Reunión en Casa Rosada para analizar la derrota electoral en Córdoba: se habló de autocrítica, pero se ratificó la estrategia política

Reunión en Casa Rosada para analizar la derrota electoral en Córdoba: se habló de autocrítica, pero se ratificó la estrategia política

Lo planteó el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, agregó: "Divididos no sumamos". También salió a contestarle a Carrió: "En el Gobierno no se utiliza la lucha contra el narcotráfico para hacer campaña"

La derrota electoral en Córdoba, una provincia clave para la reelección de Mauricio Macri, fue uno de los temas centrales de la reunión de gabinete que se realizó hoy. "Vamos a seguir trabajando en conjunto del mismo modo en que vinimos haciéndolo como hasta ahora", afirmó el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, que felicitó al mandatario provincial que arrasó en los comicios.

El funcionario, además, admitió que "Cambiemos deberá hacer una autocrítica, porque ir divididos perjudicó el resultado", aunque reconoció que en sintonía con el mensaje de Schiaretti, se trató de una "elección local sin relevancia nacional".

De Andreis habló en conferencia de prensa al término de la reunión de gabinete, acompañado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. "Ahora hay que volver a unir y reconstruir las posiciones de los distintos espacios en Córdoba para encarar la elección en agosto y en octubre de este año", afirmó.

A su vez, el funcionario analizó que "las elecciones que se fueron dando a lo largo del año son locales, de ningún modo alteran la estrategia nacional, porque hay muchos votos que se comparten ya que hay ciudadanos que votan a intendente de una manera, a gobernador de otra y a presidente seguramente de otra". Y puso como ejemplo los resultados de Marcos Juárez y Río Cuarto donde, según las encuestas, el Presidente está bien posicionado.

Bullrich, por su lado, precisó que "en Córdoba, el Gobierno no tenía un candidato, porque ninguno fue como Cambiemos". "Lamentablemente no se pudieron poner de acuerdo, se fue dividido y no hubo capacidad de gestar una sola fórmula para competir en las elecciones", dijo con relación a la pelea interna entre los radicales Mario Negri y Ramón Mestre, que dividieron el voto opositor en la provincia, algo que favoreció a Schiaretti.

"Esto tiene que ser un aprendizaje para Córdoba como para todo el país: divididos no sumamos y no le hace bien al proyecto de Cambiemos", agregó.

Ante la consulta sobre si habrá o no cambio de estrategia ante la cadena de derrotas electorales por parte de Cambiemos, De Andreis fue terminante: "La línea de trabajo seguirá siendo la misma". "No es algo que nos desvelen los resultados en las elecciones provinciales, donde se discuten cuestiones locales y tienen un peso los oficialismos en esos lugares", explicó.

Bullrich, por su lado, cuando se le preguntó sobre las declaraciones de la diputada Elisa Carrió en las que responsabiliza al gobernador Schiaretti del crecimiento del narcotráfico en Córdoba, dijo que "en el 2016, el Presidente convocó a todos los gobernadores del país y a los ministros de Seguridad de cada provincia a firmar el gran programa Argentina Sin Narcotráfico, que luego se tradujeron en acuerdos concretos de comandas unificados en cada de una de las provincias que quisiesen trabajar bajo ese sistema de política de Estado, entre los que está Córdoba, con quien trabajamos en equipo".

Explicó que "problemas tenemos siempre, pero los vamos trabajando para mejorar. Nosotros creemos que más allá de los casos puntuales que tuvimos, no podemos decir que el gobernador Schiaretti es parte del narcotráfico, sería una irresponsabilidad de nuestra parte. Podemos decir que en algunos lugares hay mejores estrategias, más conservadoras o menos, más dinámicas o menos, pero donde hay alguien involucrado, lo denunciamos y lo hacemos entre todos".

Bullrich fue aún más crítica con Carrió, sin mencionarla, al decir que "la lucha contra el narcotráfico no es un tema que utilicemos en la campaña, ni siquiera cuando hay preso un dirigente de carácter político o un funcionario, ni siquiera hablamos del partido político (al que pertenece), porque no es un problema de partidos, sino de personas que traicionan su gestión y se dedican al narcotráfico". "Esa es la política del Gobierno", concluyó.

Coment� la nota