La calculadora del peronismo K alimenta la ilusión de un batacazo en Chubut

La calculadora del peronismo K alimenta la ilusión de un batacazo en Chubut

El recuento en las PASO dio ganador a Arcioni, pero la suma por fuerzas agita las expectativas K. El cálculo de cada ciudad y el trabajo de Linares para evitar la dispersión del voto. 

El peronismo kirchnerista de Chubut está expectante. El resultado de las PASO provinciales le dejó abierta la posibilidad de ilusionarse, aunque la necesidad de construir unidad y seducir a gran parte del electorado es fundamental para que ese objetivo sea realidad.

Según el escrutinio final, el gobernador Mariano Arcioni (Chubut Al Frente) obtuvo casi el 32% (98.671 votos) y aventajó considerablemente a su inmediato perseguidor, el intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, tras imponerse en la primera vuelta del peronismo K. En un principio, sumando los votos de sus rivales, el conductor de la ciudad petrolera estaría en condiciones de dar el salto en la general del 9 de junio, pero lo espera el gran desafío de evitar que se repita el escenario de 2017, cuando el PJ ganó en la primera vuelta pero quedó tercero en la contienda final. Para eso, evitar la fuga de antiguos rivales y recuperar una provincia estratégica en el sistema energético nacional es el principal objetivo.

En medio del desplome de Cambiemos a nivel nacional, el peronismo patagónico se debate entre la continuidad de un gobierno que estabilizó a la provincia o la vuelta del kirchnerismo, que tiene en Linares a uno de sus referentes. Este amigo personal de Cristina Fernández de Kirchner fue elegido en las urnas y debe abrir el juego a sus contrincantes. La meta es clara: si hay unidad, las posibilidades de sacarle el poder a Arcioni existen. Y los números respaldan esa teoría. 

Sumando los votos de Gustavo Mac Karthy Omar Burgoa, los rivales de Linares en las PASO, el Frente Patriótico superó a Arcioni por 2.297 sufragios. 

Sumando los votos de Gustavo Mac Karthy y Omar Burgoa, los rivales de Linares en las PASO, el Frente Patriótico (la versión electoral K chubutense) alcanzó 100.968 votos, 2.297 más que Arcioni, referenciado a nivel nacional en Alternativa Federal.

Un claro ejemplo de la necesidad de aglutinar sus votos se dio en Comodoro. A pesar de que no ganó en su ciudad, Linares -si toma los sufragios de las PASO- podría sacarle una leve diferencia a Chubut Al Frente, que llegó a 32.857 votos; las tres listas del Frente Patriótico sumaron 38.286, exactamente 5.429 más. La cuenta se repite en Trelew, la segunda localidad en importancia. 16.027 sufragios alcanzó Arcioni y el kirchnerismo llegó a 19.009 con las tres listas.

Por Puerto Madryn, la ciudad del compañero de fórmula de Arcioni e intendente Ricardo Sastre, sucede algo parecido. Del total que el oficialismo cosechó, el peronismo K dio pelea en conjunto con 14.305 contra los 16.460 que defendió Sastre desde el poder local.

En Esquel, desde la cordillera, el escenario también es parejo. Los K recogieron 4.387 contra 5.811 del gobernador y sus aliados. En Rawson, la capital, tierra de la aliada de Arcioni Rosana Artero, la diferencia fue muy pequeña a favor del gobernador. Los “patrióticos” obtuvieron 274 menos que el mandatario: 6.084 contra 6.363.

"El peronismo es la fuerza de los chubutenses para sacar a la provincia de esta crisis", analizó Linares, junto a Mac Karthy, apenas terminaron las primarias. El objetivo de convocar a todos los sectores fue el de no repetir la experiencia de 2017, cuando el espacio llegó dividido con seis listas: se impuso en la cantidad de votos en las PASO, pero quedó tercero en la general de medio término. En aquella oportunidad Arcioni, con el respaldo del dasnevismo, se llevó el triunfo. Tiempo después, asumió el mando en medio de una crisis sin precedentes.  

Por estos días, el kirchnerismo intenta relacionar a Arcioni con la Casa Rosada. "(Arcioni) es (MauricioMacri y ha acordado por el desarrollo de las empresas mineras. Es un acuerdo que está hecho y está formalizado", disparó Mac Karthy, quien se muestra alienado con su verdugo en las PASO.

Un dato no menor es cómo Arcioni logró el respaldo del poderoso sindicato petrolero. Este gremio, que reúne a los trabajadores de la Patagonia sur (Chubut y parte de Santa Cruz), tiene una notable ascendencia en la comarca petrolera: Jorge "Loma" Ávila, de buena relación con Linares -lo acompañó al Instituto Patria para dialogar con CFK-, es una de las cartas fuertes de Chubut Al Frente. “No tengo dudas de que Arcioni será declarado gobernador. Las urnas hablaron y lo dan como ganador a Mariano", advirtió apenas se conocieron los resultados. 

FUGAS. Pero la temporada de pases ya se abrió. La primera en correrse del Frente Patriótico fue la candidata a vice de Omar Burgoa, Valeria Galone. Esta ingeniera civil de Comodoro anunció que su límite era Linares. Viejas rencillas la impulsaron a pensar un salto al oficialismo provincial. “Burgoa sabía desde un principio que no íbamos a acompañar a Linares. Después de las elecciones, él tampoco tuvo un trato con nosotros y no hubo ningún tipo de comunicación. Dejamos en claro esto: en un principio no queríamos interferir en los acuerdos que podía tener con el Federalismo Chubutense dentro del PJ, pero ya no estábamos acompañándolo”, dijo la dirigente justicialista.

Aunque en el kirchnerismo le bajan el precio a este movimiento en el tablero, la primera salida podría anticipar alguna otra importante. Mientras, Linares, Mac Karthy y Burgoa insisten en el viejo apotegma de la unidad para la victoria. 

Coment� la nota