Arroyo le confirmó a la oposición que este martes echan a Mourelle

Arroyo le confirmó a la oposición que este martes echan a Mourelle

En una reunión con los presidente de bloque, el hijo del intendente le comunicó a los concejales que la decisión ya está tomada y que mañana será oficializada. Fuerte respaldo de todo el arco político a la determinación del Jefe Comunal.

Guillermo Arroyo, hijo del intendente Carlos Arroyo, le confirmó este lunes a la noche a un grupo de concejales que este martes será echado el polémico secretario de Economía y Hacienda, Hernán Mourelle.

La novedad la dio a conocer en una reunión de presidentes de bloques del Concejo Deliberante. LA CAPITAL confirmó los dichos de Arroyo con tres de los participantes de ese encuentro. “Hasta mañana no habrá declaraciones oficiales. El anuncio debe hacerlo el intendente. Todos manifestamos un fuerte respaldo a esta decisión. Era algo que debía ocurrir hace tiempo”, confió uno de los consultados.

Según las fuentes, la decisión de Arroyo es irreversible: el decreto ya está redactado y sólo falta estamparle la firma.  Y no solo eso: también se marcharía la subsecretaria del área, Verónica Giovaniello.

Se menciona a un funcionario de carrera como posible reemplazante de Mourelle.

De la reunión de este lunes a la noche participaron, además de Guillermo Arroyo, los concejales Claudia Rodríguez (Acción Marplatense), Cristina Coria (UCR), Balut Tarifa (Unidad Ciudadana), Daniel Rodríguez (Unidad Ciudadana), Alejandro Carrancio (Crear), Mercedes Morro (Frente Renovador) y Guillermo Saénz Saralegui (presidente del Concejo Deliberante).

A días de cumplir dos años en el cargo (había asumido el 22 de septiembre de 2017 tras la salida de Gustavo Schroeder), todo indica que el hombre enviado desde Lanús ya no manejará las finanzas del Municipio desde mañana.

Los rumores en torno a la posible salida del funcionario comenzaron a circular el viernes al mediodía cuando el intendente dio una fuerte señal de agotamiento con las actitudes del secretario de Economía y Hacienda: lo desautorizó y ordenó que se le paguen los sueldos a los asesores de los concejales, luego de que Mourelle le enviara una carta planteándole hacer lo contrario buscando profundizar un conflicto que le producía cada vez más desgaste al intendente.

En medio de fuertes tensiones y acusaciones cruzadas durante los últimos días, varias fuentes coincidieron en que Mourelle forzó la construcción de escenario conflictivo para generar las condiciones y el momento para apartarse definitivamente de la gestión que recibió el respaldo de apenas el 5% de los marplatenses y batanenses en las PASO del mes pasado.

La especulación y los desencuentros, claro está, no surgieron en la última semana. El secretario de Hacienda fue protagonista en estos casi dos años de un sinnúmero de escenarios de conflicto con distintos sectores de la ciudad: denigró al Sindicato de Trabajadores Municipales, destrató a los productores teatrales, trató de “chantas” a los dirigentes de los principales clubes deportivos de la ciudad, fue escrachado por docentes por los recortes encomendados, lideró variados enfrentamientos con organizaciones sociales y su accionar fue repudiado en más de una oportunidad por la amplia mayoría del Concejo Deliberante. Ni opositores ni oficialistas escatimaron críticas.

El recorte de Arroyo al poder de Mourelle dentro del gabinete fue tan contundente que desde el viernes comenzaron a correr sólidas versiones sobre la salida del gobierno del polémico funcionario. “No voy a renunciar y seguiré hasta que Arroyo decida lo contrario”, dijo en las últimas horas a Radio Brisas, declaración que sembró más dudas que certezas, conociendo su accionar. Parece que Arroyo ya decidió.

A la desautorización de Arroyo se sumó un duro golpe del Honorable Tribunal de Cuentas, que determinó que resulta “viable considerar para el cálculo del tope del 2% los ingresos corrientes estimados en el Cálculo de Recursos de Obras Sanitarias”, algo que desestimó el argumento que el funcionario le planteó al intendente en la carta para justificar la demora en el pago de le los asesores de los distintos bloques del Concejo.

Hernán Mourelle.

Sumar conflictos

La salida de Mourelle comenzó a definirse esta mañana. El polémico funcionario disparó una catarata de enérgicas críticas “contra todos” y en ese sentido incluyó al Concejo Deliberante, al contador municipal, al presidente del bloque de la Agrupación Atlántica e hijo del intendente, Guillermo Arroyo, y al secretario de Gobierno, Alejandro Vicente, con quienes hace tiempo mantenía un tenso vínculo personal y político, amortiguado únicamente por la necesidad de esconder las diferencias dentro del gobierno en este año de elecciones. El resultado de las PASO, sin embargo, hizo imposible seguir ocultando ese escenario.

En las últimas horas, desde su cuenta de Twitter, vía que habitualmente elige para criticar a dirigentes de otros partidos y trabajadores de diferentes sectores, Mourelle salió con los tapones de punta contra el candidato a intendente de Juntos por el Cambio, Guillermo Montenegro, a quien le escribió: “Montenegro quiere volver al pasado, dónde en los últimos 30 años el Municipio no reparó una sola escuela provincial porque utilizó $350 millones que recibe por ano para discriminar a nuestros chicos y burlarse de los 14 mil docentes restantes.

Coment� la nota