Qué tiene Gay en la cabeza

ASÍ SERÁ EL NUEVO GOBIERNO DE GAY. Tras el abrumador triunfo de Cambiemos en Bahía Blanca, Héctor Gay prepara un relanzamiento de su Gobierno. Con el certificado respaldatorio de la mitad de los bahienses, el Intendente ya tiene un plan para encarar la segunda parte de su gestión.

Con un conocimiento que no tenía -ni imaginaba- hace dos años cuando asumió, ahora el alcalde amarillo pisa sobre terreno firme. Se siente seguro y conoce “la botonera”. Descifrar los secretos y pormenores de una administración municipal lleva su tiempo.

Bahía Indiscreta accedió, de manera exclusiva, al paper que va delineando Gay para lavarle la cara a su administración.

El relanzamiento del Gobierno, cuyo adelanto fue el desembarco del ingeniero César Tommasi como jefe de gabinete, incluye un ajuste y reacomodamiento en el staff político.

Veamos...

Hoy los funcionarios políticos en la Municipalidad son 90. La idea del jefe comunal es reducir ese número a 80.

De la primera línea hay tres que a partir de diciembre dejarán su cargo. La primera es Constanza Rivas Godio, secretaria de Gestión y Coordinación Gubernamental. En la mesa chica del Intendente creen que se trata de un cargo que no tiene una función específica. Se disolverá el área y Connie volverá a su banca del Concejo Deliberante, desde dónde podrá aportar su experiencia.

Otro de los que no seguirá es el secretario de Innovación y Desarrollo Creativo Diego Riva. En este caso, se trata de una salida consensuada porque el joven funcionario tuvo un pico de estrés grave y los médicos le recomendaron “parar sí o sí”. Su área se funcionaría con la secretaria de Modernización y Gobierno Abierto, que seguirá a cargo de la radical Elisa Quartucci.

De todas maneras Riva seguirá en carpeta de Gay para un puesto fuera del gabinete pero de vital importancia en el futuro.

Javier Lujan, Director Innovación, dejará su cargo. Se irá a trabajar a un importante espacio en el Ministerio del Interior. Su lugar no será cubierto.

Otra funcionaria que ya no estará en Alsina 65 es Lucía Pendíno. La directora de Inclusión y Accesibilidad fue electa concejal y está decidido que asuma su banca. Lo mismo sucederá con el radical Federico Tucat, que termina su gestión en la subsecretaría de Secretaría de Seguridad con una buena performance y a la par de Emiliano Álvarez Porte. Aún se evalúa si es necesario cubrir los puestos que dejarán los ediles electos.

En el área de Salud también habrá cambios: en unos meses dejará la subsecretaría la pediatra Susana Elliker. Funcionaria eterna y valiosa de la Municipalidad (estuvo en todas las administraciones desde 1990) se acogerá a los beneficios de la jubilación. Por el momento, no hay pensado un reemplazo.

Otra histórica y muy valorada en distintos gobiernos es Silvia Sgalla, que conservaba un cargo político en el área de Niñez. También se jubila.

En tanto, París Senesi, un antiguo dirigente peronista, deberá dejar su puesto en la dirección de Deportes y que no muchos conocían que ostentaba.

Al excomisario Darío Bruno no le renovarán el contrato como asesor de la Secretaría de Seguridad, aunque no se descarta que pueda volver a ser convocado en el futuro.

LOS MEJORES PUNTAJES

En el paper de Gay también hay un subrayado especial para los funcionarios que “se ganaron el sueldo” y que cumplieron con creces su tarea.

Sorprendieron, especialmente, algunos que fueron mirados de reojo al comienzo de la gestión porque tenían otro origen político y no eran de la cantera PRO. Uno de ellos es el ingeniero Alejandro Meneses, que desde la subsecretaria de Proyectos y Obras se ganó la consideración y la estima de los de afuera y los de adentro.

En algún momento se evaluó la posibilidad de que Meneses se quede a cargo de todo el área en remplazo de Guillermo Manrique. Por ahora, ese cambio no se hará y el exEdes seguirá como secretario aunque le quitarán algunas tareas: una de ellas es la coordinación de las delegaciones. Su desabrido carácter genera enfrentamientos con los delegados, por eso a partir de diciembre deberá tratar con el Jefe de Gobierno Fabio Pierdominicci, que también ha tenido altibajos en su trabajo y permanecerá “en capilla”.

Otro de los funcionarios foráneos que se ganó la confianza de la “mesa chica” amarilla es el agrimensor Rodrigo Dulsan, titular de la Asesoría de Tierras y Escrituras. Con pasado peronista y estrechos vínculos con la exintendenta K de Villarino Patricia Cobello, Dulsan demostró ser uno de los más activos y sobresalientes exponentes del gabinete.

EL VOCERO

Pablo Romera está a cargo, junto a Carlos Rossi y Maximiliano Cenizo, del área de Prensa municipal. Su función siempre fue la de atender las demandas de sus colegas periodistas y la coordinación de las entrevistas. A partir de ahora se le sumara la función de vocero municipal. Para evitar el desgaste diario del Intendente saliendo en los medios, Romera hablará en su nombre. Y Gay se preservará sólo para ocasiones especiales.

¡¡CONCEJALES A TRABAJAR!!

En el Concejo Deliberante, ya está decidido que Nicolás Vitalini seguirá como presidente del cuerpo. En el caso de la presidencia del bloque, aún no está definida la continuidad de Soledad Pisani.

Por su parte, hay dos mujeres estimadas por la mesa chica de Cambiemos. Una es Soledad Martínez, que quedará afuera de la banca cuando regrese Rivas Godio. La otra es la exmassista Vanina González, que dio una muestra de amor amarillo en plena campaña y ya mantuvo reuniones con jerarcas del PRO. Ambas serán cobijadas. Uno de los lugares podría ser una secretaría en el mismo Concejo.

Más allá de los nombres y de los puestos, Héctor Gay les encomendará una nueva función a sus doce concejales: serán colaboradores de los delegados municipales.

Como se sabe, el trabajo de los integrantes del cuerpo deliberativo no es demasiado estresante, por esa razón el Intendente les asignará una delegación municipal a cada uno para que contribuyan a atender las demandas barriales.

LO QUE DEJÓ LA ELECCIÓN EN NÚMEROS

Cambiemos pasó de tener 43,5% en 2015 al 49,2% en la última elección. Sumó el adepto de 12.768 bahienses. Con estas cifras, se posicionan en el podio de los más votados en la historia de la ciudad. Según los registros, ese porcentaje sólo fue superado por Jaime Linares en los años ´90 cuando arrasaba como intendente. En la sección, el record lo obtuvo Santiago Nardelli que se convierte en el legislador más elegido desde el regreso de la democracia.

El kirchnerismo hace dos años en Bahía obtuvo 35,4 %. En estas elecciones su caudal se redujo a 19,2%. Traducido, esto significa que 27.492 bahienses que en 2015 habían abrazado la boleta K, ahora la rechazaron.

Esos 27 mil podría concluirse que son los votantes duros de Marcelo Feliú, que hace dos años iba en la boleta de Scioli y este año fue con la de Randazzo.

Feliú en esta legislativa totalizó 32.620 sufragios. Obtuvo el doble de votos que su jefe político Florencio. Esos 16 mil votos extra provinieron de gente que cortó boleta y arriba optó por Massa (18%), Cristina (15%) y Bullrich (8%).

En 1País los números son catastróficos. La alianza Massa-Stolbizer no entusiasmó en Bahía. En 2015 la boleta del tigrense obtuvo 16.555. Y la de Margarita (hace dos años se llama Progresistas) había llegado a los 12.793.

La unión de las dos fuerzas no fue una suma aritmética. Se podría decir que fue todo lo contrario. Ahora massistas, margaritos y woscoffistas consiguieron 14.605 votos. O sea, Massa no solo no sumó las 12 mil personas que habían tenido Progresistas en 2015 sino, que perdió unos 1.950 votantes.

Este desastre electoral significó la vuelta al llano de Martín Salaberry, que no logró renovar su banca, y de María Marta Corrado, que en diciembre perderá los fueros de diputada y comenzará a desfilar por Tribunales, como hace años hacía como fiscal. Ahora lo hará como procesada.

Y otro dato político relevante es que el cataclismo de este grupo político fue el certificado de defunción del Integración Ciudadana, partido fundado por Raúl Woscoff que supo ser una alternativa seria y bien constituida en Bahía ya no tendrá concejales.

Comentá la nota