La Justicia congela adecuación de Clarín hasta 2016

El juez federal del fuero Civil y Comercial Horacio Alfonso le concedió al Grupo Clarín lo que buscaba: con una nueva medida cautelar, volvió a frenar la adecuación del conglomerado de medios a los límites impuestos por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y, con eso, le permitirá al multimedio llegar al nuevo gobierno tal como estaba antes de la sanción de la norma, que en octubre cumplirá seis años de vida.

Alfonso extendió este miércoles por seis meses, a pedido del Grupo Clarín, la medida cautelar que había dictado por el mismo lapso de tiempo el 9 de diciembre pasado, cuando el multimedio presentó un recurso en su juzgado para que la Afsca no ejecutara la adecuación de oficio del grupo a los límites antimonopólicos que dicta la ley de Medios. Adecuación que el organismo conducido por Martín Sabbatella ordenó luego de detectar que en la propuesta de escisión presentada voluntariamente por la empresa existían vínculos societarios entre dos de las seis unidades en que planeaba dividirse. Puntualmente, entre las unidades 1 y 2, que concentran el grueso del poderío económico y mediático del holding.

Además, en un segundo fallo, el magistrado rechazó una medida cautelar solicitada esta vez por la Afsca, que exigía que Cablevisión no siga sumando abonados hasta que se resuelva la cuestión de fondo judicializada. Así, Clarín podrá seguir engordando su dominio en el negocio de la televisión por cable, que hoy se extiende al 45% del total del mercado, cuando el tope impuesto por la ley es del 35 por ciento

Con la nueva cautelar, Alfonso permitirá que Clarín mantenga su red de medios, en márgenes mucho mayores a los límites de la ley vigente, hasta enero de 2016. Días después del fin del mandato presidencial de Cristina Fernández.

Las demoras en la causa no recaen solamente en el juez Alfonso. La Corte Suprema de Justicia, cuyo vínculo con el Gobierno nacional fue ganando tensión en los últimos meses, tiene en sus manos desde el 24 de abril un recurso extraordinario presentado por la Afsca contra la cautelar dictada por el magistrado a fines de 2014. Sin embargo, detallaron desde la Afsca, “el expediente no solo no ha ingresado a estudio de ninguna de las vocalías de los jueces, sino que tampoco registra movimiento alguno”.

Clarín presentó el 4 de noviembre de 2013 una propuesta de adecuación, en la cual partiría su red de medios en seis unidades. En mayo de 2014 confirmó quienes iban a ser los titulares de esas unidades: José Aranda y Lucio Pagliaro se quedarían con la Unidad 1, que incluía Canal 13, TN, Canal 12 de Córdoba, Radio Mitre y FM 100 más otras señales provinciales y 24 licencias de televisión por cable de Cablevisión. Este paquete incluía también el diario Clarín. Mientras que Héctor Magnetto y Ernestina Herrera de Noble tomarían la Unidad 2, la continuadora de Cablevisión, con 24 licencias que agrupaban el grueso de sus abonados del área metropolitana y que reúne el 80% de la facturación del grupo.

Pero al revisar el entramado societario de estas dos unidades fue cuando se detectaron los vínculos societarios en el control de las dos unidades, ligados a estudios de abogados y diversas sociedades radicadas en Argentina, Nueva Zelanda, Panamá y Estados Unidos que compartirían el manejo de ambas escindidas.

Coment� la nota