La fragilidad financiera municipal, la principal objeción de candidatos

La fragilidad financiera municipal, la principal objeción de candidatos

Los aspirantes a intendente de Córdoba analizaron la gestión económica municipal y adelantaron qué modificaciones harían. Planes y propuestas de Juan Pablo Quinteros, Olga Riutort y Laura Vilches.

A menos de un mes de las elecciones poco se conoce sobre las plataformas electorales de los principales candidatos a gobernar la ciudad de Córdoba. Los procesos de internas partidarias primero y las derivaciones judiciales en torno a la candidatura de uno de los postulantes luego, se llevaron buena parte de la agenda mediática y de las prioridades de los aspirantes a ocupar el Palacio 6 de Julio. Se suma la imposibilidad –insólita a esta altura del desarrollo democrático– de contar con un espacio institucionalizado de debate de ideas, premisas y proyectos entre los representantes de las distintas fuerzas políticas, aleja la oportunidad de conocer de cerca y a fondo los diagnósticos y propuestas con que trabajan los candidatos. Con intención de sumar a ese intercambio de ideas y de profundizar en la exposición de plataformas y definiciones acerca de la gestión comunal, PERFIL CORDOBA convocó a los candidatos a dar su mirada sobre uno de los campos principales de la administración local como es el de la gestión económica municipal.

Se invitó a los candidatos Rodrigo de Loredo (UCR), Luis Juez (Córdoba Cambia), Martín Llaryora (Hacemos por Córdoba), Olga Riutort (Fuerza de la Gente), Juan Pablo Quinteros (Encuentro Vecinal Córdoba) y Laura Vilches (Frente de Izquierda) a que respondieran un cuestionario en común donde se los consultó sobre la situación económica y financiera de la Municipalidad de Córdoba, el desempeño financiero de la actual gestión, la deuda, los vencimientos actuales y las opciones de financiamiento que emplearían, cambios y propuestas para la gestión económica. Esta semana publicamos las respuestas y propuestas de los candidatos de Encuentro Vecinal Córdoba, Fuerza de la Gente y Frente de Izquierda.

JUAN PABLO QUINTEROS: "Las tasas no se deben ajustar, se indexarán los bienes por inflación"

Sobre la gestión actual. “El último ejercicio cerrado es 2017, en la ejecución parcial de 2018 restan meses de alta inflación que seguramente empeorarán aún más las finanzas del Municipio. El total de ingresos en 2017 fue de $17.613 millones y los egresos $19.461 millones, con lo cual hubo una pérdida de casi $2.000 millones. Además, los ingresos tienen una alta dependencia de dinero que entra a través de otras jurisdicciones como la coparticipación, más del 35%, con lo cual hay un grado de dependencia muy elevado con los poderes provinciales y nacionales. Sin estos ingresos la Municipalidad no duraría 6 meses abierta. Aun si no hubiera déficit el desempeño financiero es malo, porque al vecino no se le devuelve nada de lo que se le está cobrando”.

Sobre la deuda. “En un municipio que tiene el 35% de sus ingresos dependientes de otras jurisdicciones, y que pasó de tener un 5% de su deuda atada a moneda extranjera –en 2016- al actual 50%, la deuda es un tema crucial. El bono de US$ 150 millones devenga intereses semestrales, pagables, el problema va a estar en las fechas de amortización de deuda (US$ 50 millones en 2022, 2023 y 2024). Hay que generar los recursos para poder cancelar esas amortizaciones porque de no ser así esta deuda va a dejar en jaque a la Municipalidad”. “Sería un error grave para el municipio seguir endeudándose en moneda extranjera, solo una situación de urgencia o necesidad lo ameritaría”, marcó.

Cambios. “El primer cambio que se debe hacer es ser claros con los vecinos, los impuestos y servicios los asfixian y todos miran para otro lado. Actualmente, a inicio de año se ajustan las tasas que se cobran en los impuestos y luego se ajustan los bienes por inflación, una doble imposición. En nuestra gestión municipal el mecanismo de incremento por inflación de los impuestos será eso, debemos hacer una ordenanza para que el ajuste sea claro. Las tasas no se deben ajustar, se indexarán los bienes por inflación y cada 5 años se revisarán los valores que alcanzaron los bienes por inflación con los valores reales”.

OLGA RIUTORT: "Un Código de Administración Financiera que integre los componentes del sistema"

Sobre la gestión actual. “La situación económica y financiera del municipio resulta ser crítica cuando se conoce que la regla general es la presencia de recurrentes déficit en sus resultados del ejercicio. La ausencia de gestión y administración para hacer que los gastos sean menores, o a lo sumo iguales, a los ingresos, tiene su contrapartida en un aumento del endeudamiento, no solo en pesos sino también en dólares, y en el incremento de la presión tributaria per cápita: en 2012 cada ciudadano abonaba en concepto de tasas y contribuciones $1.470 mientras que en 2018 el estimado fue de $10.044. Si bien la Municipalidad cuenta con una autonomía financiera que le permite dotarse de capacidad para actuar sin depender de lo que pueda recibir de otras jurisdicciones, las grandes erogaciones que debe realizar anualmente se concentran en solo dos rubros: personal, que se lleva cerca del 60% del presupuesto, e higiene urbana, aproximadamente el 20% del presupuesto”.

Sobre la deuda. “La deuda pública total estimada de 2018 asciende a $11 mil millones de pesos, más del 70% de los ingresos propios municipales estimados. A pesar de la ayuda que las fuentes financieras representan hay que considerar que se trata de una medida transitoria que sirve para cubrir ‘baches’ financieros. Teniendo en cuenta que la próxima gestión deberá comenzar con el pago de las amortizaciones de este bono, y seguirá afrontando los US$ 11 millones anuales que tiene de intereses, el esfuerzo superlativo que deberá realizar el Municipio será inminente. No creemos que buscar deuda en mercados externos sea una opción. Más bien buscaremos coordinar esfuerzos con Provincia y Nación u organismos multilaterales como BID, CAF, Banco Mundial, etc.”.

Cambios. “Un Código de Administración Financiera que integre todos los componentes del sistema (ingresos públicos, presupuesto, contabilidad, tesorería, crédito público, personal, contrataciones, bienes del Estado y control) a los fines de contar con información oportuna para la toma de decisiones y para su publicación periódica, aumentando la transparencia y el control por parte de los vecinos”.

LAURA VILCHES: "La gestión económica sería trabajada con vecinos y trabajadores"

Sobre la gestión actual. “Una parte enorme de los recursos se van a subsidios para empresarios amigos de Mestre. Como los concesionarios del transporte y la basura. Solo en recolección de residuos, la parte de la ganancia que se llevan los empresarios, podría hacer ingresar 3.000 profesionales al sistema de salud municipal. Lo mismo sucede con las licitaciones. Se anunció una inversión para 25.000 luces LED. Se anunció la toma de un crédito por US$ 100 millones, eso da US$ 4.000 por luminaria. Empresas cordobesas pueden vender un insumo de similar calidad por US$ 200 dólares + IVA cada foco con los cables y los postes para instalarla. Allí hay una gran estafa”.

Sobre la deuda. “En apariencia la deuda contraída es controlable, derivada de créditos a corto y mediano plazo, sin embargo, el desempeño financiero del Departamento Ejecutivo Municipal (DEM) resulta alevosamente discrecional. Esta discrecionalidad ha sido garantizada por la mayoría automática de la bancada oficialista en el Concejo Delibenrante. Mestre tiene las manos libres para endeudarse a nivel internacional, hipotecando el futuro de los y las cordobesas. Rechazamos la cláusula ‘de gobernabilidad’ que le da mayoría automática, así como el endeudamiento internacional para garantizar los negocios de los empresarios amigos. Proponemos impuestos progresivos a las grandes fortunas e impuestos extraordinarios a los grandes capitalistas de la ciudad como desarrollistas urbanos, terratenientes y empresarios de la basura y el transporte. También terminaríamos con las exenciones a las empresas multinacionales y a la Iglesia Católica”.

Cambios. “La gestión económica municipal sería trabajada con vecinos y trabajadores, será ahí donde se definan las prioridades de la ciudad. También buscaríamos el asesoramiento de las universidades públicas y centros de investigación, que tienen mucho para aportar sobre la factibilidad de diversas obras y servicios. Buscamos una ciudad orientada a las grandes mayorías populares, que sea inclusiva y esté al servicio también de la mitad de la población, las mujeres trabajadoras. No puede seguir existiendo una ciudad donde unos pocos vivan cómodamente y miles de familias comienzan a preocuparse cuando comienza una lluvia por temor a que se inunde su hogar”.

Coment� la nota