Deuda: se extiende el canje y las cláusulas legales hacen más lento el acuerdo

Deuda: se extiende el canje y las cláusulas legales hacen más lento el acuerdo

Oficializan una ampliación del plazo para entrar al canje. Bonistas del canje de 2005 quieren mantener su mayor protección legal. Mientras, la deuda en pesos agrega un dolor de cabeza adicional

Faltan apenas detalles para que el Gobierno formalice la extensión de unos 10 días en el plazo para canjear 21 bonos de deuda de la Argentina por u$s 66.238 millones bajo ley extranjera. La oficialización será en las próximas horas, según fuentes con llegada al Ministerio de Economía.

Mientras el ministro Martín Guzmán y los tres grandes grupos de acreedores acercaron sus números pero no al punto de llegar a un acuerdo, una cuestión lateral amenaza con demorar la fumata blanca. Se trata de la protección legal que tendrán los nuevos bonos que ofrezca la Argentina: si la reestructuración se cerrará con indenture 2005 o 2016.

Las cláusulas de 2005 son más favorables a los bonistas, ya que en aquel año aceptaron una quita de 75% para que la Argentina saliera del default. Las de 2016 ofrecen un panorama más favorable para el soberano.

El comité Argentina Exchange Bondholder Group, integrado por 18 fondos como Monarch, HBK, VR y Cyrus, entre otros, tienen el 15% de las acreencias de los bonos que surgieron de los canjes de 2005 y 2010 y poseen mejor protección legal, que no la quieren ceder ahora, ya que se sienten privilegiados frente a los otros fondos, que apostaron a la Argentina en tiempos de Mauricio Macri, a partir de 2016.

 Este grupo de bonistas del canje está asesorado legalmente por Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan LLP y trabaja junto al abogado Dennis Hranitzky, quien representó a Paul Singer en sus demandas contra la Argentina.

El Gobierno, en cambio, desea cerrar con todos los comités bajo las cláusulas más favorables para el Estado.

Más allá del Valor Presente Neto (VPN o NPV, por sus siglas en inglés), será clave un acuerdo sobre este punto.

La deuda en pesos, un dolor de cabeza adicional

Al tiempo que Economía busca apurar un acuerdo que permita liberar por un tiempo a la Argentina de sus obligaciones financieras en moneda dura, otra dura tarea espera para junio: el refinanciamiento de la deuda en pesos.

Solamente en este mes, el Gobierno afrontará vencimientos por casi $ 340.000 millones, de los cuales poco más de $ 220.000 millones están en manos de privados, según calcularon las consultoras Labour, Capital & Growth (LCG) y Ecolatina, a pedido de El Cronista.

Para LCG, las necesidades netas de financiamiento en pesos llegarán en junio a un equivalente de u$s 3148 millones.

La principal preocupación radica en el Botapo (TJ20), programado para el 21 de junio. Los privados tienen unos $ 120.000 millones en este instrumento y el mayor poseedor sería PIMCO, contaron fuentes del mercado.

Su equivalente actual en dólares es de u$s 1812 millones, de acuerdo a las planillas de Guido Lorenzo, director Ejecutivo de LCG.

Es una montaña aún más alta que la del Bono Dual AF20 que en febrero desembocó en un reperfilamiento y, finalmente, en un canje por etapas. La otra opción sería un pago con emisión monetaria, que podría disparar las brechas cambiarias a un nivel mayor que el actual.

Antes del vencimiento del Botapo hay dos licitaciones de deuda en moneda local programadas por Economía en forma preliminar: el jueves 11 y el jueves 18. Lucía Pezzarini, de Ecolatina, cree que posiblemente se involucrará un canje de ese título.

Fuentes oficiales consultadas contestaron que el 21 de junio es "el largo plazo", en este contexto.

Comentá la nota