Carrió: “Si hubo coimas en el Senado, De la Rúa fue quien las autorizó”

Carrió: “Si hubo coimas en el Senado, De la Rúa fue quien las autorizó”
Si bien reconoció no tener pruebas, dijo que cree en Pontaquarto y que la Alianza impidió investigar el tema. También declararon Vilma Ibarra y el ex senador Carlos Corach

BERNARDO VÁZQUEZ Buenos Aires

Elisa Carrió, por entonces diputada nacional por Chaco, fue una de las denunciantes de las presuntas coimas en el Senado en 2000, durante la presidencia de Fernando De la Rúa. Ayer, doce años después del comienzo del escándalo, la todavía representante de la Cámara Baja fue testigo en el juicio oral y público y complicó al ex Presidente al declarar que “ordenó el pago de coimas”. Además, por los Tribunales de Comodoro Py también pasó el ex senador nacional Carlos Corach y la ex asesora del Senado Vilma Ibarra.

Poco antes de las 10 de la mañana llegó Elisa Carrió a Tribunales para presentarse ante el Tribunal Oral Federal 3. Su declaración fue la más saliente, especialmente porque fue una de las pocas personas que comprometió a De la Rúa con su testimonio y lo asoció de manera directa con las presuntas coimas que habrían recibido senadores justicialistas para aprobar la ley de reforma laboral en 2000.

Carrió, que en ese entonces era representante de la UCR, dijo que “la Alianza impidió la investigación en la Cámara de Diputados y con el rechazo al juicio político se garantizó la impunidad de Alberto Flamarique”. El ex ministro de Trabajo está acusado de gestionar las coimas para los senadores del PJ Augusto Alasino, Remo Costanzo, Alberto Tell y Ricardo Branda, entre otros. En su testimonio, que terminó poco antes del mediodía, Carrió reconoció que no le consta que se hayan pagado coimas, aunque reveló que le cree al “arrepentido” Mario Pontaquarto y que “si eso se hizo”, en alusión al pago de sobornos, “no hay dudas de que la responsabilidad política fue de Fernando de la Rúa”.

La ex candidata a presidenta salió en defensa de Pontaquarto, el ex secretario parlamentario que denunció ser nexo en el pago de las coimas por $ 5 millones, que habría salido de la caja de la SIDE, a cargo de Fernando De Santibañes, otro de los imputados en la causa. Carrió consideró que la versión de Pontaquarto es “creíble”.

Carrió también le dedicó una mención al ex vicepresidente Carlos “Chacho” Álvarez, quien ejerció “presiones terribles a los diputados del Frepaso para garantizar la impunidad y rechazar el juicio político a Flamarique”. Además, mencionó que la sanción de la ley fue “una exigencia del Fondo Monetario internacional al gobierno de la Alianza y que votó en contra, por lo cual sus compañeros de bloque le dejaron de hablar”.

Luego fue el turno de Vilma Ibarra y Carlos Corach, quienes a tono con la mayoría de los testigos previos dijeron que no les consta la existencia de sobornos. Colaboradora de “Chacho” Álvarez, Ibarra apuntó contra Alasino, que “amenazó con no darnos el voto” para diversas leyes. Corach, por su parte, declaró que “no me consta que hubiera esa maniobra”, negó haber recibido oferta alguna y dijo que votó a favor de esa ley “porque era una decisión orgánica” del justicialismo.

Coment� la nota