“Hay que terminar en Luján con los liderazgos impuestos”

“Hay que terminar en Luján con los liderazgos impuestos”

EL CIVISMO dialogó con el concejal saliente y referente del peronismo local, César Siror. Cómo analiza el presente del FpV ante las derrotas en las tres instancias electorales. “Desde Luján cometimos muchos errores ante una gestión de Luciani desastrosa”, dijo.

¿Cómo analiza este escenario de derrota en los tres planos electorales?

- A nivel nacional tuvimos una elección donde el Frente para la Victoria pierde, no por mucha cantidad de votos. El contexto fue histórico. El candidato Macri, de la derecha, que por voluntad popular fue elegido presidente, dijo qué era lo que iba a hacer antes de la elección y llegará a la Presidencia con una receta expuesta. Somos respetuosos de esa voluntad y nosotros debemos hacer una profunda autocrítica, más allá de las sorpresas y un contexto diferente de la Argentina que se viene.

- Después de ese domingo, ¿hubo reuniones del sector interno o encuentros ampliados?

- No, aún no. Después de la elección del 25 de octubre donde en Luján claramente el partido gobernante en alianza con el macrismo ganó y nos generó la peor derrota del peronismo contra su adversario histórico, por 11 puntos de diferencia. La militancia y la dirigencia se puso a trabajar de cara al ballotage del domingo pasado y en los próximos días tendremos un profundo análisis político y metodológico de todo el peronismo en conjunto.

- El análisis de la derrota en los tres niveles, ¿es igual? ¿Encuentran las mismas causas?

- No, no son iguales causas. La comunidad de Luján tiene una particularidad especial. Desde Luján cometimos muchos errores para no poder captar esos votos y tener este resultado. Fue ante una gestión de Luciani que fue desastrosa, lejos de la gente y con bajísimos resultados, a pesar de haber tenido un apoyo permanente desde los gobiernos de Nación y Provincia. Evidentemente la propuesta del Frente para la Victoria no fue captada o no se comprendió desde el electorado. En Provincia se perdió y esa es una derrota dolorosa, pero estamos orgullosos del candidato del FpV para gobernador. Lo mismo con Daniel Scioli, que puso todo, sobre todo en las últimas instancias previas al ballotage para dar vuelta una situación que se veía difícil.

- Al analizar la derrota local usted habló de un peronismo perdiendo contra el vecinalismo. ¿Cree que esos términos estaban o pesaron en el electorado?

- Es algo que modificó las estrategias electorales y de los candidatos en la última etapa. Siempre entendimos que la gente tiene que votar y entender propuestas. Propuestas con identidad en el peronismo y no llegar con un mensaje lavado y discordante con lo que la comunidad exige. Claramente ese fue uno de los errores. La gente votó una coyuntura política a partir de los personalismos y eso es un error político.

- Antonio Muñiz, como otros dirigentes del PJ de Luján, hicieron pública la necesidad del peronismo local de trabajar con nuevos liderazgos, con un trabajo más horizontal. Pero suele decirse eso después de cada derrota. Y ante el calendario electoral, adherirse a los personalismos.

- El peronismo no solo de Luján sino de la provincia tiene que darse una instancia especial, de reconstrucción, de volver a las bases. Hay que dejar de lado los personalismos. Tener una mirada fuerte desde la periferia al centro y entender las dificultades que tendremos no solo para el peronismo sino para la comunidad toda. En esos estamos convencidos. No creemos en quienes nos van a gobernar y debemos aferrarnos a las políticas que defendimos siempre. Se viene esa etapa de rescatar los valores que siempre nos hicieron fuertes a los peronistas. Los compañeros honestos, leales, capaces, con historia, trayectoria y también los jóvenes deben tener un fuerte lugar en la instancia que viene. De ahí surgirán los liderazgos. Hay que terminar en Luján con los liderazgos impuestos. Deberán surgir nuevos, de abajo hacia arriba, que alguna vez hicieron del peronismo, convirtiendo al peronismo en una máquina de ganar elecciones.

- En octubre, ante la derrota, en el local del FpV personificaban en usted o Ariel Notta una supuesta traición.

- Debemos decir que quienes conformamos la Lista 6 fuimos a una interna porque teníamos y tenemos diferencias metodológicas y también ideológicas. Llegamos a una elección donde claramente yo asumí la responsabilidad de sumarme a una lista y fuimos visibles en la campaña, trabajando para el FpV. Entendemos el dolor de algunos compañeros que esa noche vieron una derrota que para algunos no era tan esperada. Era una elección muy difícil por el contexto local pero jamás nos alejamos a la campaña. Sí desde la Lista 6 promovimos temas fundamentales para incorporar en la plataforma para captar los votos de la primaria, pero no alcanzó.

Hay que proponer ideas, discutir política. Teníamos que plantarnos ante la Unión Vecinal, nuestro adversario histórico, y eso no se logró, no se hizo. Fue una campaña desde el individualismo y fue uno de los factores que nos llevó a tener tanta diferencia con la UV. El mayor respeto debe ser a la cabeza de lista, que debe conducir a los compañeros a la victoria. Participamos respetuosamente aunque las decisiones de la campaña política no se compartían. Las decisiones debían identificarse desde una opción del peronismo y del FpV ante la Unión Vecinal.

- ¿Cómo describe una campaña en la que, además, el candidato del FpV contó con todo el apoyo desde Provincia y Nación?

- Fue inédito. Aunque algo así habíamos vivido en la época de Graciela Rosso, con una impronta que tenía que ver con decisiones que, por costumbre o tradición o convicción, no compartíamos.

- ¿Tanto como para instalar esa idea de un Municipio paralelo?

- Yo no creo que se haya montado un Municipio paralelo. En Luján el proyecto político de Cristina Fernández de Kirchner se vio claramente en Luján y por ahí los dirigentes no supimos o no quisimos identificar que realmente era un proyecto superador o no que llegaban en nombre de… Eso se tiene que analizar. A Luján llegaron muchísimos programas nacionales y provinciales y llegaban por un proyecto, no para un candidato o una candidata.

- ¿Cómo ve el presente del princismo sin representación en el Concejo Deliberante?

- Confiamos en los compañeros. Creemos que el peronismo estará representado en el Concejo Deliberante y en el Consejo Escolar. Alejandro Bustos tiene dos años más como consejero y Marcela Brandoni alcanzó un lugar también. Es importante y necesario trabajar en conjunto desde los dos espacios. Sacando de lado los sectores, desde lo institucional hay que volver al peronismo de base sin nombres propios.

- ¿Cómo será ese rearmado, con sectores que militaron pero a cambio de algo? De planes, programas, empleos, recursos, hasta del alquiler de un local.

- Creo en la buena fe y la voluntad de muchísimos compañeros que pusieron horas y dejaron a sus familias para trabajar en función de un proyecto político. Hay que terminar en Luján con la idea de que la política va atrás de un puesto o se participa para tener un laburo o un cargo. Se milita para defender una idea o un proyecto que debe ser colectivo. En eso nos vamos a plantar. Basta de ambiciones personales.

- Quien fue candidato local, Leonardo Boto, adelantó que volverá a ser candidato en 2019. No sé qué proyectan Notta, Prince, Molinero, entre otros.

- Nosotros claramente entendemos qué pensamos y queremos para los próximos años: una construcción de abajo hacia arriba, sin anteponer nombres. Esos nombres los ponen los vecinos. Las candidaturas no deben exigirse. Y los liderazgos se construyen, se ganan. Por ahí el concejal que dijo esto lo dice convencido y se respeta. No pidas que lo comparta.

- ¿Cuál será el rol del PJ? Dio la sensación de no estar plenamente activo en los últimos años.

- Luján fue en la elección del Consejo Partidario un adelantando. Jóvenes y compañeros de experiencia se juntaron en una conducción histórica e inédita. Hoy el presidente, el secretario general, la secretaria de Juventud, entre otros, tienen esa característica. El partido debe ser la casa de todos los peronistas y los no peronistas. Hay que recuperar las políticas de cercanía con el vecino. Sin sectarismos, sin ser excluyente. Ahí surgirán los liderazgos concretos. En la actualidad conduce Cristina Fernández y en Buenos Aires escuchamos al compañero Espinoza que le puso el hombro al proyecto en todos estos años. Habrá una reunión interna para ver cómo se sigue desde Provincia. Es sano, lógico para resurgir desde el partido.

- ¿Cómo repercute en el FpV que el domingo la derrota del candidato del proyecto haya sido en Luján aún más amplia que la de octubre para la Intendencia?

- Es algo que implica asumir una responsabilidad que no se vio en otros años. En Luján estaremos frente a la Unión Vecinal, que llegó al gobierno en una alianza que la transformó. Porque Luciani primero coqueteó con el sciolismo, después con el massismo y terminó acordando por especulaciones política en Cambiemos. Para nosotros él lleva una gestión paupérrima, lejana a los vecinos y sin articular políticas de Estado. Hoy la coyuntura lo pone otra vez en San Martín 550. Nosotros estaremos plantados defendiendo lo que siempre defendimos ante la UV.

Coment� la nota