pero no por lo que me conviene a mí, por lo que le conviene a Mar del Plata. Pasada la disputa electoral, tenemos que encolumnarnos atrás de la solución de los problemas. Y esto de casi generarle un problema más a la ciudad no es bueno. Claro que me hubiera gustado. Incluso veo cómo se están haciendo las transiciones a nivel nacional y provincial. Es natural discutir el presupuesto, que los funcionarios se junten y se vea el estado en el que está cada área, cuáles son las licitaciones que llevan adelante, cuáles son las cantidades de cada cosa que se van a recibir… Me parece que eso es mucho más sano.

– ¿No hubo ninguna política que se haya podido consensuar?

– Hubo una buena relación formal en la parte de Hacienda y de Gobierno como para entender cuáles son las problemáticas. Pero a nivel de cabezas del Poder Ejecutivo no.

– ¿Qué va a pasar con las designaciones de último momento si se comprueba que estuvieron hechas por fuera de la ley?

– Están judicializadas. Creo que la ley es muy clara: habla de seis meses previos a la finalización de un mandato. El error es designarlos. Uno tiene que ser muy cuidadoso. Cuando uno le está complicando la gestión al que viene, le está complicando la vida al marplatense.

– Hay mucha expectativa entre los docentes por la restitución de la bonificación. ¿Cómo se va a manejar ese tema desde que asuma?

– Estamos trabajando para poder hacerlo. En los números está trabajando Germán Blanco (el futuro secretario de Hacienda).

– El gobierno municipal comunicó una resolución de la Nación para el envío al municipio de $ 258,6 millones para hacer frente a los pagos del sistema educativo municipal. ¿Eso ayuda?

– Una vez que yo tuve claro cuál es la deuda que tenían el gobierno nacional y el provincial con el municipio, empecé a trabajar con María Eugenia Vidal con la deuda que tenía la Provincia y también le pedí que nos diera una mano con la deuda que tenía Nación. Con lo cual me junté con el ministro (de Educación de la Nación, Alejandro) Finocchiaro, después con (el ministro de Hacienda, Hernán) Lacunza. Ella se juntó también con el ministro Lacunza, yo lo hablé con el presidente y se armó un grupo de técnicos en el cual estaban Germán Blanco y Sebastián Puglisi (el futuro secretario de Educación) por el gobierno entrante y un grupo de técnicos de los ministerios de Educación y de Hacienda de la Nación, y se llegó a generar el convenio y el depósito.

– ¿Es decir que no fue una gestión del gobierno saliente, como se quiso hacer ver, sino del entrante?

– Entendiendo la problemática de los docentes en Mar del Plata, yo le pedí una ayuda a la gobernadora y María Eugenia en persona se ocupó de este tema.

– ¿Va a instalarse en el COM?

– Sí.

– A propósito, ¿las cámaras del COM se van a usar solo para seguridad o se van a seguir usando también para hacer multas de tránsito?

– Solo seguridad.

– Ya definió a los secretarios, pero no a los presidentes de los entes ni al de Obras Sanitarias. ¿Cuál es el proyecto para OSSE?

– Es una de las empresas de las que más orgullosos estamos los marplatenses. Creo que el nivel técnico que tiene OSSE es muy bueno, sobre todo cuando vos ves que las obras que se han hecho tienen que ver con proyectos propios, incluso con financiamiento internacional. Eso habla de la seriedad de la empresa. La idea es continuar esa línea y hacerla crecer. No solo con obras específicas en lo que tiene que ver con obras sanitarias, sino también con energía y sustentabilidad. Creo que es una muy buena herramienta de gestión para los marplatenses.

– ¿Tiene el nombre del futuro presidente de OSSE?

– Sí, pero no lo voy a decir.

– ¿Y el del Emtur?

– Sí, pero tampoco.

– Ah bueno, porque se dijo que durante el verano iba a continuar Jorge Zanier. ¿Cuándo piensa que podría asumir el próximo titular del Emtur?

– (Silencio).

– ¿No está segura la continuidad de Zanier?

– Hoy sí. Siempre pensando qué es lo mejor para Mar del Plata. Estamos trabajando en todo lo que tiene que ver con la finalización de los entes. Pensando en calificar la gestión.

– Llamó la atención la designación de un extrapartidario como Santiago Bonifatti para un área tan central como Gobierno. ¿Por qué lo eligió?

– Yo construí con Santiago una relación personal muy buena. Creo que el conocimiento que tiene Santiago del funcionamiento del gobierno y de la ciudad es muy bueno. Me parece que los marplatenses lo tenemos que aprovechar. Yo dije durante la campaña que teníamos que valernos de la mayor cantidad de recursos posibles que tenemos en Mar del Plata para que la ciudad salga adelante, Y cuando uno ve el gabinete, salvo (Darío) Oroquieta (el futuro secretario de Seguridad), todos los demás no solamente son de Mar del Plata sino que estudiaron en la universidad pública, salvo Viviana Bernabei (Salud).

– A horas de asumir, ¿lo acecha algún temor?

– No lo llamaría temor. La mayor responsabilidad que tengo es poder cumplir con todo lo que quiero hacer. Lo bueno es transformar esa presión en una energía positiva. Esto es como la final. la noche anterior no sabés si dormís: la presión está. El tema es cómo manejás la presión. Tiene que salir para que vos juegues mejor. El gran desafío de todos es eso. Estamos objetivamente preparados.

– Da la sensación de que Mar del Plata ya no puede permitirse ni un paso atrás

– No hay margen para la clase política. Esto lo tenemos que resolver más allá de nuestras pertenencias políticas. Tenemos que estar a la altura de las circunstancias.

Coment� la nota