El Indec mostró que la recesión continúa de la mano de un brutal desplome del consumo

El Indec mostró que la recesión continúa de la mano de un brutal desplome del consumo

En el 2019, el PBI caerá en torno de 2,5% por segundo año consecutivo

Durante el primer trimestre, el PBI cayó 0,2% desestacionalizado contra el cuarto del 2018. El número desmintió oficialmente las proyecciones del Ministerio de Hacienda que señalaban que la economía había abandonado la recesión en los primeros meses del 2019. La caída fue de 5,8% interanual. Sorprendió la contracción del consumo privado, que fue de 10,5%. Se trató del peor ajuste del gasto de los hogares desde el segundo trimestre del 2009, cuando la crisis global provocó una caída de 12,7%.

La inversión registró otra brutal caída de 24,6% interanual. El consumo público se contrajo 0,2%. Las exportaciones mejoraron 1,7%. En total, la demanda agregada cayó 10,3% y provocó una baja de las importaciones de 24,6%.

La economía aún no encontró piso aunque varios analistas esperan que el segundo trimestre, de la mano de la cosecha gruesa, sea el primero que dé positivo desde el cierre del 2017. Eso no garantiza la salida técnica de la recesión estadística ya que el agro es pura estacionalidad y habrá que esperar para saber si en la variación libre de esos factores la cosecha logra contrarrestar el desempeño del resto.

Por ahora, el ICAE de la UTDT, que busca predecir los números oficiales, mostró que podría haber una nueva caída desestacionalizada. Pero en general hay confianza en que haya mejora. Eso sí: todo indica que podría no tener posibilidad de sostenerse en el tiempo.

Si el PBI cae 2,5%, la gestión Cambiemos cerrará con baja acumulada de 4,5%

Compartir

El Grupo SBS fue dirigido hasta el año pasado por el actual vicepresidente del BCRA, Gustavo Cañonero. Ayer, a través de un informe, sostuvo: "De cara a los próximos trimestres, seguimos considerando que no están dadas las condiciones para un rebote sensible de la economía. La política fiscal deberá mantenerse restrictiva mientras que elBCRA tendrá que sostener la dureza monetaria. La incertidumbre política postergará las decisiones de consumo e inversión, también pesando sobre la actividad".

Tanto el Grupo SBS, como la consultora LCG y ACM prevén contracciones de 2% para este año. Ese número significaría que la economía cayó, por primera vez desde la salida de la convertibilidad, por segundo año consecutivo. Aún así, ese 2% de caída para el 2019 resulta optimista.

El economista del ITE-FGA, Juan Balasini, hizo las cuentas y le explicó a BAE Negociosque incluso si se da una suba de 0,5% mensual desestacionalizada hasta fin de año, número de por sí optimista, el PBI caería 2,5%. Si eso se da, durante la gestión Cambiemos el producto habrá acumulado una caída extraordinaria de 4,5%.

Semejante variación mensual de 0,5% no es fácil de lograr. El director del CESO, Andrés Asiaín, afirmó: "El Gobierno apuntó todos los cañones contra la actividad y disparó. Tarifazo, paritarias por debajo de la inflación, altas tasas que afectan al consumo y la inversión, ajuste fiscal y devaluación. Este año el PBI va a caer 3% o 3,5%. El segundo y tercer trimestre pueden mejorar un poco con el dólar quieto por quema de reservas, congelamiento de tarifas, el efecto de las paritarias, un impulso al consumo a partir de los créditos de Anses y algo de obra pública en PBA y CABA. Pero en el cuarto trimestre vuelven la devaluación y los tarifazos y eso va a afectar al PBI otra vez".

Coment� la nota